Trump vs. DeSantis en los medios conservadores en español de Miami

Evan Vucci/AP

Invitada en un programa líder de la Radio Mambí de Miami una semana después de las elecciones intermedias, la empresaria conservadora cubanoamericana Remedios Díaz-Oliver cruzó inadvertidamente una línea invisible:

Díaz-Oliver dijo sentirse “molesta” por los publicitados comentarios del ex presidente Donald Trump contra su presunto rival por la nominación del partido republicano en 2024, el gobernador Ron DeSantis, quien acababa de ganar la reelección por un margen histórico.

“Lo último que queremos es una guerra civil en el Partido Republicano”, dijo Díaz-Oliver.

Sin embargo, Ninoska Pérez Castellón, la veterana e influyente presentadora de Mambí, no tuvo nada de eso en su programa. Calificando a ambos de grandes líderes, Pérez Castellón dijo que los cubanoamericanos y los conservadores tienen suerte de tener a Trump y a DeSantis de su lado.

“Los queremos a los dos”, coincidió Díaz-Oliver.

Escritores y comentaristas políticos locales y nacionales han informado con fruición de la rivalidad emergente entre Trump y su antiguo pupilo DeSantis, ahora una estrella emergente del partido republicano por derecho propio. Pero si alguien esperaba fuegos artificiales inmediatos en la radio en español de Miami y en otros medios de comunicación sobre la batalla en ciernes entre Trump y DeSantis, ambos con un público devoto y una creciente cuota de votos de los electores hispanos de Miami, quizás se sienta decepcionado.

En los días anteriores y posteriores al anuncio del martes de Trump, cuando anunció su postulación a la Casa Blanca dos años después de perder la reelección, los presentadores y comentaristas de algunos de los programas de radio en español más populares de Miami y las plataformas de redes sociales —conocidas desde hace tiempo por emitir puntos de vista estrictamente partidistas y conservadores— parecían restar importancia a cualquier conversación sobre un enfrentamiento entre Trump y DeSantis.

El consenso aparente: Trump es nuestro hombre y no hay nada más, a menos que DeSantis declare que se postula.

“Espero que no se convierta en eso”, dijo Pérez Castellón sobre el potencial de una guerra abierta entre Trump y DeSantis. “Eso, si DeSantis se postula. Pero DeSantis ni siquiera ha abierto la boca”.

Eso fue tan cierto en La Poderosa como en Mambí, emisoras de larga tradición que, a pesar de la disminución y el envejecimiento de sus audiencias, siguen siendo ampliamente influyentes en la comunidad cubana de Miami. La misma actitud se reflejó también en las trasmisiones de los recién llegados, como el autodenominado Americano Media, favorable al Partido Republicano, e incluso en el programa diario de YouTube de Alex Otaola, un influencer cubanoamericano líder en las redes sociales, que suele ser un generoso proveedor de sarcasmo y vituperio dirigido a cualquiera que no esté fielmente alineado con Trump.

“Déjele que haga que este país sea glorioso y grande de nuevo”, dijo Otaola el miércoles en lo que, por lo demás, fue una descripción breve e incluso superficial del anuncio de Trump en Mar-a-Lago, donde, añadió el YouTuber: “Nos dio las buenas noticias a nosotros y las malas a los demócratas”.

Trump vs. DeSantis ya ha provocado golpes verbales entre la pareja de combativos políticos de derecha. Trump lanzó un nuevo apodo para su antiguo aliado,”Ron DeSanctismonious”, mientras amenazaba oscuramente con revelar “cosas sobre él que no serán muy halagadoras” y lo descalificó de “un gobernador promedio”.

DeSantis, respondiendo a las preguntas de los periodistas, evitó pronunciar el nombre de Trump, pero les dijo que “revisaran el marcador” de la noche electoral, cuando el gobernador ganó a lo grande en la Florida mientras muchos de los destacados apoyos del ex presidente se esfumaron (aunque muchos candidatos de alto perfil que DeSantis respaldó también perdieron).

A nivel nacional, el posible enfrentamiento ya está llevando a legisladores, donantes y expertos a tomar partido o a mantenerse neutrales. Podría presentar un dilema especialmente espinoso para los electores conservadores hispanos y cubanoamericanos de Miami, los operadores políticos y las personalidades de los medios de comunicación, que aceptaron amplia y rabiosamente al ex presidente después que llegó a la Casa Blanca, revirtiendo lo que había sido un apoyo creciente a los candidatos demócratas, incluido Barack Obama.

