‘Te ves bien para tu edad’ no es un cumplido. Es sesgado y ofensivo | Opinión

·4  min de lectura

Esto es lo que pasa con la discriminación por edad. No siempre es maliciosa, pero duele. ¿Hay alguien que diga que no queremos que todos, sea cual sea su edad, participen plenamente y en la medida de sus posibilidades en la sociedad estadounidense?

Sin embargo, en esta nación, la idea de vivir al máximo parece detenerse cuando una persona se considera “mayor”. Todo el mundo envejece: todo el día, todos los días. Así que, ¿dónde está la lógica de los prejuicios sobre la edad, aunque sean bienintencionados, contra aquellos que envejecen antes que nosotros?

La lucha contra la discriminación por edad no requiere una nueva legislación; ya es ilegal. No, el camino para afrontarlo radica en gran medida en el reconocimiento. Por ejemplo, ¿qué hay de malo en decirle a un adulto mayor que “no aparenta su edad”? Está pensado como un cumplido, pero sutilmente valora más la juventud que la edad.

¿Cómo se puede decir: “Eres tan viejo como te sientes”, de forma que se destaque que muchas personas mayores están sanas y activas sin implicar que ser más joven es mejor?

Todo parece tan inocente, y los adultos mayores se lo hacen incluso a sí mismos. ¿Cuántos de nosotros hemos olvidado el nombre de alguien y lo hemos tomado como un “lapsus de la vejez”? Los chistes sobre los “mayores” ¿hay “menores”?— se siguen contando con la misma despreocupación con la que se contaban otras formas de chistes que hace mucho tiempo se depositaron en el bote de basura de la sociedad. ¿Recuerdan los chistes sobre rubias y el humor racial? Son dignos de vergüenza ahora que entendemos cuánto y a cuántos perjudican.

El prejuicio contra la edad se manifiesta de muchas maneras. Las mujeres mayores con las que hemos hablado cuentan que se sienten invisibles en entornos sociales o empresariales. Estos comportamientos tienen su origen en la discriminación por razón de edad, y creemos que a medida que la gente reconozca estos comportamientos en sí misma, cambiarán.

En primer lugar, acabemos con el lenguaje informal que fomenta los prejuicios sobre la edad. No es un asunto de cortesía; es una acción que ayudaría a liberar todo el potencial de un grupo de personas que va camino de ser la población mayoritaria en Estados Unidos. Pasaremos ese hito alrededor de 2030.

No es de extrañar que la generación de los baby boomers impulse un movimiento para acabar con los prejuicios de edad. A cada paso, solo por la fuerza de los números, esa generación ha tenido un profundo impacto en la sociedad. Y ahora, 10,000 de ellos cumplen 65 años cada día.

De hecho, es hora de dejar de hablar de los baby boomers, al igual que deberían desaparecer términos como millennials, Gen X y Gen Y. Estas descripciones pegadizas promueven la suposición de que todos los miembros de cada grupo tienen los mismos valores y atributos. Al fin y al cabo, estos términos son en gran medida producto de los profesionales del marketing, a los que no les gusta otra cosa que dividirnos en categorías, cada una con su propio potencial de beneficio. Es el marketing el que casi siempre da valor a la juventud.

¿Cuándo fue la última vez que vio un anuncio de cosméticos que dijera que hay que aceptar lo que uno es, no una versión más joven de uno mismo? Incluso hay un anuncio de tinte de cabello para hombres que anima a retocarse antes de una entrevista de trabajo.

Cuando se eliminan los prejuicios sobre la edad, surgen las oportunidades. A los adultos mayores se les dejará de decir que están “sobrecalificadas”, la trillada excusa para dejar de lado la sabiduría, la habilidad y el entusiasmo que una persona con unas cuantas arrugas en la piel puede aportar a un lugar de trabajo.

El momento es ciertamente oportuno para centrarse en los prejuicios de edad. Mientras escribimos esto, las estadísticas muestran que hay unos 11 millones de empleos vacantes en este país y solo la mitad de personas que buscan empleo.

¿Adivina cómo estimular a los nuevos solicitantes de empleo que resultan ser mayores? Los horarios flexibles, los lugares de trabajo a distancia y una cultura que acepte la diversidad de edades en el lugar de trabajo son elementos que los empresarios pueden usar. (Y no olvidemos una consideración práctica: si una persona tiene 65 años o más, la asistencia médica principal es Medicare).

A medida que se acepte la edad, las conexiones intergeneracionales serán algo más que lazos familiares. En el mundo actual, los más jóvenes tienen mucho que enseñar a los mayores, y estos pueden devolver el favor con lo que saben sobre el trabajo con personas y la gestión de organizaciones. La tutoría es una vía de doble sentido que brinda la oportunidad de reducir las barreras artificiales de la edad.

Todos nos hacemos mayores. Si vamos a pasar la página de la edad, imaginemos un mundo en el que se acepten las capacidades de todos por su valor nominal, en el que las habilidades y los puntos fuertes se aprecien y se usen sin reservas y en el que no se excluya a nadie por ser demasiado joven o demasiado viejo.

Darcy Evon es directora general de The Village Chicago. Tom Kuczmarski es fundador de la consultora Kuczmarski Innovation y cofundador de Chicago Innovation. Dirigen la iniciativa de “Chicago Turn the Page on Age”.

Evon
Evon
Kuczmarski
Kuczmarski
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.