Superviviente de masacre en escuela de Texas relata al Congreso de EEUU los horrores de ese día

·5  min de lectura

Por Richard Cowan

WASHINGTON, 8 jun (Reuters) - Una niña de 11 años, superviviente del tiroteo del mes pasado en una primaria de Texas, narró el miércoles a los legisladores estadounidenses cómo actuó desesperadamente para salvar su vida después de que el atacante disparó a una amiga que estaba a su lado, diciendo: "Cogí la sangre y la puse sobre mí".

Miah Cerrillo y los padres de múltiples jóvenes estadounidenses muertos y heridos en una oleada de recientes tiroteos testificaron el miércoles ante un panel del Congreso, mientras un grupo bipartidista de senadores trabajaba para ver si había alguna avenencia sobre la seguridad de las armas que demócratas y republicanos puedan acordar.

"Le dijo a mi maestra 'buenas noches' y le disparó en la cabeza", dijo Cerrillo en una entrevista pregrabada y reproducida para la Comisión de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes.

"Y luego disparó a algunos de mis compañeros de clase y a la pizarra", relató, añadiendo: "Disparó a mi amiga que estaba a mi lado... y pensé que iba a volver al aula. Tomé la sangre y me la puse encima".

La joven dijo que teme que este tipo de violencia pueda repetirse en la escuela.

Cerrillo habló dos semanas después del tiroteo perpetrado por un joven de 18 años en la escuela primaria Robb de Uvalde, Texas, en el que murieron 19 de sus compañeros y dos profesores.

Decenas de personas han muerto en una serie de tiroteos masivos en Estados Unidos en las últimas semanas, lo que ha dado paso a la más reciente ronda de conversaciones bipartidistas en el Senado de Estados Unidos.

Su testimonio se produce en momentos en que Estados Unidos ha sufrido más de 200 tiroteos masivos en lo que va del año.

La Cámara de Representantes lleva aprobando desde el año pasado una serie de reformas relacionadas con la seguridad de las armas que probablemente serán bloqueadas por los republicanos en el Senado, sin embargo, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, dijo a Reuters que tiene "confianza" en los negociadores del Senado y señaló que es urgente que el Congreso actúe.

Con los demócratas y los republicanos profundamente divididos sobre las armas, las conversaciones en el Senado se han centrado en objetivos modestos, como animar a los estados a que aprueben leyes de "señales de alerta" para negar las armas de fuego a las personas que se consideren un riesgo para sí mismas o para el público y la financiación federal para mejorar la seguridad en las escuelas.

Un grupo bipartidista de senadores negociaba el miércoles sobre los posibles costos de reforzar el tratamiento de las enfermedades mentales que podrían contribuir a la violencia con armas de fuego y de financiar los programas de señales de alerta de los estados, según los senadores.

El senador demócrata Richard Blumenthal dijo que, aunque "estamos cerca en varios de estos temas", los negociadores todavía tienen muchos detalles que limar.

Durante la audiencia en la Cámara de Representantes, los republicanos del panel se comprometieron a defender el derecho a tener y portar armas protegido por la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Muchos de ellos se han opuesto a propuestas como la de limitar la venta de los rifles de asalto utilizados en la masacre de Uvalde y en otro tiroteo masivo en una tienda de comestibles de Buffalo, Nueva York, en el que murieron 10 personas negras.

"DEFENDERME DEL MAL"

Otra testigo, Lucretia Hughes, del proyecto DC Women for Gun Rights, criticó la idea de más leyes de control de armas.

"Son unos ilusos si creen que eso nos va a mantener a salvo", afirmó, agregando que su hijo de 19 años fue asesinado a tiros en abril de 2016 por una persona con un arma obtenida ilegalmente.

"¿Qué tal si dejan que me defienda del mal? No crees que soy capaz y confiable para manejar un arma de fuego?", añadió Hughes.

Las encuestas de opinión pública muestran que la mayoría de los estadounidenses están a favor de medidas para ampliar la comprobación de los antecedentes de los posibles compradores de armas y otras medidas para frenar el aumento de la violencia armada.

Pero las audiencias del miércoles pusieron de manifiesto las profundas emociones del debate.

Los padres de uno de los estudiantes muertos en Uvalde, entre sollozos, instaron al Congreso a tomar medidas estrictas para controlar la venta de armas.

"En algún lugar ahí fuera, hay una madre escuchando nuestro testimonio (...) sin saber que nuestra realidad será un día la suya a menos que actuemos ahora", dijo Kimberly Rubio, madre de Lexi.

La madre de una víctima de la masacre de Búfalo, presunta obra de un supremacista blanco declarado, preguntó al comité: "¿Qué diablos le pasa a este país?".

Zeneta Everhart, madre de Zaire Goodman, que resultó herido en el tiroteo de un supermercado de Búfalo, añadió: "Los legisladores que permiten continuamente que continúen estos tiroteos masivos al no aprobar leyes de armas más estrictas deberían ser expulsados".

Mientras tanto, el pleno de la Cámara de Representantes debatía un proyecto de ley para elevar la edad mínima para la compra de ciertas armas de fuego de 18 a 21 años y endurecer las prohibiciones sobre las armas no rastreables.

En lugar de presionar para que se voten rápidamente los proyectos de ley más amplios de la Cámara, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, ha optado por dar más tiempo a las negociaciones bipartidistas en su cámara.

Los demócratas han señalado a los republicanos que estarían dispuestos a aceptar un primer paso estrecho con la legislación, incluso cuando el presidente Joe Biden pide medidas más duras, como la prohibición de las armas de asalto.

(Reporte de Richard Cowan y David Morgan; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.