En 'True Story', Kevin Hart se pone serio

·8  min de lectura

NUEVA YORK — Conseguir la atención de Kevin Hart a veces requiere cierta perseverancia, pero al final la espera vale la pena.

Mientras se acercaba para nuestra entrevista a la hora del almuerzo el pasado jueves, Hart estaba en medio de una llamada telefónica que no podía abandonar o no había terminado. Durante unos minutos, recorrió los pasillos del MO Lounge del hotel Mandarin Oriental, en el centro de Manhattan, con el celular pegado a la oreja mientras se acercaba tentadoramente a nuestra mesa, para luego desviarse en otra dirección y continuar la conversación.

Entonces, con un solo movimiento, Hart terminó la llamada, se sentó en una silla frente a mí y cambió sin esfuerzo al modo de conversación cara a cara.

“Háblame, vamos”, dijo.

Hart, actor cómico de 42 años, lleva una agenda incesantemente ocupada y parece que le gusta que así sea. Se le puede ver prácticamente a todas horas en aventuras desenfadadas como la serie de “Jumanji”; dramas como “Amigos para siempre” y “Paternidad”; películas de animación como “La vida secreta de tus mascotas”; sus anuncios para el banco Chase; cualquiera de sus especiales de monólogos en vivo, o su programa de entrevistas en emisión en continuo, “Hart to Heart”. Horas después de que habláramos, se anunció que el diminuto Hart interpretará el papel de Gary Coleman en una recreación televisiva en directo de “Diff’rent Strokes”. Y el martes, su álbum de comedia “Zero _ Given” fue nominado a un Grammy.

A este amplio currículo ahora se suma la serie de Netflix “True Story”, una serie de suspenso de siete episodios protagonizada por Hart que interpreta a una celebridad que se apresura a encubrir una muerte de la que puede o no ser responsable.

En “True Story”, cuyo estreno está previsto para el miércoles, Hart interpreta a un comediante y actor megapopular conocido simplemente como Kid. Después de una noche turbulenta con su hermano mayor, Carlton (Wesley Snipes), Kid despierta en una habitación de hotel junto al cuerpo de una mujer y entonces, emprende una serie de decisiones cada vez más imprudentes para encubrir su muerte y proteger su carrera.

Uno podría preguntarse si Hart es capaz de manejar un papel así, con su tensión de vida o muerte y sus escenas de acción ocasionalmente brutales. Él no comparte ninguna de estas preocupaciones. Como Hart me explicó entre bocados de papas fritas y sorbos de café, “True Story” fue creada para demostrar que es tan capaz de actuar en un drama serio como en cualquier otro género. (Hart también es productor ejecutivo de la serie).

“Al final de mi vida y mi carrera, la gente se va a dar cuenta de que he marcado todas las casillas”, afirmó. “Esto es simplemente para demostrar que puedo hacerlo. Está incluido en mi catálogo. Si me dan ganas de hacerlo, procuraré lo necesario para lograrlo”.

“True Story” surgió de esta ambición y de las conversaciones de Hart con Eric Newman, productor ejecutivo y director de los dramas criminales “Narcos” y “Narcos: México”.

“True Story” es en gran medida una ficción, pero a la vida real de Hart no le ha faltado drama. Tan solo hace dos años, sufrió un accidente de auto en el que se lesionó gravemente la espalda y tuvo que someterse a una operación y a rehabilitación. Y hace casi tres años que dejó de ser presentador de los Premios Oscar después de que algunas de sus bromas y comentarios pasados fueran criticados como homófobos.

Si bien Hart ha seguido reflexionando sobre la controversia de los Oscar, también ha recibido un renovado apoyo público de parte de Dave Chappelle, su amigo y compañero de comedia en vivo, quien dijo en su reciente especial de Netflix, “The Closer”, que Hart fue tratado injustamente. (“The Closer” ha sido a su vez criticado como transfóbico, y decenas de empleados de Netflix abandonaron la oficina de la empresa en Los Ángeles el mes pasado en señal de protesta).

Hart habló además sobre su deseo de hacer “True Story”, los hechos y la ficción que hay detrás de la serie y su comprensión de las críticas que él y Chappelle han recibido. A continuación, los fragmentos editados de esa conversación.

P: “True Story” es mucho más oscuro que cualquier otro proyecto que te hemos visto hacer. ¿Qué te llevó a elegirlo?

