Taylor Swift, Drake y las Kardashian están entre las celebridades que más contaminan con sus aviones privados

·6  min de lectura

Según los informes, los miembros de la familia Kardashian y Drake se encuentran entre los principales infractores a la hora de tomar vuelos cortos desproporcionadamente contaminantes en aviones privados, según un nuevo análisis.

El avión privado de Kim Kardashian realizó cuatro vuelos de menos de 20 minutos en los últimos dos meses, según datos del rastreador de vuelos de celebridades @CelebJets. El avión privado de su media hermana, Kylie Jenner, hizo el doble, encontró el rastreador.

En un vuelo, el 24 de julio, el avión de Kim Kardashian hizo un viaje de 40 millas (64 kilómetros) en 10 minutos entre Van Nuys y Camarillo, California. El viaje requirió 81 galones de combustible y emitió 1 tonelada de dióxido de carbono (COâ‚‚), aproximadamente lo mismo que emite un automóvil de gasolina si se usa durante seis meses.

En general, la familia de reality shows fue la que más apareció en el conjunto de datos de CelebJets para vuelos cortos este verano. Los aviones de Kim Kardashian y Kylie Jenner representaron 12 de los 36 vuelos totales de menos de 20 minutos registrados entre el 30 de mayo y el 24 de julio de 2022.

Pero no fueron los únicos que usaron jets privados para viajes cortos.

Un avión de pasajeros Boeing 767 personalizado propiedad de la estrella del hiphop Drake, llamado “Air Drake”, realizó cinco vuelos cortos en el mismo periodo. Mientras que otros jets de celebridades realizaron un mayor número de vuelos, el avión de Drake, según se informa, arrojó la mayor cantidad de emisiones para el calentamiento del planeta de todos en el conjunto de datos debido a su tamaño.

El Boeing 767, normalmente utilizado por las aerolíneas para transportar a un par de cientos de personas en vuelos intercontinentales, emitió 21 toneladas de COâ‚‚ en los cinco viajes, según el análisis. Estas son las emisiones equivalentes al uso de electricidad de cuatro hogares estadounidenses durante un año, según la Agencia de Protección Ambiental.

Drake intentó defender los vuelos cortos en una publicación reciente en las redes sociales al decir que un vuelo marcado por CelebJets, un viaje de 18 minutos entre Hamilton, Ontario y Toronto, estaba, de hecho, vacío.

“Se trata simplemente de que trasladan los aviones a cualquier aeropuerto en el que se almacenan para cualquiera que quisiera saber sobre la logística… nadie toma ese vuelo”, escribió en Instagram.

Los aviones privados que supuestamente pertenecen a otras celebridades, incluidos Steven Spielberg, Mark Wahlberg y el boxeador Floyd Mayweather, también realizaron vuelos de distancias igualmente cortas.

El 17 de julio, el avión de Mayweather supuestamente tomó dos vuelos de ida y vuelta entre los aeropuertos del área de Las Vegas, cada uno de 10 minutos o menos. La ruta usó 124 galones de combustible para un viaje de ida y vuelta de poco más de 20 millas (32 kilómetros), informó CelebJets.

Los análisis separados identificaron a las estrellas que son todavía peores emisoras con sus aviones privados en general.

Según un análisis separado de los datos de CelebJets realizado por la agencia de tecnología y datos centrados en la sostenibilidad Yard Group, al tener en cuenta todas las longitudes de vuelo, la estrella del pop Taylor Swift fue la mayor emisora este año.

Pasó casi 16 días completos en el aire este año, que quiere decir que emitió 8.293,54 toneladas de COâ‚‚ y viajó un promedio de unas 140 millas (225 kilómetros) por vuelo, encontró la investigación.

“Es fácil perderse en las deslumbrantes vidas de los ricos y famosos, pero desafortunadamente, contribuyen tremendamente al problema de emisiones de COâ‚‚ que tenemos con la industria de la aviación”, escribió el director de sustentabilidad de Yard, Chris Butterworth.

“La aviación es responsable del 2,4 por ciento de emisiones de COâ‚‚ producidas por el hombre cada año, y las investigaciones muestran una gran división entre los superricos y el resto de nosotros con respecto a los vuelos, los viajes e incluso las emisiones generales”.

The Independent se puso en contacto con los representantes de Kylie Jenner, Kim Kardashian, Drake, Steven Spielberg, Mark Wahlberg, Floyd Mayweather y Taylor Swift en busca de comentarios.

La cuenta de CelebJets está a cargo de Jack Sweeney, un codificador estudiante de la Universidad de Florida Central. Se ha hecho famoso por sus habilidades en el uso de datos de aviación disponibles públicamente para rastrear los movimientos de los oligarcas rusos y de Elon Musk, quien supuestamente le ofreció US$5.000 al joven de 19 años para que dejara de publicar su paradero.

Los datos están lejos de ser exhaustivos de todos los vuelos en jet privado de personas con un alto patrimonio neto. Además, los aviones privados a veces vuelan sin pasajeros por motivos de almacenamiento, reparación o logística.

“Este es un ejemplo de lo que yo llamaría disonancia climática”, escribió Emily Atkin del boletín climático Heated, quien analizó los datos de CelebJets.

“Aunque la mayoría de la gente quiere resolver la crisis ecológica causada por el carbono, también se muestra deslumbrada por ciertas conductas ligadas a demasiadas emisiones de carbono. Eso es en parte un síntoma de un ideal distorsionado del ‘sueño estadounidense’, uno que nos dice que la riqueza abundante, no el bienestar, es el marcador final del éxito”.

Ha habido una atención cada vez mayor en los hábitos de jet privado de los superricos desde principios de este mes, cuando el avión Bombardier DB 700 de Kylie Jenner de US$72 millones registró un vuelo de 17 minutos entre los aeropuertos de Van Nuys y Camarillo en las afueras de Los Ángeles. Ese vuelo emitió alrededor de una tonelada de COâ‚‚.

Jenner también recurrió a las redes sociales para presumir que ella y su pareja, el rapero Travis Scott, tenían aviones privados. Algunos usuarios de las redes sociales reaccionaron con disgusto, etiquetando a la estrella de reality shows como una “delincuente climática de tiempo completo”.

La llamada “élite del carbono” es responsable de huellas de carbono masivas y desproporcionadas, en medio de un contexto de impactos climáticos cada vez peores.

Los vuelos de jets privados generan de cinco a 14 veces más emisiones por pasajero que un avión comercial mayormente lleno, según un análisis de vuelos europeos en una distancia de 310 millas (500 km). Los vuelos privados también generan 50 veces más que un tren, según un informe de la organización privada European Federation for Transport and Environment.

El 1 por ciento más rico del mundo es responsable de la mitad de las emisiones de carbono causadas por volar.

“Hay suficientes motivos para ver los viajes aéreos con una nueva perspectiva”, escribió Stefan Gössling, investigador de la Universidad de Lund de Suecia que estudia el transporte.

“En realidad, es una actividad elitista, y no lo que la industria de la aviación quiere hacernos creer: que todo el mundo vuela”.

La administración de Biden pidió a la industria de la aviación que reduzca el 20 por ciento de sus emisiones para 2030, aunque sigue siendo un objetivo voluntario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.