Anuncios

Por tardanza, migrantes dañan oficinas de la Comar

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., enero 4 (EL UNIVERSAL).- Más de dos mil migrantes de diferentes nacionalidades dañaron las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), en Tapachula, Chiapas, porque se han paralizado los trámites para solicitar asilo.

Los extranjeros, en su mayoría de Haití, Sudamérica, Centroamérica y África, se congregaron desde el fin de semana pasado, por lo que crearon una larga fila y cerraron una calle por completo a las afueras de la Comar.

Este martes, los extranjeros quienes se cansaron de estar a la espera de que las autoridades mexicanas atendieran sus peticiones de asilo, causaron disturbios, tiraron las vallas metálicas del inmueble y forcejearon con agentes de la Guardia Nacional (GN), que trataron de poner orden, lo que dejó como resultado un migrante lesionado.

Los funcionarios de la Comar y de la GN anunciaron a los migrantes que este miércoles empezarán a ordenar a los migrantes por países para evitar que se mantenga el desorden.

El cubano Jorge Luis pidió a las autoridades que los dividan por países para evitar confrontaciones.

"Mi niña se me desmayó y me caí, nosotros tenemos cinco días en estos trámites", mencionó el migrante.

Ante esta situación, las autoridades de la Comar decidieron suspender las actividades ayer.

Yeny, originaria de Venezuela, que viaja con su esposo y dos hijos, dijo que empleados de la Comar les señalaron que acudieran al Instituto Nacional de Migración, porque ahí tienen la obligación de atenderlos.

"Venimos aquí a pedir refugio porque la situación en nuestro país está muy difícil; no nos escuchan, ya tuvieron sus vacaciones y ahora no quieren trabajar", afirmó la sudamericana.

El migrante de Haití, Jan José llegó el pasado 16 de diciembre a Tapachula y desde esa fecha ha intentado tramitar su solicitud de asilo sin éxito.

"Hay un grupo de haitianos que entraron y las personas dicen que no nos van a atender a nosotros, somos como 5 mil a 6 mil personas que no han podido obtener sus trámites", expresó a EFE.

Uno de los grandes problemas que se han detectado en esta situación ha sido el idioma y la comunicación para realizar los trámites en esta ciudad fronteriza, que es la principal puerta de entrada del resto de Latinoamérica.

Después de los disturbios, elementos de la Guardia Nacional, policías estatales y municipales, resguardaron de manera preventiva las instalaciones de la Comar.

El hecho refleja el flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) detuvo en el año fiscal de 2022 un número inédito de más de 2,76 millones de indocumentados.

Además, la Comar recibió más de ciento 11 mil peticiones de asilo en los primeros 11 meses del año pasado, con lo que 2022 cerraría como el segundo año con más solicitudes en México desde que hay registro.