La pasada temporada fueron los mejores. ¿Cómo se explica la caída en los tiros de tres puntos del Heat?

D.A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Cuando le preguntaron a los jugadores y al entrenador del Heat, Erik Spoelstra, por qué han tenido dificultades con el tiro de tres puntos en este arranque de temporada, todos fueron consistentes en sus respuestas.

“Tuvimos algunas grandes oportunidades de tiro esta noche [jueves] y simplemente los fallamos”, expresó el escolta Kyle Lowry luego de la victoria de Miami en casa 117-112 ante los Hornets de Charlotte en tiempo extra, a pesar de encestar solo 10 triples en 36 intentos (27.8 por ciento).

“Siento que tuvimos muy buenos tiros y muchos de ellos no cayeron”, comentó el centro Bam Adebayo después del partido.

Los números respaldan esas respuestas pues el Heat (5-7) ocupa el puesto 20 de la NBA con un porcentaje de tiros de tres puntos de 33,8 por ciento, en los primeros 12 juegos de la temporada.

Eso es un retroceso en relación con la pasada campaña regular donde Miami fue el mejor equipo en triples de la NBA con un 37,9 por ciento y resultó el primer equipo sembrado para los playoffs del Este, antes de caer en la final de la conferencia ante los Celtics de Boston.

“Definitivamente siento que estamos haciendo buenos tiros abiertos, tratamos de hacer grandes tiros y nos esforzamos por hacer esos tiros abiertos’’, señaló Adebayo quien se prepara para enfrentar nuevamente a los Hornets (3-10) el sábado en FTX Arena ( 8 p. m., Bally Sports Sun), como parte de la serie de juegos consecutivos entre ambos quintetos.

De acuerdo con las estadísticas de la NBA, un 14,3 por ciento, el máximo de la liga, de los triples del Heat se han clasificado como “abiertos” (cuando el defensor más cercano está a cuatro o seis pies de distancia del tirador).

Miami ha acertado el 37,4 por ciento de esos tiros de puntos abiertos, el décimo porcentaje más alto de la NBA.

Sin embargo, la gran caída se ha producido en los triples “completamente abiertos” de Miami.

Solo el 11.4 por ciento de los tiros de tres puntos de Miami han sido etiquetados como “completamente abiertos” (cuando el defensor más cercano está a más de seis pies del tirador), que es la tercera frecuencia más baja en la liga.

El Heat ha encestado el 28.2 por ciento en esos tiros “completamente abiertos”. Solo los Lakers de Los Angeles han sido más ineficientes en esta temporada.

La cantidad de intentos de triples “completamente abiertos” del Heat esta temporada no está muy lejos de lo alcanzado la temporada pasada cuando el 12.6 por ciento de sus triples se clasificaron de esa manera.

La diferencia es que el Heat tuvo un 40.6 por ciento de efectividad en esos tiros la anterior campaña, en comparación con menos del 30 por ciento que exhibe en los primeros 12 partidos de esta temporada.

“Solo tienes que confiar en ese proceso y continuar tratando de generar esos disparos en nuestra zona de confort”, afirmó Spoelstra.

“En los últimos cuatro o cinco juegos me sentí mejor con nuestra ofensiva, incluso si no hemos hecho necesariamente ese tipo de tiros abiertos’’.

El escolta del Heat, Tyler Herro, dispara para un 55.6 por ciento de efectividad, el mejor del equipo, en esos disparos “completamiente abiertos”.

Pero otros en el equipo no han sido tan eficientes en sus oportunidades.

Duncan Robinson tiene un 37,5 por ciento, Lowry (36 por ciento), Jimmy Butler (35,7), Max Strus (27,3), Gabe Vincent (25) y Caleb Martin (23,1).

“Me gusta esa disciplina mental de tener algunas fallos para generar una mejor apariencia y mejores cosas ofensivamente, y luego quedarme con eso”, aseguró Spoelstra.

“Eso requiere algo de disciplina como equipo y luego desarrollas los hábitos correctos. Todavía es demasiado pronto para juzgar si los muchachos están haciendo demasiados tiros abiertos o no. Lo más difícil en esta liga es conseguir suficientes tiros abiertos”.

El Heat cree que está generando suficientes tiros de calidad, pero aún no se cuelan lo suficiente.

Jimmy Butler tiene que sacar el extra para salvar al Heat de la picada de los Hornets

Eso es importante que cambie porque los triples son una gran parte de la fórmula ganadora de Miami.

El Heat cerró la temporada pasada con un récord casi perfecto de 32-2 cuando lanzaba para un 40 por ciento o más desde fuera del perímetro y marca de 32-34 cuando bajaba de ese número.

Miami ha disparado para un 40 por ciento o más en los tiros de tres puntos en solo uno de sus primeros 12 partidos.

“Tendremos un par de juegos en los que dispararemos más allá del 45 por ciento y eso será genial”, acotó Lowry.

“Pero tenemos que seguir trabajando en el juego y nuestra ofensiva y seguir teniendo confianza”.