Un surfista brasileño murió en las célebres olas gigantes de Nazaré

"Marcio Freire, de nacionalidad brasileña, murió esta tarde después de una caída practicando tow-in surfing en Praia do Norte" Nazaré (portugal)
"Marcio Freire, de nacionalidad brasileña, murió esta tarde después de una caída practicando tow-in surfing en Praia do Norte" Nazaré (portugal) - Créditos: @@marciofreiremaddog

LISBOA (AFP).- Un brasileño de 47 años murió este jueves cuando surfeaba en Nazaré, en el centro de Portugal, convirtiéndose en la primera víctima de este célebre lugar para aficionados a las olas gigantes, anunciaron las autoridades locales.

Un hombre de 47 años, de nacionalidad brasileña, murió esta tarde después de una caída practicando tow-in surfing en Praia do Norte”, indicó la Autoridad Marítima nacional de Portugal en un comunicado.

“ Los socorristas constataron que la víctima estaba en parada cardiorrespiratoria , por lo que comenzaron inmediatamente las maniobras de reanimación sobre la arena (...) Después de varios intentos no fue posible cambiar la situación”, precisó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según fuentes locales preguntadas por la agencia AFP, la víctima sería Marcio Freire, uno de los veteranos del surf XXL, que vivió una veintena de años en el archipiélago estadounidense de Hawái, ‘Meca’ del surf internacional.

Siempre, según esas fuentes, las condiciones del mar no eran especialmente peligrosas este jueves.

Cada invierno europeo, la Praia do Norte recibe la visita de numerosos surfistas. Esta playa ofrece condiciones excepcionales para surfear olas gigantes debido a un fenómeno geológico denominado el ‘cañón de Nazaré’: una falla en el fondo del mar de 170 km de largo y 5 km de profundidad que hace que la fuerza del mar se propulse a la superficie al llegar a la costa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En ese lugar, el alemán Sebastian Steudtner fijó el récord mundial de la ola más grande jamás surfeada, cabalgando una de 86 pies (26,2 metros) el 29 de octubre de 2020.

Varios accidentes se habían producido en el lugar desde que el estadounidense Garett McNamara hizo descubrir este lugar a la comunidad de los surfistas de olas gigantes a principios de los años 2010, pero ninguno había tenido un desenlace fatal hasta este jueves.