Golosinas de ‘cannabis’ hacen que alumnos de Texas den positivo a marihuana

·18  min de lectura

Entra en una gasolinera o en una tienda de artículos para fumar y los verás en las estanterías, empaquetados en cajas de colores con sabores como fruity pebbles, magic mango y grape ape gusher.

Al igual que la marihuana, estos productos a base de cannabis provocan un “viaje”. Pero a diferencia de la marihuana, estos productos son legales en Texas, gracias a las leyes que permiten el cultivo del cáñamo.

Las gomitas con sabor a fresa están a la venta en una tienda de artículos para fumar a poca distancia de Pascal High School. En una gasolinera, a cuatro minutos en auto de Crowley High School, se vende aceite de color ámbar con aroma a piña. Una tienda de bienestar clínico en el extremo norte de Fort Worth, cerca de Keller Central High School, exhibe productos en la pared: Knockout THC Squares y cartuchos para vapear “Grandaddy Purple”.

Una ley de 2019 y su homóloga federal de 2018 abrieron Texas a un mercado de rápido crecimiento de productos consumibles de cáñamo. Las leyes legalizaron el cultivo de cáñamo, incluso para la venta de los productos consumibles de cáñamo. Los productos se conocen a menudo por sus nombres químicos abreviados como delta-8 y vienen en una variedad de formas, desde aceites hasta comestibles o la propia planta.

No te metas en problemas: Lo que debes saber para fumar marihuana en Texas

Productos de cáñamo llegan a las escuelas

Estos productos han llegado a las escuelas, saturando los campus de educación alternativa porque los alumnos dan positivo en los análisis de marihuana. Han frustrado a los departamentos de libertad condicional, que piden a la gente que evite estos productos porque no pueden saber si un resultado positivo en un control de drogas se debe a la marihuana o a un producto legal.

Además, está la cuestión de si los productos están dentro de los límites legales de THC, la sustancia química de la marihuana que provoca el “viaje”. El Star-Telegram analizó 11 productos comprados en tiendas de la zona de Fort Worth y dos de los resultados indicaron posible presencia de marihuana. Un policía de Arlington dijo que había visto productos más fuertes que la mayoría de la marihuana.

La venta de productos en Texas fue rápida: nadie lo predijo

En un estado que ha tardado en ampliar el acceso a la marihuana, el cambio que introdujeron los legisladores los tomó por sorpresa.

“No creo que hubiéramos podido predecir la rapidez con que entraron y comenzaron a vender los productos que están vendiendo”, dijo el representante de Texas Tony Tinderholt, republicano de Arlington.

El representante Ramón Romero, demócrata de Fort Worth, coincidió en que los legisladores no previeron el rápido aumento de los productos que se vendían ni que podían drogar a la gente.

“Probablemente deberíamos haberlo hecho”, dijo. “Pero, ya sabe, esto es lo que hacemos. Reaccionamos, ¿no?”.

Algunos defienden los beneficios económicos y médicos de los productos. Pero también preocupa el fácil acceso a los productos, sobre todo para los adolescentes, y que algunos superen el límite legal de THC para el cáñamo.

Los amemos o los odiemos, los productos están por ahí, a solo una gasolinera o una tienda de salud de distancia.

Con los productos ya en las estanterías, algunos legisladores de Texas se preguntan si ha llegado el momento de legalizar la marihuana para frenar el mercado de la “laguna legal”.

Una amplia gama de productos a base de cannabis están disponibles para su compra en el norte de Texas. La ley de 2019 y su homóloga federal de 2018 abrieron Texas a un mercado de rápido crecimiento de productos consumibles de cáñamo.
Una amplia gama de productos a base de cannabis están disponibles para su compra en el norte de Texas. La ley de 2019 y su homóloga federal de 2018 abrieron Texas a un mercado de rápido crecimiento de productos consumibles de cáñamo.

Cáñamo y marihuana: leyes confusas sobre el cannabis

La marihuana y el cáñamo son la misma planta: Cannabis, pero tienen distintas cantidades de THC, la sustancia química que produce el efecto de “viaje”. Hace falta ser químico para distinguirlas.

Según las leyes federales y de Texas, el cáñamo es el cannabis con una concentración de THC delta-9 inferior a 0.3 y peso en seco. Este y otros productos delta similares, como los delta-8, -9, -10 y -11, son todos ligeramente diferentes a nivel molecular y todos son componentes químicos del cannabis. Son similares y pueden producir niveles y tipos de efectos diferentes.

