Ucrania investiga crímenes de guerra en Járkov y detiene a colaboradores prorrusos

·5  min de lectura

Moscú/Leópolis, 15 sep (EFE) - Ucrania ha comenzado a investigar supuestos crímenes de guerra en los territorios liberados en la región oriental de Járkov cometidos cuando estaban bajo ocupación rusa, al tiempo que está inmersa en la detención de colaboradores prorrusos en las localidades recuperadas.

"Los fiscales e investigadores ya están trabajando, descubriendo nuevos crímenes de guerra rusos. Asesinato, tortura, destrucción, como vimos en Bucha", en abril pasado en las afueras de Kiev, señaló el fiscal general de Ucrania, Andriy Kostín.

Explicó que su oficina ha creado 23 grupos móviles de fiscales, policías, zapadores, representantes del Servicio de Seguridad y otros expertos, además de cinco "grupos temáticos" que investigarán "hechos de torturas de residentes locales y buscarán cuarteles o puestos de mando de la Federación Rusa" en Járkov.

La tarea de estos grupos es recopilar "todas las pruebas posibles y documentarlas de acuerdo con los estándares internacionales" para que puedan ser utilizados en los tribunales ucranianos e internacionales, recalcó.

UNA TAREA INMENSA

La tarea es inmensa, ya que las fuerzas ucranianas han liberado aproximadamente 8.500 kilómetros cuadrados, 388 localidades y 150.000 personas desde el 6 de septiembre en la región oriental, según dijo la víspera la viceministra de Defensa, Hanna Malyar.

El jefe de la Oficina de la Fiscalía Regional de Járkov, Oleksandr Filchakov, señaló que entre los días 9 y 11 se han recuperado ya seis cuerpos en las aldeas de Hrakove y Zaliznychne.

Según afirmó, esas personas fueron "asesinadas" por militares rusos y enterrados por residentes locales. Aseguró que "se hallaron indicios de tortura" en los cuerpos.

Además, añadió, los empleados de la oficina del fiscal de la ciudad de Izium junto con los investigadores de la policía descubrieron "ciudadanos asesinados por soldados rusos enterrados" en Balakliya.

DETENCIONES DE COLABORADORES Y TRAIDORES

A su vez, las autoridades y fuerzas ucranianas han puesto en marcha tareas de "estabilización" de los territorios de Járkov recuperados.

Estas medidas incluyen la detención de "traidores" y "colaboradores" prorrusos.

"El Servicio de Seguridad (SBU) continúa con las medidas de estabilización a gran escala en las áreas de primera línea del este de Ucrania. Solo en los últimos días después de la desocupación de la región de Járkov, 16 colaboradores locales fueron localizados y detenidos", indicó hoy ese organismo en su canal de Telegram.

Explicó que, los oficiales de SBU "efectuaron un control exhaustivo de unas 7.000 personas en los asentamientos liberados" de la región.

La Oficina Estatal de Investigación de Ucrania (DBR) ya informó el día 9 que empezó en Balakliya a "procesar concienzudamente información sobre personas que durante la ocupación temporal cooperaron con los agresores".

El cargo de sospechas de colaboración estipulado en el Código Penal prevé un castigo de hasta 10 años de cárcel, recordó.

La portavoz de Exteriores de Rusia, María Zajárova, afirmó hoy que las medidas de "filtración" de Kiev en los territorios liberados implican "el asesinato" de civiles por parte de "los servicios especiales y formaciones armadas neonazis de Ucrania".

Asegura que "miles" de personas, "civiles pacíficos" pasan por estas medias de filtración.

La portavoz hizo estas declaraciones cuando ONG ucranianas como Media Initiative for Human Rights y la Universidad de Yale, en colaboración del Departamento de Estado de EEUU, acusan a Rusia de haber establecido entre 18 y 21 campos de filtración en territorios ucranianos controlados por Rusia.

Moscú siempre ha negado esta práctica, pero ciudadanos de Ucrania que pasaron por algunos de ellos confirmaron su existencia a ONG y a medios, entre ellos Efe.

MÁS ARMAS Y APOYO

Hoy, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, de visita por tercera vez en Ucrania, felicitó al mandatario por el "éxito militar" de Ucrania en la región de Járkov.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, recalcó que, para liberar todos los territorios "es muy importante que cada Estado continúe apoyándonos con lo que queremos, armas de precisión".

La alemana recalcó además que todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) comparten la opinión de que "es absolutamente vital y necesario que se apoye a Ucrania con el equipo militar que necesita para defenderse".

Prometió asimismo que los países europeos estarán del lado de ese país "el tiempo que sea necesario".

En el campo de batalla, las fuerzas ucranianas se centran ahora en su contraofensiva no solo en el sur, sino también en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk.

Los rusos temen ahora, dijo el asesor presidencial de Ucrania Oleksiy Arestovych, que las fuerzas ucranianas recuperen Limán y liberen después Kreminna y Rubizhne, en la vecina región de Lugansk.

"Entonces desde allí (el camino) a Severodonetsk y Lisichansk se abre como la palma de una mano", señaló, en referencia a las dos ciudades gemelas que Rusia tomó en junio y julio, respectivamente.

LA OFENSIVA PASA A DONETSK Y LUGANSK

El portavoz militar de la autoproclamada república popular de Lugansk, Andréi Marochko, reconoció ayer que la situación en la región es "realmente complicada", porque los ucranianos "han llegado en algunas áreas muy cerca de las fronteras la región y ya están a unos 10 kilómetros de la línea de contacto".

De momento, los combates se centran en torno a Limán, a unos 54 kilómetros de la ciudad de Izium, en la región de Járkov, que Ucrania recuperó en su contraofensiva en el noreste del país.

Limán es estratégicamente importante porque se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con Lugansk.

El líder de la autoproclamada república popular de Donetsk, Denís Pushilin, reconoció ayer que actualmente el punto más caliente está en Limán, pero sostuvo que las fuerzas prorrusas "están rechazando los incesantes intentos del enemigo de avanzar".

Por contra, las fuerzas prorrusas "se han establecido en las afueras de Bajmut", otro nudo de comunicación importante, aseveró.

(c) Agencia EFE