Anuncios

Primera tienda de marihuana recreativa legal de Nueva York abre sus puertas

Por Dan Fastenberg

NUEVA YORK, 29 dic (Reuters) - La primera tienda autorizada de marihuana en Nueva York abrió al público el jueves, más de un año después de que el estado legalizara la droga y en medio de los retrasos en la creación del mercado legal para beneficiar a las personas detenidas anteriormente por delitos relacionados con la marihuana.

El dispensario fue inaugurado en el East Village de Nueva York por Housing Works, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra la mendicidad y el sida. La organización sin ánimo de lucro fue uno de los 36 primeros grupos o individuos a los que el Estado concedió un permiso de venta al por menor de marihuana el mes pasado.

"Estamos dando prioridad a la reparación del daño, un daño causado incluso por las propias políticas del Estado", declaró Chris Alexander, director general de la Oficina de Gestión del Cannabis del Estado de Nueva York, en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en la tienda.

"No es casualidad que desproporcionadamente las personas que están en la cárcel por posesión y venta de drogas sean personas negras y latinas".

Al legalizar la marihuana en marzo de 2021, los legisladores neoyorquinos exigieron que solo pudiera ser vendida por minoristas con permiso a adultos mayores de 21 años, y que las primeras licencias se otorgaran a empresarios con arrestos o condenas anteriores relacionados con la marihuana, lo que les da una ventaja sobre los minoristas corporativos en este lucrativo mercado.

Los minoristas sólo podrán vender la marihuana que hayan cultivado y procesado los productores neoyorquinos autorizados.

Nueva York prometió inicialmente que encontraría locales listos para abrir y préstamos empresariales para los primeros poseedores de licencias, y que los grupos sin ánimo de lucro que trabajan con personas previamente encarceladas, como Housing Works, podrían optar a algunas licencias. Pero el proceso ha llevado más tiempo del previsto.

Entretanto, ha florecido un mercado gris con vendedores sin permiso que venden ilegalmente cannabis en tiendas y furgonetas por toda la ciudad de Nueva York

Las ventas de marihuana en Nueva York estarán gravadas con un 13,5%, ingresos que se destinarán a escuelas, viviendas públicas, servicios para adictos y servicios de salud mental.

Peggy Pliscott, una peluquera de 50 años del East Village, celebró el jueves la llegada del dispensario.

"La gente puede ganarse la vida", dijo. "La gente puede comprar lo que necesita legalmente. Parece que todos ganamos".

(Redacción y reporte adiciónal adicional de Jonathan Allen; Editado en español por Aida Peláez-Fernández)