Tensión en Irán: protestas y represión tras la muerte de una joven que fue detenida por llevar el velo mal puesto

·4  min de lectura
Mahsa Amini, la joven de 22 años que murió en Irán
Mahsa Amini, la joven de 22 años que murió en Irán

TEHERÁN.- La policía iraní abrió fuego y lanzó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que mostraron este sábado su indignación por la muerte de Mahsa Amini, durante el funeral celebrado en Saqqez, en el Kurdistán iraní, luego que la joven de 22 años muriera tras ser detenida el martes por no llevar bien puesto el velo islámico obligatorio.

Por el momento se desconoce el número de heridos en la represión, pero los videos publicados en las redes sociales por los testigos muestran que la dispersión de manifestantes fue violenta.

Durante la manifestación se escucharon gritos como “Muerte al dictador”, una referencia al líder supremo, el ayatollah Ali Khamenei -que este sábado reapareció tras estar internado-, y algunas personas lanzaron piedras y quemaron carteles con su rostro.

La joven Mahsa Amini, en una imagen de cuando estuvo en el hospital
La joven Mahsa Amini, en una imagen de cuando estuvo en el hospital

La policía reprimió utilizando gases lacrimógenos y se escucharon disparos. Los videos mostraron por lo menos a un hombre herido.

El arresto de Mahsa Amini ocurrió luego que en los últimos meses activistas de derechos humanos instaron a las mujeres a quitarse públicamente el velo, un gesto que en Irán implica el riesgo de arresto por desafiar el código de vestimenta islámico en momentos en que el gobierno ultraconservador del presidente Ebrahim Raisi aumentó la presión para que las mujeres cumplan con las estrictas reglas de vestimenta y conducta.

El velo es obligatorio desde la revolución de 1979 liderada por el ayatollah Ruhollah Khomeini, quien declaró que sin el velo las mujeres estaban “desnudas”.

Así, las temidas furgonetas de la llamada “policía de la moral” son más visibles que antes en lugares como la plaza Tahrish, en el norte de Teherán, llenas de mujeres que han sido detenidas por no llevar bien el velo.

En el Kurdistán iraní, Amini fue conducida el martes a una comisaría para asistir a “una hora de reeducación”, denunció su familia.

Horas más tarde fue ingresada en el hospital Kasra de la capital iraní, en coma tras sufrir un ataque al corazón. Allí murió este viernes.

La noticia se difundió rápidamente por las redes sociales, donde muchos usuarios expresaron su indignación.

Los manifestantes se reunieron inicialmente frente al hospital en Teherán. Grupos de derechos humanos informaron que las fuerzas de seguridad lanzaron gas pimienta contra los manifestantes y que varios fueron arrestados.

Luego, el cuerpo de Amini fue transportado a su provincia natal de Kurdistán para el entierro, que tuvo lugar en la mañana del 17 de septiembre.

“Las instituciones de seguridad obligaron a la familia Amini a celebrar el funeral sin ninguna ceremonia para evitar tensiones”, dijo Soma Rostami de Hengaw, una organización kurda de derechos humanos. Pero las protestas se extendieron a varias ciudades del país. Raisi ordenó una investigación para aclarar lo sucedido.

Reacción de EE.UU.

La muerte de Amini provocó también reacciones internacionales. El gobierno de Estados Unidos exigió a Irán acabar con la violencia contra las mujeres.

“La muerte de Mahsa Amini después de las lesiones sufridas bajo custodia por un velo ‘inadecuado’ es espantosa. Nuestros pensamientos están con su familia”, dijo en redes sociales el enviado especial para Irán del Departamento de Estado, Robert Malley.

En el mismo mensaje, Malley dijo que “Irán debe poner fin a la violencia contras las mujeres que ejercen sus derechos fundamentales” y subrayó que “los responsables de su muerte deben rendir cuentas”.

Agencias ANSA y AFP