Anuncios

Tesla realiza llamado a reparación por luces de advertencia de sus vehículos

En esta fotografía del 2 de febrero de 2020, se muestra el logotipo de la compañía Tesla en Littleton, Colorado. (Foto AP/David Zalubowski, Archivo)

DETROIT (AP) — Tesla hizo un llamado a reparación para casi todos los vehículos que vendió en Estados Unidos porque algunas luces de advertencia en el panel de instrumentos son demasiado pequeñas.

El retiro del mercado de casi 2,2 millones de vehículos anunciado el viernes por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) es una señal de un mayor escrutinio hacia el fabricante de vehículos eléctricos. La agencia también indicó que ha ascendido una investigación de 2023 sobre los problemas de dirección de Tesla a un análisis de ingeniería, un paso más hacia un potencial llamado a reparación.

Documentos publicados el viernes por los reguladores de seguridad de Estados Unidos señalan que el llamado a reparación por las luces se realizará por medio de una actualización de software en línea. La medida abarca los Model S de 2012 a 2023; los Model X de 2016 a 2023; los Model 3 de 2017 a 2023; los Model Y de 2019 a 2024 y la Cybertruck 2024.

La NHTSA explicó que las luces de advertencia de freno, estacionamiento y freno antibloqueo tienen un tamaño de letra más pequeña que la requerida por las normas de seguridad federales. Eso puede dificultar la lectura de información crítica de seguridad, aumentando el riesgo de un accidente.

Tesla ya comenzó a enviar la actualización del software y los propietarios de los vehículos serán notificados por carta a partir del 30 de marzo.

La NHTSA afirma que encontró el problema durante una auditoría rutinaria del cumplimiento de medidas de seguridad el 8 de enero.

Tesla ha identificado tres reclamaciones de garantía potencialmente relacionadas con el problema, pero no tiene reportes de choques o lesiones.

Los reguladores de seguridad en Estados Unidos han intensificado el escrutinio de los vehículos Tesla. En diciembre, la NHTSA presionó a Tesla para que retirara del mercado más de 2 millones de vehículos para actualizar el software y reparar un sistema defectuoso que se supone garantiza que los conductores presten atención cuando utilizan el programa de piloto semiautomático Autopilot.

Los documentos indicaron que la actualización aumentará las advertencias y alertas a los conductores.

El retiro del mercado se produjo después de una investigación de dos años de la NHTSA sobre una serie de choques que ocurrieron mientras el Autopilot estaba en uso. Algunos fueron mortales.

La agencia informó que su pesquisa encontró que el método del Autopilot para asegurarse de que los conductores presten atención puede ser inadecuado y causar un “previsible uso indebido del sistema”.

Expertos en seguridad dijeron que, si bien el retiro del mercado es un buen paso, aún responsabiliza al conductor y no soluciona el problema subyacente de que el Autopilot no reacciona ante los vehículos detenidos. Afirman que el sistema de monitoreo del conductor de Tesla, que se basa en detectar las manos en el volante, pero no les impide a los conductores soltarlo.

Tesla detalla en su sitio web que sus sistemas Autopilot y “Full Self-Driving” (conducción autónoma total) no pueden conducir los vehículos y que los conductores humanos deben estar listos para intervenir en todo momento.

En febrero del año pasado, la NHTSA también presionó a Tesla para que retirara del mercado casi 363.000 vehículos con su sistema “Full Self-Driving” porque puede fallar en las intersecciones y no siempre respeta los límites de velocidad.

El llamado a revisión fue parte de una investigación más amplia sobre los sistemas de conducción automatizada de Tesla.

Además, planteó dudas sobre las afirmaciones del director general, Elon Musk, de que él puede demostrar a los reguladores que los automóviles equipados con “Full Self-Driving” son más seguros que los humanos, y que los humanos casi nunca tienen que tocar los controles.

Por otra parte, Tesla retirará del mercado más de 1,6 millones de unidades de vehículos eléctricos Model S, X, Y y 3 exportados a China por problemas con la dirección automática asistida y los controles de pestillo de las puertas.

El llamado a reparación se debe a problemas con la función de dirección automática asistida y se aplica a 1,6 millones de Tesla Model S, Model X, Model 3 y Model Y importados.