Trump veta proyecto de ley de políticas de defensa

KEVIN FREKING
·3  min de lectura

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump vetó el miércoles el proyecto de ley anual sobre políticas de defensa, cumpliendo sus amenazas de que vetaría una iniciativa que ya tiene amplio respaldo bipartidista en el Congreso y preparando potencialmente el terreno a la que podría ser la primera votación de los legisladores en su presidencia para intentar anular una decisión del mandatario.

El proyecto de ley contempla un incremento del 3% en la paga de los soldados estadounidenses y autoriza más de 740.000 millones de dólares en programas militares y de construcción.

Trump sigue metido en la Casa Blanca, enfurecido todavía por su derrota electoral y en un creciente enfrentamiento con los republicanos. Ha estado promoviendo teorías infundadas de maniobras fraudulentas y ha tratado de presionar a sus colegas de partido para que respalden sus intentos por anular los resultados de los comicios.

La Cámara de Representantes tiene programado reunirse el lunes. y el Senado el martes, para sopesar una votación que anule el veto del presidente.

Mucho antes de su veto del miércoles, Trump ofreció una serie de razones para rechazar la iniciativa. Ha pedido a los legisladores que incluyan límites a las empresas de redes sociales que, según él, tienen prejuicios en su contra, y que eliminen la redacción que permitirá el cambio de nombre de bases militares como Fort Benning y Fort Hood, bautizadas en honor a líderes confederados.

La bandera, los bustos y las estatuas que conmemoran a generales y oficiales de la Confederación —que integraron los 11 estados meridionales que se separaron de Estados Unidos entre 1861 y 1865— son vistas por algunos como un símbolo de orgullo o identidad, o una herencia histórica o emblema militar que sólo simboliza la herencia de los estados del sur, pero otros los consideran un símbolo de racismo, supremacía blanca, intolerancia y esclavitud.

Sin entrar en detalles, Trump afirmó que China sería el mayor ganador del proyecto de ley de defensa respaldado por ambos partidos en el Congreso.

En su mensaje de veto a la cámara baja, Trump citó esas objeciones y declaró que el proyecto de ley “no incluye medidas cruciales de seguridad nacional, incluye disposiciones que no respetan a nuestros veteranos de guerra ni la historia de nuestro ejército, y contradice los esfuerzos de mi gobierno para poner a Estados Unidos primero en nuestras acciones de seguridad nacional y política exterior. Es un ‘regalo’ para China y Rusia”.

Escribió también: “Numerosas disposiciones de la Ley contradicen directamente la política exterior de mi gobierno, en particular mis esfuerzos por traer de vuelta a nuestras tropas a casa”.

Antes del veto presidencial, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que el proyecto de ley ayudaría a disuadir la agresión china. Otros partidarios republicanos de la iniciativa, como el senador John Thune, el segundo líder republicano en el Senado, y el representante Mike Gallagher, miembro de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, tuitearon que el proyecto de ley contrarrestaría las amenazas de países como China.