Todos se consideran productos consumibles del cáñamo. La marihuana es el cannabis con un contenido de THC delta-9 superior al 0.3%. Las pruebas para diferenciar entre las sustancias químicas pueden plantear desafíos y resultaron problemáticas cuando el estado aprobó en 2019 su ley de legalización del cáñamo.

La ley estatal, el Proyecto de Ley 1325, siguió a la aprobación de la Ley Agrícola de 2018 en el Congreso, que otorga a los estados el poder de regular y limitar la producción y venta de cáñamo dentro de sus fronteras. La ley de Texas incluye normas para regular los productos consumibles de cáñamo, como los requisitos de etiquetado y pruebas.

En palabras de Franklin Snyder, profesor de la Facultad de Derecho de Texas A&M, se trata de una confusa maraña de leyes.

Luego está la cuestión de la legalidad del delta-8 en Texas. Snyder ha oído a algunas personas argumentar que es legal en Texas, mientras que otras sostienen que claramente no lo es.

“Y ambos tienen razón en algunos aspectos”, dijo Snyder.

Productos Delta-8 son permitidos temporalmente en Texas

El debate está atorado en un tribunal de apelaciones de Texas. En 2021, el Departamento de Servicios de Salud Estatales de Texas declaró el delta-8 sustancia controlada. El estado fue demandado y ahora los productos están permitidos temporalmente mientras se resuelve el caso judicial.

En lo que respecta al delta-9, el compuesto químico más a menudo asociado con el “viaje“ que provoca la marihuana, la sustancia es legal si está por debajo de una concentración del 0.3% —lo que la convierte en cáñamo—, pero a veces es difícil saber si los productos están realmente por debajo de los límites.

Incluso las leyes sobre los límites de edad para comprar productos delta son confusas. Algunas tiendas y las fuerzas del orden dicen que hay que tener 21 años, mientras que otras afirman que no hay requisitos de edad. El Departamento de Seguridad Pública de Texas no hizo comentarios inmediatos sobre la normativa, incluidos los límites de edad. Algunas cajas de productos comprados por el Star-Telegram ponen las restricciones de edad en 21 años, otras dicen 18 años o que los productos no deben venderse a personas “menores de edad”.

Austin Zamhariri, director ejecutivo del Texas Cannabis Collective, subrayó que no es un experto en el área del cumplimiento, pero dijo que no tiene conocimiento de ningún límite de edad ordenado por el estado para los productos delta.

“Creo que esa es la cuestión clave que preocupa a la gente”, dijo en un mensaje de texto, y se apresuró a añadir: “Creo que la mayoría de los establecimientos se autorregulan en ese ámbito. Muchos de los envases que veo dicen claramente que no se vendan a menores de 21 años”.

Solo dos cosas están claras, dijo Snyder: Texas tiene un acceso limitado a la marihuana medicinal y el uso recreativo de la marihuana es ilegal.

“Todo lo que hay en medio se vuelve realmente confuso”, dijo Snyder.

Un cartucho para vapear que contiene Delta-8 vendido en el norte de Texas. Según las leyes federales y de Texas, el cáñamo es cannabis con una concentración de Delta-9 THC inferior al 0.3%.
Un cartucho para vapear que contiene Delta-8 vendido en el norte de Texas. Según las leyes federales y de Texas, el cáñamo es cannabis con una concentración de Delta-9 THC inferior al 0.3%.

‘Un nuevo mundo de locos’

El surgimiento de productos delta ha presentado algunos desafíos para los funcionarios de libertad condicional como John Choate en el Condado de Wise.

Choate describió situaciones en las que personas en libertad condicional dicen que consumen delta-8, pero dan positivo a marihuana. La cuestión es: ¿Están consumiendo realmente delta-8, que es legal y no debería dar positivo por marihuana, o solo lo dicen para evitar meterse en problemas por consumir marihuana?

“Queda en el aire: ¿están consumiendo delta-8 o THC? Lo tratamos de la misma manera”, dijo Choate, director de libertad condicional para adultos del condado.

Pero tiene una teoría. Si estos productos siguen en el mercado, sospecha que el nivel de THC delta-9 que contienen quizá sea superior al límite legal. ¿Por qué los compraría la gente si no funcionaran, si no pudieran “viajar”?

“Yo supondría que sí, de hecho, estamos viendo una tonelada de ellos que son más altos que eso”, dijo Choate. “Nuestro problema es que la policía no puede entrar en cada una de estas pequeñas tiendas y analizar toda la marihuana o lo que sea, delta-8. No pueden entrar y analizar todo eso, cerrar a toda la gente que la vende. Es un nuevo mundo de locos”.

