Anuncios

Los trabajadores ‘más desfavorecidos’ de California tienen problemas crónicos de salud generalizados, según un estudio

A pesar de las enfermedades crónicas generalizadas entre las personas que cultivan alimentos en California, muchos tienen dificultades para acceder a una asistencia médica confiable.

Un nuevo estudio del Centro Comunitario y Laboral de UC Merced arroja luz sobre los problemas crónicos de salud, el acceso a la atención médica y las condiciones laborales que afectan al bienestar de los trabajadores agrícolas de California.

Los investigadores afirman en un comunicado de prensa que se trata del mayor estudio académico sobre “la fuerza laboral más desfavorecida del país”.

“La agricultura es una de las industrias más vitales y productivas de California, sin embargo, muchos de sus trabajadores experimentan profundos desafíos para mantener su salud y bienestar”, dijo en un comunicado Edward Flores, del Centro Comunitario y Laboral de UC Merced.

Un dato aleccionador del estudio es que el 49% de los trabajadores agrícolas de California declararon carecer de seguro médico.

El Centro Comunitario y Laboral de UC Merced encuestó a más de 1,240 trabajadores agrícolas de California en seis idiomas diferentes —inglés, español y las lenguas indígenas mixteco, triqui, zapoteco e ilocano— entre agosto de 2021 y enero de 2022.

La mayoría de los trabajadores agrícolas encuestados estaba en el Valle Central, una región en la que se cultiva una cuarta parte de los alimentos del país.

Los investigadores también formaron una junta asesora comunitaria de 26 organizaciones que prestan servicios a los trabajadores agrícolas, que informaron la investigación. Diez de estas organizaciones y dos clínicas de salud llevaron a cabo la recolección de datos, entre ellas United Farm Workers (UFW), Californians for Pesticide Reform, Central California Environmental Justice Network (CCEJN), Central Coast Alliance United for a Sustainable Economy (CAUSE), Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño (CBDIO), Líderes Campesinas y otras.

Flores, de la UC Merced, dijo que los datos del informe “deberían servir de base para el desarrollo de políticas” relacionadas con la salud y el bienestar de los trabajadores agrícolas.

Falta de seguro, enfermedades crónicas y salud mental

Varias generalizaciones sobre la salud y el bienestar de los trabajadores agrícolas se han mantenido a lo largo de los años, pero los hallazgos de los investigadores de la UC Merced ofrecen una imagen más clara —y más alarmante— que las estimadas en el pasado.

Entre los múltiples hallazgos sobre salud, los investigadores de UC Merced informan:

  • Casi la mitad de los encuestados afirmaron que no tuvieron seguro médico en algún momento de los últimos 12 meses.

  • Entre un tercio y la mitad de los trabajadores agrícolas declararon padecer al menos una enfermedad crónica; el 20% dijo tener diabetes y el 19%, hipertensión.

  • El 14% de las mujeres reportó haber tenido un parto prematuro y el 15% tuvo un bebé con bajo peso al nacer.

Según la Mayo Clinic, el estrés no controlado puede contribuir a muchos problemas de salud, como hipertensión, cardiopatías, obesidad y diabetes. Puede intensificar aún más los riesgos de estos problemas de salud porque desencadena desequilibrios hormonales y aumenta el ritmo cardiaco y los niveles de azúcar. Ninguna de las dos cosas es beneficiosa para alguien con diabetes, hipertensión o ambas.

“La agricultura es un trabajo exigente, que requiere trabajar muchas horas en condiciones laborales difíciles”, dijo en un comunicado de prensa Paul Brown, catedrático de Economía de la Salud de la UC Merced. “Nuestro estudio ofrece una instantánea de la salud de estos trabajadores, así como pone de relieve los retos que enfrentan los trabajadores de California para acceder a una asistencia médica buena, de alta calidad y asequible”.

Trabajadores agrícolas en un campo de Firebaugh.
Trabajadores agrícolas en un campo de Firebaugh.

Además de la salud física de los trabajadores agrícolas, los problemas de salud mental dificultan aún más su bienestar, según los investigadores.

De los trabajadores encuestados, cerca de 20% se sienten ansiosos o nerviosos. Alrededor del 10% están diagnosticados con ansiedad y otro 7% con depresión.

Estos resultados estiman que casi una cuarta parte de los trabajadores agrícolas padecen problemas de salud mental. Sin embargo, menos del 7% busca servicios de salud mental, según el informe.

“Estos hallazgos ponen de manifiesto los altos niveles de falta de diagnóstico”, dijeron los investigadores en el informe, “y la subutilización de los recursos de salud mental”.

Reporte-Salud de los trabajadores agrícolas en California: La salud en tiempos de contagio, sequía y cambio climático por Melissa Montalvo en Scribd

Condiciones laborales en las granjas de California

El estudio también destaca tanto los riesgos para la salud como las infracciones laborales que enfrentan los trabajadores agrícolas.

Casi la mitad, alrededor del 43%, de los trabajadores agrícolas encuestados afirmaron que su empleador “nunca” les había proporcionado un plan de prevención para enfermedades causadas por el calor, tal y como exige la ley, en un momento en el que California ha experimentado los tres años más secos de los que se tiene constancia.

Los trabajadores que aplican pesticidas —los cuales están vinculados a una serie de resultados adversos para la salud— tuvieron desafíos únicos. Entre los que aplicaban pesticidas, el 75% afirmó haber recibido capacitación sobre el uso seguro de pesticidas. Sin embargo, el 21% afirmó no haber entendido la información.

El peligro que suponen las enfermedades causadas por el calor para los trabajadores del campo es motivo de gran preocupación desde hace décadas, pero las temperaturas cada vez más elevadas, una sequía cada vez más profunda y una temporada de incendios más larga debido al cambio climático han empeorado las condiciones de trabajo al aire libre en los últimos años.

Los investigadores señalaron que, según la legislación estatal, la capacitación sobre la seguridad en el uso de pesticidas “debe impartirse en un idioma comprensible para los trabajadores agrícolas” y, como indica el informe, muchos de ellos hablan lenguas indígenas, en lugar de español o inglés, como lengua materna.

Aparte de los riesgos para la salud en el trabajo, los trabajadores agrícolas denunciaron altos índices de robo de salarios y miedo a represalias.

Casi una quinta parte, el 19%, de los trabajadores encuestados afirmaron que en algún momento no habían cobrado el salario que se habían ganado.

La mayoría de los trabajadores agrícolas, el 68%, declararon estar empleados por contratistas de mano de obra agrícola en lugar de por agricultores o granjeros directamente. En todo el país, los contratistas de mano de obra agrícola resultaron ser los mayores infractores de las leyes federales sobre salarios y horarios, según otro estudio realizado en 2020 por el Instituto de Política Económica, de tendencia izquierdista.

A pesar de estos desafíos, el 36% de los trabajadores agrícolas de California dijeron que no estarían dispuestos a presentar una denuncia contra un empleador. Casi dos tercios dijeron que no presentarían una denuncia por miedo a represalias o a perder el empleo.

¿Dónde pueden intervenir los formuladores de políticas?

El estudio de la UC Merced pone de relieve una serie de ámbitos en los que los formuladores de políticas pudieran examinar más detenidamente las leyes y prácticas existentes tanto en el lugar de trabajo agrícola como en otros ámbitos.

Algunas de las recomendaciones son: