Anuncios

Las tensiones entre Mauricio Macri y Luis Juez impactan en Córdoba, uno de los bastiones de Juntos por el Cambio

Mauricio Macri y Luis Juez
Mauricio Macri y Luis Juez

CÓRDOBA.- A ocho días de que se oficializara la candidatura a gobernador en Córdoba de Luis Juez -en un acuerdo con el radical Rodrigo de Loredo-, el expresidente Mauricio Macri admitió hoy públicamente que tuvo algunos “cortocircuitos” con él y que “en algún momento” deben conversar. Para la política y el empresariado cordobés no es novedad: el vínculo entre ambos nunca fue bueno y se terminó de quebrar en 2021, cuando la lista del senador ganó las PASO de la alianza en la provincia.

Macri se refirió hoy al escenario de Juntos por el Cambio (JxC) en Córdoba, un distrito en el que siempre la coalición se impuso en las elecciones nacionales. Reiteró su buena relación “desde hace tiempo” con el gobernador peronista Juan Schiaretti -aunque aclaró que “no con el peronismo cordobés en su totalidad”- y respecto de Juez aseguró que tienen una “conversación pendiente”.

El kirchnerismo busca evitar que la oposición se una para sesionar y le quite el control del Senado

Hemos tenido muchos cortocircuitos y hay cosas de él que no he podido entender ni acordar. Iré a Córdoba en algún momento y nos sentaremos a conversar”, dijo Macri a Cadena 3. Y agregó que respeta “la voluntad de los cordobeses”.

Consultado por LA NACION sobre las expresiones de Macri, Juez afirmó: “No quiero enfocarme en otra cosa que no se en la campaña para gobernador. Nos debemos una conversación y será un placer tenerlo en Córdoba haciendo campaña para Juntos por el Cambios. Las peleas nos han costado 24 años de estar mirando el partido en Córdoba desde afuera de la cancha”.

En sus declaraciones radiales, el expresidente enfatizó que “el gran desafío” en Córdoba es que haya “alternancia” y dijo que la propuesta de Juez tiene que ser “muy convincente, ligada a la gestión”.

En varias oportunidades, LA NACION dio cuenta de los “ruidos” históricos en el vínculo entre Macri y Juez. Ese escenario empeoró después de que Macri dejara la Presidencia y se terminó de fracturar en 2021, cuando la dupla Juez-De Loredo se impuso en las PASO de JxC en Córdoba a la de Mario Negri y Gustavo Santos, quienes fueron “bendecidos” por el expresidente.

Juez se sumó a la alianza en 2015 y varias veces hubo tensiones. Ese mismo año se presentó como candidato a intendente por fuera del acuerdo, perdió y juró como concejal, pero Macri lo designó embajador en Ecuador, de donde regresó en 2017 después de haber dicho en una entrevista que se había cambiado la camisa “para que no digan que este mugriento agarró hábitos ecuatorianos”.

Unos meses después fue designado presidente del Instituto Nacional de Capacitación Política (INCaP), dependiente del Ministerio del Interior. Macri una vez le planteó que, con ese nombramiento, lo había “rescatado del ostracismo”.

La tensión continuó siempre entre ambos y, antes de las PASO de 2021, Macri en persona lo llamó a Juez para pedirle que se bajara. Ante el rechazo, le apuntó que no esperaba su decisión: “No hay un gesto patriótico, no hay un acto de grandeza tuyo. No es lo que pensaba escuchar. Lo lamento mucho”.

Javier Deminger, intendente electo de La Falda, de celebración con Larreta, Luis Juez y Gerardo Morales
Javier Deminger, intendente electo de La Falda, de celebración con Larreta, Luis Juez y Gerardo Morales - Créditos: @J X C

La lista que apoyó perdió por una amplia mayoría y el peso personal del expresidente en JxC decayó. Hay quienes, incluso, hablan de sus “viudas y viudos” en referencia a los dirigentes más cercanos a él que a los otros referentes nacionales como Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

A mediados del año pasado, Macri volvió a reunirse con algunos referentes de Juez para hablar de las candidaturas a gobernador; insistió en que el senador nacional no tendría su apoyo y pidió que hubiera un reglamento interno. Finalmente, el acuerdo entre los aspirantes se impuso. Bullrich y Rodríguez Larreta se mostraron con ambos siempre.