El Star-Telegram usó kits SwabTek para analizar una serie de productos de tipo delta —delta-8, -9, -10 y -11— comprados en todo el Condado de Tarrant, incluso cerca de escuelas.

Dos productos resultaron estar por encima del límite legal de delta-9, la sustancia química que suele asociarse a la marihuana y que Texas y Estados Unidos usan para distinguir la marihuana del cáñamo. El cannabis contiene otras sustancias químicas, como el CBD, que puede comprarse legalmente y es conocido por sus cualidades medicinales.

Uno de los productos que dio positivo se vendía como delta-11, lo que significa que podía haber sido un falso positivo, ya que la prueba busca específicamente el delta-9. El Star-Telegram analizó siete aceites y cuatro gomitas. Los kits de prueba estaban mejor equipados para los aceites, dado que se calientan y se observa que cambian de color, y las gomitas contenían tintes de colores brillantes como el verde, el morado y el rojo, que pueden dificultar la lectura de los resultados.

Varias oficinas de libertad condicional en el norte de Texas dijeron que quienes están en su lista de casos, a raíz de la instrucción del tribunal, tienen prohibido el uso de delta o productos de CDB, incluidos los que se pueden comprar legalmente.

“Aunque sea legal en Texas, eso no significa que un juez no pueda ordenar a una persona en libertad condicional que no la consuma”, dijo Toby Ross, director del Departamento de Supervisión Comunitaria y Correccionales del Condado de Denton. “Por ejemplo... el alcohol es legal, pero a todos los detenidos por conducir intoxicados que tenemos se les ordena no beber alcohol”.

Productos con THC causan problemas a escuelas y a las fuerzas del orden

Tim Ulrich, un agente de recursos escolares en Keller High School, tuvo experiencia de primera mano con productos que dieron positivo como marihuana de forma inesperada. En presentaciones para estudiantes y padres, comparte el ejemplo de un producto que pretende cumplir con la Ley Agrícola de 2018 del Congreso.

“Tiene todas estas cosas allí que lo hacen sonar como un producto legal que se puede poseer”, dijo Urlich. “Envié este producto a un laboratorio para que lo analizaran y salió que está cinco veces y media por encima del límite legal de delta-9”.

Ulrich tiene una caja fuerte con entre 20 y 50 dispositivos de vapeo encontrados en la escuela. Ha tenido 15 casos de estudiantes descubiertos cuando vapeaban.

“Este año he tenido que lidiar con más productos con THC que en años anteriores”, dijo Urlich.

El distrito escolar de Northwest declinó poner a disposición a alguien para una entrevista, pero dijo en una declaración preparada que los productos relacionados con el THC se están viendo entre estudiantes de preparatoria y en algunos de secundaria. El distrito está buscando opciones para realizar pruebas, pero no tiene la capacidad para hacerlo.

Darren Brockway, jefe de policía del distrito escolar de Azle, dijo que el distrito ha instalado sensores que detectan THC en los baños de las escuelas secundarias y preparatorias.

Funcionarios de la escuela también han declarado ante legisladores de la Cámara de Representantes que los estudiantes atrapados con los productos están siendo enviados a los campus alternativos, lo que puede interrumpir su aprendizaje.

El sargento Brad Pearce, supervisor de la unidad de estupefacientes del departamento de policía de Arlington, dijo que el departamento ha realizado pruebas de laboratorio independientes en cientos de productos y ha descubierto que la concentración de THC en los cartuchos para vapear a menudo tiene del 85% al 99% de THC delta-9, muy por encima de la cantidad legal.

Comparativamente, el material vegetal de la marihuana tiene un promedio del 15% al 25%, dijo en una declaración escrita.

“Los delitos de THC en Arlington son ahora los casos más comunes de sustancias controladas y casi se han duplicado año tras año”, escribió. “Entre los estudiantes, el THC es casi exclusivamente la droga favorita debido a a la facilidad para ocultarlo en comestibles y plumas compactos de vapeo. Cualquier producto que contenga más de 0.3% de THC delta-9 es ILEGAL en Texas, independientemente de lo que indique el envase o la etiqueta”.

Los legisladores reaccionan ante el mercado del THC

El representante Moody, demócrata de El Paso, y la representante Stephanie Klick, republicana de Fort Worth, han sido líderes en la presión para ampliar el acceso al cannabis en Texas, cada uno trabajando desde, como diría Moody, su propio “carril”.

