El tirador del hospital de Tulsa era un expaciente que se quejó de dolor después de una cirugía

·2  min de lectura

Las autoridades identificaron al hombre sospechoso de disparar y matar a cuatro personas en una clínica médica en Oklahoma, junto con todas sus víctimas.

El jefe del TPD (Departamento de Policía de Tulsa), Wendell Franklin, declaró que Michael Lewis, un paciente de la clínica médica de Tulsa, ingresó en las instalaciones el 19 de mayo para una cirugía de espalda y llamó varias veces después para quejarse de dolor y buscó “tratamiento adicional”.

“El 31 de mayo, el Dr. Phillips volvió a ver al Sr. Lewis para recibir tratamiento adicional. Ayer, 1 de junio, el Sr. Lewis volvió a llamar a la oficina del Dr. Phillips y pidió ayuda adicional”, informó el jefe de policía en un comunicado.

“Ahora sabemos, gracias a la ayuda de nuestra ATF [Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EE.UU.] y nuestro rastreo de armas, que el 1 de junio a las 2:00 pm compró un rifle semiautomático en una armería local”, añadió Franklin. Esa arma de fuego era un rifle AR-15, agregó. También, el hombre compró una pistola semiautomática el 29 de mayo en una casa de empeño local, comentó el jefe de policía.

El miércoles, los oficiales acudieron a los informes de un hombre con un rifle en el edificio Natalie del Hospital St Francis, que luego se convirtió en una “situación de tirador activo”. El edificio alberga un centro de cirugía ambulatoria y un centro de salud mamaria.

El TPD detalló que cinco personas murieron en total, incluido el tirador.

Las autoridades revelaron las identidades de las cuatro personas asesinadas durante el tiroteo masivo del miércoles, la lista incluía a tres empleados del sistema de salud de Saint Francis y un paciente. Las víctimas fueron identificadas por el TPD como el Dr. Preston Phillips, la Dra. Stephanie Husen, Amanda Green y William Love.

La policía identificó a Green como recepcionista en las instalaciones, mientras que Love era un paciente.

“Se interpusieron en el camino y Louis los mató a tiros”, aclaró el jefe de policía durante una conferencia de prensa.

El jefe Franklin elogió a su personal por su rápida respuesta al tiroteo del miércoles durante una conferencia de prensa al día siguiente.

“No puedo agradecer lo suficiente a los hombres y mujeres del TPD por la respuesta inmediata que dieron al incidente de ayer”, dijo. “Nuestro entrenamiento nos llevó a tomar medidas inmediatas sin dudarlo, eso es justo lo que hacen nuestros oficiales”.

La esposa de Lewis y Franklin confirmaron que el tirador se había quejado de sus continuos problemas de dolor de espalda después de ser dado de alta del hospital el 24 de mayo y culpó al Dr. Phillips después de su cirugía, según Tulsa World.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.