Anuncios

Acción judicial sobre ley de detención de migrantes de Texas genera confusión en frontera con México

ARCHIVO - Migrantes que cruzaron el río Bravo (o Grande) e ingresaron a Estados Unidos desde México se forman para ser procesados por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, el 23 de septiembre de 2023, en Eagle Pass, Texas. (AP Foto/Eric Gay, Archivo)

McALLEN, Texas, EE.UU. (AP) — Una vertiginosa serie de maniobras judiciales en torno a una ley de Texas que permitiría al estado detener y deportar a las personas que entren ilegalmente en Estados Unidos sembró el miércoles confusión en la frontera del país con México, mientras sheriffs, jefes de policía y migrantes esperaban instrucciones.

Durante una audiencia, Texas enfrentó un interrogatorio escéptico de un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 5to Circuito federal que terminó sin un fallo, dejando la nueva ley en suspenso por el momento. Esto formó parte de una serie de desarrollos que incluyó una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que permitió que la ley entrara en vigor durante varias horas el martes. Independientemente de la decisión del panel de tres jueces, esta saga legal no habrá terminado.

Yolanis Campo, de 42 años, viajó desde Colombia y cruzó el río Grande (o Bravo) para entrar en Estados Unidos desde México con su hija de 16 años y fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza. La dejaron en libertad con una tobillera para que siguiera su caso de inmigración. Ella recomendó a otros migrantes tomar otra ruta debido a la confusión sobre la ley de Texas.

Las autoridades federales nos dicen que podemos seguir adelante, pero esta nueva ley complica todo porque dice que no podemos seguir adelante, manifestó Campo, quien se alojaba en un albergue en McAllen.

Durante la audiencia del miércoles, la jueza presidenta del 5to Circuito, Priscilla Richman, cuestionó cómo se aplicaría la ley estatal, incluyendo cómo respondería Texas si las autoridades federales no cooperan con la orden de un juez estatal de deportar a alguien. No se registraron arrestos durante las horas en que la ley estuvo en vigor el martes.

El Departamento de Seguridad Nacional ha dicho que no tendría autoridad para deportar bajo la ley estatal.

“Esto es inexplorado porque no tenemos ningún caso al respecto”, dijo el procurador general de Texas, Aaron Nielson.

El Departamento de Justicia ha argumentado que la ley de Texas es una clara violación de la autoridad federal y creará caos en la frontera.

Los abogados del departamento se enfrentaron al interrogatorio del juez Andrew Oldham, nombrado por el presidente republicano Donald Trump. La tercera jueza del panel, Irma Ramírez, nombrada por el presidente demócrata Joe Biden, no hizo preguntas durante la audiencia, pero votó previamente a favor de mantener la ley en suspenso.

Richman, que fue designado por el presidente republicano George W. Bush, cuestionó la reivindicación de Texas de que está ejerciendo un “poder policial básico”, logrando que Nielson reconociera que la deportación de personas ha sido una responsabilidad federal. Pero Nielson negó que Texas esté “tratando de apoderarse del ámbito” de la aplicación de la ley fronteriza y afirmó que el estado quiere cooperar con el gobierno federal en lo que es ampliamente reconocido como una crisis.

Nielson también dijo que no sabía cómo afectaría la ley a alguien que entrara ilegalmente en el país pero viniera a Texas desde otro estado.

Los legisladores republicanos redactaron la ley para que se aplique en los 254 condados del estado, aunque Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, ha dicho que espera que se aplique sobre todo cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

La Corte Suprema no se pronunció el martes sobre los fundamentos de la ley. En su lugar, devolvió a un tribunal de apelación inferior una impugnación presentada por el Departamento de Justicia. La Corte del 5to Circuito ha estado estudiando la apelación del estado a una orden de un juez de primera instancia que dejó en suspenso la ley.

Según la ley de Texas, una vez que los inmigrantes están bajo custodia por cargos de ingreso ilegal, pueden aceptar la orden de un juez de abandonar Estados Unidos o enfrentar un proceso judicial. Sin embargo, México ha dicho que se negaría a recibir a cualquiera a quien se le ordene cruzar la frontera.

“Desde luego estamos en contra de esta ley draconiana”, dijo el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el miércoles durante su conferencia de prensa diaria.

___

Whitehurst informó desde Washington. También colaboraron los periodistas de The Associated Press Elliot Spagat en San Diego; Christopher Sherman en Ciudad de México; Acacia Coronado en Austin, Texas; y Scott McFetridge en Des Moines, Iowa.