Mientras que Moody, que es abogado, se ha centrado en el sistema de justicia penal y la legalización, Klick, que es enfermera, ha presionado para expandir el limitado programa de marihuana medicinal de Texas.

Ambos estaban en el cargo en 2019. Ninguno recuerda haber discutido sobre el potencial aumento de los productos delta.

“No fue algo que realmente entrara en la conversación en algún momento”, recordó Moody.

Klick dijo: “No creo que tanta gente viera el tema del Delta como el del CBD”.

Cuatro años después, a ella le preocupan los productos delta que se encuentran fácilmente en las tiendas de Texas, al margen de la opción médica del estado. Sabe que los productos recetados a través del Programa de Uso Compasivo del estado se someten a pruebas.

“Se verifica la presencia de metales pesados, pesticidas y la veracidad del etiquetado, es decir, que contengan lo que dicen que contienen. Estos productos no lo hacen”, dijo Klick.

Dos empleados de tiendas entrevistados por el Star-Telegram subrayaron que analizan sus productos y siguen las normas establecidas. Eso incluye poner enlaces a informes de laboratorio de terceros sobre los productos. Algunas tiendas se autorregulan y se rigen por normas más estrictas, dijo Moody.

“Y eso es bueno, y me alegro de que algunos lo hagan en el mercado”, dijo Moody. “Otros no. Y eso es algo que probablemente necesita ser investigado”.

El proyecto de ley del cáñamo de 2019 que se aprobó en Texas requiere una licencia para la fabricación de productos consumibles de cáñamo. Los productos también deben someterse a pruebas de concentración de THC antes de ser vendidos, establece la ley. La medida requiere que el Departamento de Seguridad Pública de Texas haga pruebas aleatorias de los productos que contienen aceite de cannabidiol, también llamado CBD. El departamento declinó hacer comentarios sobre los productos delta y su regulación, citando un litigio pendiente.

Algunos legisladores piden una regulación más estricta. Klick dijo que se necesita un programa de pruebas más organizado para los productos consumibles. Tinderholt, el republicano de Arlington, está a favor de un organismo regulador similar a la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas que pudiera probar lo que se vende por razones de control de calidad.

Tinderholt ve un lugar para los productos en Texas, recordando la historia de una chica que sufría frecuentes convulsiones que le impedían hacer cosas como conducir e ir al baile de graduación. Los productos de CBD le ofrecieron alivio y cambiaron su vida, dijo Tinderholt.

“Pero el problema viene cuando tenemos estas tiendas que, ahora mismo, no cuentan con un brazo regulador que pueda entrar y comprobar lo que venden”, dijo Tinderholt. “No estoy convencido de que todas estas tiendas sean legales”.

En lugar de eso, parece que lo que se quiere es ilegalizar los productos, dijo Moody. Esa es la dirección equivocada, dijo.

“No sé cómo se va a hacer cumplir nada de eso”, dijo Moody. “No creo que sea un buen uso de los recursos. Creo que sería más inteligente limitarse a regular y entender la calidad del producto que se está poniendo en la comunidad”.

‘Venga y limpie el mercado’

Varios proyectos de ley relacionados con el cáñamo y la marihuana han sido presentados por los legisladores de Texas y se encuentran en diversas fases del proceso de elaboración de leyes a medida que el periodo de sesiones legislativas se acerca a su fin. Pero los dos proyectos de ley más directamente relacionados con la regulación del Delta-8 y productos similares parecen haberse estancado en las últimas semanas de la Legislatura.

Una propuesta de la representante Nicole Collier, demócrata de Fort Worth, se centra en el “cáñamo caliente”, es decir, los productos etiquetados como cáñamo legal pero que dan positivo en los análisis de marihuana. Sería una defensa ante una acusación si una persona sorprendida con el “cáñamo caliente” pensó que lo compraba en una tienda de buena reputación y estaba etiquetado como legal.

“Los consumidores respetuosos de la ley tendrán protección frente a las graves consecuencias legales que pueden derivarse de una acusación de posesión”, declaró Collier a los legisladores durante una audiencia.

La ley no ha salido de la comisión de Justicia Penal de la Cámara de Representantes, donde lleva semanas. Collier declinó una solicitud de entrevista.

Otra propuesta del senador Charles Perry, un republicano de Lubbock, aún no ha conseguido una audiencia de la comisión. La Legislatura cerrará sesiones el 29 de mayo. Klick ha presentado un proyecto de ley idéntico en la Cámara, pero tampoco ha ido ante una comisión.