Incluso al perder la contienda de 2020, Trump aumentó la participación del partido republicano en el voto hispano de Miami. Ese mayor nivel de apoyo republicano, dicen los analistas, ayudó a DeSantis a convertirse en el primer candidato republicano a gobernador en 20 años en ganar en Miami-Dade, contribuyendo significativamente a su derrota de 19 puntos sobre Charlie Crist en todo el estado.

En una medida de la influencia que Trump tiene en los electores locales hispanos y cubanoamericanos, Americano Media, fundada por republicanos que tratan de crear un medio de comunicación nacional conservador en español, publicó no menos de 35 actualizaciones en vivo en su Twitter durante su anuncio en Mar-a-Lago.

En otro tuit, Americano Media señaló la respuesta de DeSantis a las preguntas sobre la guerra interna del Partido Republicano: “Acabamos de terminar esta elección. La gente solo necesita calmarse un poco”.

Las llamadas de la radio

Si los locutores de radio y los comentaristas se mostraron cautelosos, fue decididamente un asunto diferente cuando se trataba de los oyentes que llamaban a los programas.

A juzgar por lo que es una audiencia autoseleccionada, los hispanos conservadores y los cubanoamericanos de Miami adoran a DeSantis, sin duda.

Solo que adoran más a Trump.

Sus comentarios a veces rozan la veneración. Una persona que llamó al programa de Pérez Castellón comparó a Trump en su anuncio con San Juan Bautista, exponiendo “todo lo malo” del país. Otro le llamó “todopoderoso”.

“Trump es un tipo perfecto”, dijo un hombre que llamó al programa matutino de Lucy Pereda el miércoles en Mambí. “Trump estaba haciendo las cosas bien y seguirá haciéndolas bien. El nombre de nuestra voz es Trump”.

Pereda, quien calificó el anuncio de Trump de “muy medido y muy presidencial”, añadió en lo que pudo ser una declaración de lo obvio: “Al menos aquí en la comunidad cubana, el apoyo a favor de Trump es abrumador”.

El invitado de Pereda, Rey Anthony, asesor y operador del Partido Republicano, esquivó cuando el presentador le preguntó su opinión. “Me parece injusto pedir a la gente que se decida por uno o por otro”, dijo Anthony.

El fervor proTrump no sorprende a Fernand Amandi, socio de la firma de encuestas Bendixen & Amandi International y analista demócrata. En una encuesta de electores cubanoamericanos que realizó a principios de este año, 75 favorecieron a Trump en una competencia cara a cara con DeSantis, dijo.

Y no tiene ninguna duda de que Trump vencería a DeSantis hoy entre los electores cubanoamericanos.

“Una cosa sobre los electores cubanos, como muchos líderes políticos acusados y reelegidos pueden decir, es que son muy leales. Una vez que te consideran parte de la familia, es siempre, con todas las verrugas”, dijo Amandi.

Los cubanoamericanos también seguirán queriendo a DeSantis, hasta el momento en que realmente desafíe a Trump, dijo.

“La prueba vendrá si y cuando DeSantis entre al ruedo y se postule como retador del hombre que lo hizo”, dijo Amandi. “No se toman bien que alguien se enfrente a sus mayores, en este caso. Y Trump es querido”.

En un programa del miércoles en La Poderosa, donde al igual que Mambí y otros lugares los demócratas de todas las tendencias son comúnmente llamados “socialistas” o “comunistas”, una persona que llamó culpó a la izquierda de tratar de dividir al Partido Republicano jugando con la rivalidad Trump-DeSantis.

“La gente de la izquierda está tratando de alejar el foco de Trump y empezar a centrarse en otro candidato, pero tenemos que explicar a la gente que no podemos dejar que caigan en esa trampa”, dijo la persona que llamó. “El enfoque tiene que ser lento para 2024”.

Las voces discrepantes fueron escasas.

Una persona que llamó al programa de Pérez Castellón dijo que Trump debería retirarse, comparándolo con “un cantante de karaoke que solía cantar en estadios y ahora canta en un crucero”, y pronosticó que DeSantis no repetirá su popularidad más allá de la Florida.

“Por eso hay primarias”, respondió Pérez Castellón con desgano.

Algunas personas sugirieron una solución. Para DeSantis, algunos tenían un consejo no solicitado: Deja que Trump se postule ahora y él que espere su turno en 2028.

“Adoramos a DeSantis por lo que ha hecho en la Florida”, dijo el miércoles por la tarde una mujer que llamaba al programa “Ninoska en Mambí” de Pérez Castellón, antes de añadir: “Hay que darle el 100% del crédito a Trump, y después a DeSantis”.

En el programa de Pereda de esa mañana, una persona que llamó pareció resumir sin rodeos el sentimiento predominante: “DeSantis puede esperar cuatro años”.