Anuncios

Trece militares muertos al repeler un ataque este domingo a un cuartel en Sierra Leona

Freetown, 27 nov (EFE).- Trece militares murieron este domingo al tratar de repeler un ataque de hombres armados a un cuartel del Ejército en la capital de Sierra Leona, Freetown, confirmó hoy a EFE el portavoz de las Fuerzas Armadas, coronel Issa Bangura.

"Puedo confirmar que perdimos a trece de nuestros militares activos durante el ataque de los asaltantes el domingo", declaró a EFE Bangura, al precisar que los atacantes eran "militares retirados y civiles".

En declaraciones a la radiotelevisión pública SLBC, el coronel afirmó que varios soldados "resultaron heridos y están respondiendo al tratamiento" médicos, y subrayó que "lo que la gente merece ahora es paz".

Individuos armados no identificados atacaron en Freetown el cuartel de Wilberforce, uno de los más grandes de Sierra Leonal y el principal del Ejército, lo que provocó tiroteos.

Los atacantes también irrumpieron en varias prisiones y liberaron a reclusos en la capital.

Esos actos violentos forzaron a las autoridades a imponer un toque de queda indefinido a nivel nacional que, a partir de hoy, regirá de las 21:00 hora local (misma GMT) a las 06:00 hora local hasta nuevo aviso.

El presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, aseguró anoche que se restauró la calma y fueron arrestados la mayoría de los líderes de los ataques cometidos este domingo.

"Las operaciones de seguridad y las investigaciones están en curso. Nos aseguraremos de que estos responsables rindan cuentas mediante el debido proceso", subrayó el presidente en un discurso dirigido a la nación.

"Como su comandante en jefe, quiero asegurarles a todos los residentes en Sierra Leona que hemos superado este desafío", zanjó Bio.

Según pudo constatar hoy EFE, se ha restablecido la calma en la capital, con muchos puntos de control custodiados por militares y policías armados que chequean a automovilistas y vehículos por motivos de seguridad.

El jefe de medios de comunicación del Subcomisario de Policía de Sierra Leona, Brima Kamara, declaró a la SLBC que se entregaron más de cincuenta reclusos fugados este domingo de las prisiones.

"Tenemos hasta más de cincuenta prisioneros que escaparon el domingo y que se han entregado ellos mismos a la Policía", dijo Kamara.

La estrella de la música local Alhaji Amadu Bah, alias LAJ, que cumple pena de cárcel por robo y asalto en junio de este año, se encuentra entre los prisioneros que escaparon y parece que también está por la labor de volver a la cárcel.

"Incluso hemos recibido una llamada de la popular estrella LAJ de su paradero y que está listo para entregarse a la policía. Eso demuestra que simplemente se unió a otros reclusos debido a la situación a la que se vio abocado", añadió el portavoz policial.

El ataque al cuartel fue condenado por Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), la ONU y el Reino Unido, entre otros.

El suceso ocurrió después de que las autoridades informaran el pasado 31 de julio de que la Policía detuvo a un número indeterminado de militares que planeaban usar protestas pacíficas como pretexto para cometer ataques contra instituciones del Estado.

Sierra Leona celebró unas elecciones el pasado 24 de junio que dieron la victoria a Bio con un 56,17 % de los votos, obteniendo así un segundo mandato de cinco años pese a que la oposición cuestionó el resultado.

Su principal rival en los comicios, el opositor Samura Kamara, dio ayer su apoyo a las medidas del Gobierno y destacó que "la paz, la unidad y la seguridad" del país "son primordiales".

Esas elecciones fueron las quintas en Sierra Leona desde el final de su cruenta guerra civil (1991-2002), que devastó la nación y causó más de 50.000 muertos.

Se desarrollaron aún bajo la sombra de las protestas del 10 de agosto de 2022 contra el elevado coste de la vida, duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad y en las que murieron al menos 27 civiles y seis policías.

Exgeneral del Ejército sierraleonés, Bio gobernó el país como dictador durante dos meses y medio en 1996, tras un golpe de Estado que dio paso a unas elecciones democráticas y multipartidistas.

(c) Agencia EFE