El proyecto de ley reiteraría la prohibición de vender o usar productos delta-9 por encima del límite que los distingue de la marihuana y ampliaría esa prohibición a otros productos delta. El proyecto de ley regula el transporte de los productos, entre otros elementos de su venta y uso. También exigiría que los productos consumibles de cáñamo que se vendan sean “generalmente reconocidos como seguros” por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

El proyecto de ley ha sido criticado por ser malo para la industria del cáñamo y por no incluir límites de edad para los compradores ni requisitos de pruebas para los vendedores de fuera del estado.

Asad Shalami, propietario de ZAR Wellness, muestra algunos de los productos que vende en sus tiendas de Texas, incluido el extremo norte de Fort Worth. Shalami, veterano del Ejército de Estados Unidos, puso en marcha el negocio para ofrecer productos a base de cáñamo como alternativa a los veteranos que sufren dolencias.
Asad Shalami, propietario de ZAR Wellness, muestra algunos de los productos que vende en sus tiendas de Texas, incluido el extremo norte de Fort Worth. Shalami, veterano del Ejército de Estados Unidos, puso en marcha el negocio para ofrecer productos a base de cáñamo como alternativa a los veteranos que sufren dolencias.

Asad Shalami, fundador de ZAR Wellness, una cadena que vende productos de cáñamo en todo Texas, desea que el gobierno venga y “limpie el mercado”.

Afirmó que su negocio trabaja para cumplir las leyes, someter los productos a pruebas y asegurarse de que funcionan para los clientes, la mayoría de los cuales sufren dolor, problemas para dormir, ansiedad, trastorno de estrés postraumático o depresión. Señaló que funcionarios estatales han entrado antes en las tiendas para probar los productos.

Hay mucha “basura” en el mercado, productos que no funcionan porque están diluidos o mezclados con otra sustancia, dijo Shalami.

“Nos da mala fama a todos”.

‘El caballo ya abandonó el establo’

Romero, el representante de Fort Worth, califica los productos delta de “resquicio legal” para las drogas y dice que ha mantenido conversaciones con dos miembros sobre lo que se puede hacer para regular los productos. Esa conversación siempre evoluciona hacia el mismo tema, dijo: La legalización de la marihuana.

“¿Podemos legalizar la marihuana, ocuparnos de la despenalización, hacer todas estas cosas que podíamos haber hecho, que deberíamos haber hecho hace mucho tiempo, para no crear este otro mercado de lagunas?”, dijo Romero, sentado en un banco de madera en un pasillo trasero afuera de la Cámara de Representantes.

Zamhariri, del Texas Cannabis Collective y empleado de Thrive Apothecary en Fort Worth, está de acuerdo en que la legalización es la mejor dirección. Los legisladores no entendían todos los diferentes productos químicos en el cannabis que pueden causar efectos psicotrópicos cuando legalizaron la producción de cáñamo y basaron la definición de cáñamo solo en uno de los muchos productos químicos de la planta, dijo.

Intentar dar marcha atrás y prohibir el consumo de estos productos sería complicado y costoso. Legalizar la marihuana, en cambio, permitiría regularla y gravarla.

Una nota fiscal del estado encontró que el proyecto de ley pendiente para legalizar la marihuana resultaría en que el estado perdiera $1.4 millones hasta el año fiscal 2025 debido a los costos relacionados con la regulación, pero a largo plazo pudiera generar casi $144 millones hasta el año fiscal 2028.

“El estado está realmente operando en su detrimento debido al dinero que están vertiendo en la aplicación de estas leyes... y de la pérdida neta que están teniendo por no legalizar, regular y gravar”, dijo Zamhariri.

Apenas dos días antes, un comité de la Cámara de Representantes había examinado un proyecto de ley de legalización de largo alcance y el pleno de la Cámara aprobó una medida para reducir la pena por poseer una pequeña cantidad de marihuana.

La propuesta de despenalización se aprobó con poca fanfarria. Los legisladores gritaron “sí”, indicando su apoyo, y la cámara pasó rápidamente al siguiente punto. En el pasado se han aprobado proyectos de ley similares, pero se han estancado en el Senado.

La legalización tiene pocas posibilidades en Texas en este periodo de sesiones, en un estado donde los funcionarios electos han favorecido en gran medida un enfoque gradual de la marihuana medicinal en lugar de la plena legalización recreativa.

Pero cuando se trata de los productos del delta, es demasiado tarde, dijo Moody, el demócrata de El Paso, autor de los proyectos de ley de legalización y despenalización de la marihuana.

“El caballo ya abandonó el establo”, dijo.