‘The 355’: la decadencia del cine de espías

·2  min de lectura

El género de acción ha sido uno de los más utilizados para los taquillazos. Incluso, producciones de servicios de streamingcomo Netflix y Amazon han optado por realizar filmes de este tipo para atraer a su audiencia. Por ejemplo, 6 Underground, con Ryan Reynolds y Mélanie Laurent, y Extraction, con Chris Hemsworth.

Sin embargo, una buena película de acción no puede simplemente dejar caer su peso en un buen reparto o un gran presupuesto.

The 355 es la segunda película dirigida por Simon Kinberg. Le sigue a X-Men: Dark Phoenix, la cual no fue bien recibida por la crítica y seguidores del universo Marvel. The 355 es otro tropiezo en la corta carrera del también productor.

En su nuevo filme, Kinberg puso a figuras tanto del cine de acción como de películas de culto. Jessica Chastain (Zero Dark Thirty), Diane Kruger (Inglourious Basterds), Penélope Cruz (Vicky Cristina Barcelona), Lupita Nyong’o (12 Years A Slave), Bingbing Fan (I Am Not Madame Bovary), Sebastian Stan (Avengers: Endgame)…

The 355 cuenta la historia de una pareja de agentes estadounidenses que busca un dispositivo especial. Este puede hackear cualquier inteligencia artificial del mundo y controlar comunicaciones y tecnología peligrosa.

No obstante, no son los únicos detrás del disco, pues las autoridades alemanas y colombianas también quieren detener una catástrofe y quedarse con el aparato. Tras pasar por diversos países europeos y africanos, como es de esperarse en cintas de espías internacionales, la trama recae en una aburrida y eterna persecución sin motivaciones reales.

Kinberg optó por confiar en millones de dólares detrás de su equipo, el talento de sus actrices y una edición de cortes rápidos para dirigir un filme en el que nunca se empatiza con los personajes. En realidad, no hay una verdadera presencia de peligro o destrucción porque no hay un enemigo claro. Tampoco hay una disposición por profundizar en las capacidades del dispositivo mortal. Sin un sentido de suspenso, es una película solo ruidosa.

También lee: ‘Don’t Look Up’, la dolorosa sátira del siglo XXI

“Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspenso”, dice el maestro del suspenso Alfred Hitchcock. Este director estadounidense filmó más de 50 películas, muchas de las cuales se convirtieron en obras de culto e inspiración para el cine actual.

Kinberg parece no haber entendido a qué se refería el legendario realizador. En ningún momento en The 355 se siente una urgencia por demostrar o resolver una situación. La bomba de esta película solo explotó sin aviso y sin mucha repercusión. N

Te puede interesar: ¿Se puede ser un policía héroe en México?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.