El tenso encuentro entre Putin y su jefe de Estado Mayor alimenta las especulaciones sobre su mala relación

·3  min de lectura
El presidente ruso, Vladímir Putin, supervisa el ejercicio militar Vostok 2022 en el campo de entrenamiento Sergeevsky el 6 de septiembre de 2022.
El presidente ruso, Vladímir Putin, supervisa el ejercicio militar Vostok 2022 en el campo de entrenamiento Sergeevsky el 6 de septiembre de 2022. - Créditos: @-

LONDRES.– El presidente ruso Vladimir Putin apareció en un incómodo encuentro con su jefe de Estado Mayor el martes durante una inspección de maniobras militares en el Lejano Oriente de Rusia, a miles de kilómetros de la guerra en Ucrania.

El servicio de noticias militares Zvezda publicó un video en el que se ve a Putin y al jefe del Estado Mayor, el general Valery Gerasimov, entrando en una cabina de observación, sentándose con un amplio espacio entre ellos y manteniendo un incómodo silencio mientras esperaban la llegada del ministro de Defensa, Sergei Shoigu.

Gerasimov se acomodaba el pelo y revisaba papeles, mientras que Putin miraba a través de unos prismáticos, y en un momento dado asintió escuetamente a un comentario del general.

El incómodo lenguaje corporal atrajo el escrutinio de analistas políticos y militares en redes sociales.

”Es evidente que Putin no quiere ni siquiera hablar con el comandante de las fuerzas armadas rusas”, escribió el ex primer ministro sueco Carl Bildt en Twitter.

En otro clip, el ambiente parecía más ligero, ya que Putin y Shoigu aparecían intercambiando una broma mientras Gerasimov hablaba por teléfono.

Gerasimov ha estado casi ausente del ojo público durante los 195 días de la guerra de Rusia en Ucrania, lo que ha provocado especulaciones sobre su relación con Putin e incluso a veces sobre su salud.

Tras haber capturado una quinta parte del país, Rusia ha sido prácticamente detenida en Ucrania hasta el punto de que ha sufrido grandes pérdidas de soldados y equipos.

Putin, durante los ejercicios militares
Putin, durante los ejercicios militares - Créditos: @Mikhail Klimentyev

Al continuar con los juegos de guerra “Vostok”, que se celebran cada cuatro años, Putin parecía estar enviando una señal de que el ejército ruso es capaz de llevar a cabo sus actividades con normalidad a pesar de las exigencias de la guerra.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa dijo que los ejercicios que comenzaron el 1 de septiembre involucran sólo a 50.000 soldados, una fracción de los 300.000 que participaron en 2018. Analistas militares occidentales creen que ambas cifras son exageradas. Las maniobras han incluido fuerzas tanto de la India como de China.

Entre los países participantes hay varios vecinos de Rusia, así como Siria, la India y su aliado clave China. La última vez que Rusia efectuó maniobras de este tipo fue en 2018.

La agenda de Putin

La visita de Putin al extremo oriente continuará el miércoles en la ciudad portuaria de Vladivostok, donde deberá dirigirse al Foro Económico Oriental.

Más de 5000 personas participarán en el foro de cuatro días que comenzó el lunes con una gran delegación de China, según el Kremlin.

En la sesión plenaria del foro, Putin se encontrará con el legislador chino Li Zhanshu, número tres en la jerarquía del gobierno chino. Li es la autoridad del Partido Comunista de China de más alto rango en viajar a Rusia desde la intervención militar de Moscú en Ucrania.

“Las relaciones Rusia-China de asociación integral y cooperación estratégica se están desarrollando progresivamente”, señaló el Kremlin en un comunicado previo al encuentro de Putin con Li. Citó también “el abordaje equilibrado” de China ante la crisis en Ucrania y la “comprensión” de Pekín de los motivos de la ofensiva rusa.

Pekín y Moscú se han acercado en los últimos años, fortaleciendo la cooperación como parte de lo que denominan una relación “sin límites”, en la que se ven como un contrapeso a la hegemonía mundial estadounidense.

China se ha negado a condenar la campaña militar rusa en Ucrania y ha criticado las sanciones occidentales y la venta de armas a Kiev, lo que tensó las relaciones de Pekín con Occidente.

Agencias Reuters y AFP