R: El objetivo era presentar una faceta de mi talento que nunca se esperaría. La mejor manera de hacerlo era matando. ¿Cómo se mata ante las cámaras? Sin tapujos, así de fácil. En el mundo del espectáculo, la alegría es hacer las cosas que no puedes hacer en la vida real. La comedia ha presentado la oportunidad de ser divertido de diferentes maneras. Películas de amigos policías. Acción y aventura. Eso me ha dado un mundo donde he podido jugar y divertirme. Bueno, esto es todo lo contrario. Sigo jugando, pero esta vez puedo mostrar un lado mucho más oscuro.

P: ¿Existe la posibilidad de que tu público no te acepte en algo como “True Story”?

R: Cuando empiezas a hacerlo por la percepción de los demás, nunca ganarás. El mayor creyente en lo que haces debes ser tú. Si quiero hacer drama es porque que puedo hacerlo. Sé que soy bueno en ello. Así que lo voy a hacer y voy a exponerlo al público. Jamás le daría tanto poder a otra persona, no podría pensar que su opinión controla mi narrativa.

P: ¿Cómo conseguiste que Wesley Snipes interpretara el papel del hermano de Kid, Carlton?

R: Cuando empezamos a adentrarnos en el personaje, nos dimos cuenta de que era una pieza muy importante del rompecabezas. Necesitábamos a un buen actor que pudiera interpretar a Carlton y surgió el nombre de Wesley Snipes. Dijimos: “¿Crees que podemos conseguirlo?”. Y yo respondí: “Voy a buscarlo”. Wesley pensó que era una comedia al principio; estaba un poco distante. Tuve que explicarle que esto era serio y que no estaba bromeando. Cuando se enganchó al material, dijo: “Muy bien, será mejor que lo des todo. Porque si lo hago, eso es lo que espero”. Le contesté: “No se diga más”.

P: Dave Chappelle habló en tu defensa al final de su nuevo especial de Netflix, “The Closer”. ¿Cómo te sentiste al respecto?

R: Él es mi hermano. Mi relación con Dave es algo que valoro, respeto y aprecio. En nuestra profesión, hay una mentalidad de cangrejos en un barril. Existe la percepción de que solo puede haber una estrella o un tipo gracioso y siempre nos enfrentan a unos contra otros. Cuando tienes la confianza y seguridad para dar cabida a otro talento y apoyarlo, eso dice mucho de quién eres. Chappelle opera en una frecuencia diferente y no podría estar más orgulloso de él.

P: ¿Pero dónde está el punto medio entre Chappelle y la gente que se ha sentido herida por “The Closer”?

R: Ese hombre no tiene un hueso de odio en su cuerpo. Y no lo digo porque sea hipotético. Lo digo porque lo conozco. Conozco su mundo. Sé que acepta a la comunidad LGBT+, porque tiene amigos cercanos de esa comunidad. Sé que sus hijos entienden la igualdad, el trato justo, el amor. Sé que su mujer lo transmite a sus hijos. Sé por qué la gente lo acepta. Es un buen tipo.

P: ¿Estás de acuerdo con el argumento —que han planteado algunos defensores de Chappelle y que suele surgir cuando se critica a un cómico por su insensibilidad— de que cualquier cosa que se diga en el contexto de una broma es permisible?

R: No se puede decir eso. “Es solo una broma”, ¿no? Entiendo que la gente quiera que sea así. Pero no es el caso. Si hay un chiste, hay un intento de ser gracioso. Un chiste puede parecerte de buen gusto o de mal gusto. Si eres partidario de un artista, probablemente te parezca bien lo que sea que haga. Y si no eres fan, te enfurece y te indigna. Con justa razón, tienes todo el derecho a sentirte así. También tienes derecho a no apoyarlo. Pero la energía que se pone en querer cambiar o acabar con alguien, eso se nos va de las manos.

P: ¿Se siente extraño que los comediantes sean el centro de tanta atención, que sus palabras tengan tanto peso?

R: No se puede ignorar la atención que conlleva el escenario en el que estamos. Lo único que hay que tener en cuenta ahora es que las palabras tienen impacto. Tienes que elegir bien tus palabras cuando hablas como una persona con una plataforma. Si quieres decir cosas, estás en tu derecho. Esas cosas que eliges decir, pueden causar una reacción. Si estás de acuerdo con las ventajas y desventajas de ello; entonces, es tu elección.

Hoy soy mucho más consciente que ayer y soy consciente de las cosas que digo. Me aseguro de estar en el lado de la comprensión. Eso no me quita la capacidad de ser yo mismo. Solo significa que, al ser yo mismo, debo asegurarme de ser respetuoso en mi manera de expresarme.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.