Anuncios

Sudáfrica libera un yate requisado a "Teodorín" Obiang

Johannesburgo, 26 feb (EFE).- La Justicia de Sudáfrica permitió el regreso a Guinea Ecuatorial de un yate que supuestamente pertenecía al vicepresidente ecuatoguineano, Teodoro Nguema Obiang Mangue, más conocido como "Teodorín", y que había sido requisado para pagar una indemnización relacionada con una condena por torturas, informó hoy el abogado que lleva el caso.

La Justicia de Sudáfrica requisó la embarcación a mediados de este mes en relación a una multa impuesta en 2021 contra Nguema Obiang Mangue y que obligó al vicepresidente e hijo del presidente ecuatoguineano, Teodoro Obiang Nguema, a pagar una indemnización de 39 millones de rands (unos dos millones de euros) al empresario sudafricano Daniel Janse van Rensburg por delitos de encarcelamiento ilegal y torturas.

Según el abogado de Janse van Rensburg, Errol Eldson, el superyate fue liberado este martes, pero permanece en un puerto de Sudáfrica para repostar combustible y ser recargado de suministros antes de su partida.

El jefe de Diplomacia Pública del Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Clayson Monyela, rechazó confirmar el estado del superyate ecuatoguineano al alegar que ese era "un asunto privado" del que no podía hacer comentarios, de acuerdo con el periódico Weekend Argus.

Según informaron a ese mismo periódico fuentes "fiables", la embarcación de 67 metros de eslora, bautizada Blue Shadow (Sombra Azul), se intercambió por la liberación de dos ciudadanos sudafricanos, Peter Huxham y Frederic Potgieter, arrestados en Guinea Ecuatorial dos días después de la incautación del superyate por presuntos delitos de tráfico de drogas.

Ambos sudafricanos se preparaban para volver a su país después de haber pasado una temporada trabajando en una plataforma petrolera ecuatoguineana.

Nguema Obiang Mangue, por su parte, se limitó a publicar este domingo en su cuenta de la red social de Twitter una fotografía y un vídeo del superyate, y un breve mensaje.

"La imagen de la felicidad. El barco del Ministerio de Defensa saliendo del puerto de Ciudad del Cabo para Guinea Ecuatorial", escribió.

Ya el pasado domingo, Nguema Obiang Mangue señaló que ese barco pertenecía al Ministerio de Defensa de su país, y lamentó la decisión de Sudáfrica de requisarlo.

"Dicen que al ser yo el encargado de Defensa y de Seguridad de Guinea Ecuatorial, decido quién va o no a la cárcel. Por esta razón retienen un barco del Ministerio de Defensa que está ahí de revisión y unas casitas que compré", escribió en su cuenta de Twitter.

Así, el vicepresidente anunció que su país estaba "estudiando la posibilidad de cerrar su espacio aéreo y marítimo para cualquier avión o barco (...) que quiera entrar o salir de Sudáfrica como primera medida del paquete de medidas que tenemos para responder ante su resistencia a devolvernos el buque".

Janse van Rensburg fue detenido en 2013 en Guinea Ecuatorial y retenido sin haber sido condenado por ningún delito durante unos 550 días, la mayoría de ellos en la prisión de Black Beach -conocida por los malos tratos a los reclusos-, después de que un acuerdo comercial relacionado con la creación de una aerolínea junto al exalcalde de Malabo, la capital ecuatoguineana, no llegase a buen puerto.

En 2021 y después de que Nguema Obiang Mangue no cooperase en el juicio, la corte sudafricana falló que el vicepresidente debía pagar una indemnización al empresario por delitos de encarcelamiento ilegal, tortura y agresión.

Teodorín, que dice no conocer a Janse van Rensburg, apeló sin éxito esa sentencia y alegó que no fue bien informado del procedimiento judicial, recurso que la corte desestimó el pasado 3 de febrero.

Guinea Ecuatorial -país que se independizó de España en 1968- está considerada por las organizaciones pro derechos humanos como uno de los países más corruptos y represivos del mundo.

Teodoro Obiang, de 80 años, gobierna el país con mano de hierro desde 1979, cuando derrocó a su tío Francisco Macías en un golpe de Estado, y es el presidente que lleva más tiempo en el poder.

(c) Agencia EFE