¿Qué sucedería si de un momento a otro abandonáramos la minería?

·10  min de lectura
Un trabajador en una cantera de extracción de piedra caliza.
Un trabajador en una cantera de extracción de piedra caliza.

"Si no puedes cultivarlo, tienes que extraerlo", dice el credo del minero.

La extracción de minerales, metales e hidrocarburos del suelo es una de las industrias más antiguas de la humanidad.

La sociedad depende más que nunca de una variedad más amplia y mayores volúmenes de las sustancias extraídas.

La extracción de nuevos materiales sigue siendo más barata que la reutilización de muchas sustancias, lo que lleva a algunos expertos a advertir sobre la creciente presión de las minas en el mundo natural.

A un grupo cada vez mayor le preocupa que el costo ambiental de la contaminación y la pérdida de biodiversidad causadas por las minas, así como los impactos sociales causados ​​a las comunidades locales, puedan superar los beneficios de la minería, indica Laura Cole de BBC Future.

Y se pregunta: ¿y si detuviéramos por completo la extracción de combustibles fósiles y minerales?

¿Qué pasaría si, para proteger mejor el medioambiente, la humanidad decidiera que el contenido de la corteza terrestre no se utilice más?

Es un escenario poco probable, sin duda, y que causaría dificultades, especialmente si sucediera de repente.

Pero imaginar un mundo sin acceso al subsuelo nos permite examinar cuán dependientes nos hemos vuelto de la extracción.

También nos invita a considerar la frivolidad con la que a menudo desechamos estos materiales.

Mineros artesanales recolectan grava del río Lukushi en busca de casiterita, el principal mineral de estaño, en Manono, República Democrática del Congo.
Mineros artesanales recolectan grava del río Lukushi en busca de casiterita, el principal mineral de estaño, en Manono, República Democrática del Congo.

Victor Maus, investigador en geoinformática y sustentabilidad en la Universidad de Economía y Negocios en Viena, Austria, pasó los últimos tres años revisando imágenes satelitales de la superficie de la Tierra para estimar el área total que los humanos dedican a la minería.

Descubrió que los sitios mineros cubrían alrededor de 100.000 kilómetros cuadrados, área similar al tamaño de Cuba, Guatemala u Honduras, y más grande que República Dominicana, Puerto Rico, Costa Rica, Panamá o El Salvador.

"Y esas son solo las minas que están activas", le dice Maus a Laura Cole, de BBC Future.

En el primer día de un mundo que detuviera la minería, la primera onda expansiva sería para los puestos de trabajo; eliminaría aproximadamente 4 millones de empleos formales. Pero la cuenta no se detendría ahí.

"Hay una cantidad de personas que dependen indirectamente de los sitios mineros", dice Eléonore Lèbre, que investiga en la Universidad de Queensland (Australia) los impactos sociales de la minería.

"En las áreas rurales, donde puede haber habido operaciones mineras durante décadas, hay comunidades que han llegado a depender de ellas", agrega en entrevista con Laura Cole, de BBC Future.

Por ello, más de 100 millones de personas perderían su sustento.

Eliminar el carbón

En un mundo sin minería surgirían pueblos fantasma casi de la noche a la mañana.

Pero estos impactos no quedarían confinados a esas comunidades. Ya al séptimo día se verían consecuencias masivas en la sociedad.

"La energía sería la principal preocupación", dice John Thompson, consultor minero y profesor de sustentabilidad en Vancouver, a Laura Cole. "Y el carbón sería el primero en irse".

"Como ocupa tanto espacio, las centrales eléctricas no pueden tener muchas reservas", agrega.

La cinta transportadora constante de carbón se vaciaría muy rápidamente si la minería llegara a su fin.
La cinta transportadora constante de carbón se vaciaría muy rápidamente si la minería llegara a su fin.

Con el 35% del mundo todavía dependiendo del carbón para la electricidad, pocos países escaparían de una crisis energética repentina.

El uso del carbón para la generación de electricidad varía en el mundo: es el 5% en América Latina y el Caribe, pero el 22% mirando solamente Chile.

Más aún, es de 63% en China y 84% en Sudáfrica, por lo que pronto se sentiría la desigualdad energética entre los países.

Para enfrentar la menor oferta de electricidad, los gobiernos podrían comenzar a mirar hacia el pasado.

En huelgas mineras de Reino Unido en la década de 1970 se impusieron apagones continuos y la racionalización de la electricidad.

"La política de tres días a la semana podría regresar", dice Thompson, refiriéndose a cómo el gobierno británico redujo el trabajo a tres días en lugar de cinco por la escasez de electricidad.

Un efecto indirecto, pero paralizante, sería el corte de las comunicaciones.

Internet, muchos de cuyos servidores aún dependen de la electricidad a base de carbón, se vería recortado.

Las redes de telefonía celular pueden durar más, pero con menos electricidad en la red, cargar dispositivos podría convertirse en un lujo.

Impacto en la construcción

Poco después, los materiales voluminosos escasearían. Las cantidades almacenadas de arena y grava, esenciales para elaborar hormigón, son relativamente bajas y se agotarían en dos o tres semanas, dice Thompson.

"La arena y la grava son los materiales sólidos más extraídos en masa", dice Aurora Torres a Laura Cole, de BBC Future. Torres investiga en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) las presiones ambientales del uso de la arena.

Existe cierta capacidad para reciclar hormigón usado, pero la cantidad que usamos de hormigón fresco supera con creces las tasas de reciclaje actuales.

El pueblo Pedro de Valdivia, en Chile, quedó desierto cuando una mina cercana cerró. En un mundo sin minería, los pueblos fantasmas se crearían casi de la noche a la mañana.
El pueblo Pedro de Valdivia, en Chile, quedó desierto cuando una mina cercana cerró. En un mundo sin minería, los pueblos fantasmas se crearían casi de la noche a la mañana.

También habría problemas de calidad. "La mayor parte del hormigón reciclado sirve para usos de grado inferior, como la construcción de carreteras", dice Torres.

Si bien habría prisa por mejorar los procesos de reciclaje, la construcción de nuevas viviendas se desplomaría a corto plazo.

El problema del gas

Mientras tanto, la temperatura en las casas existentes se volvería cada vez más incómoda a medida que las reservas de gas comenzaran a agotarse después de unas pocas semanas, reduciendo la energía para calefacción y refrigeración.

En economías que dependen de centrales eléctricas de gas para la electricidad, como Emiratos Árabes Unidos (95%), Bolivia (71%), México (62%), Rusia (45%), EE.UU. (41%) y Argentina (34%), los apagones serían más frecuentes.

Y cualquier producción de plásticos que siguiera funcionando estaría restringida a los reciclables a medida que su materia prima de gas desapareciera.

Escasez de metales

Hay más que energía y edificios en la sociedad moderna.

"Después de unos dos meses, las cosas se pondrían realmente interesantes, ya que la detención de la minería afectaría a los metales", dice Thompson a Laura Cole, de BBC Future.

Muchos metales extraídos se negocian a través de bolsas en Londres y Nueva York, donde las cifras negociadas denotan el movimiento real de las existencias físicas en almacenes de todo el mundo.

Vista aérea de un estanque de relaves de cobre de la Minera Valle Central en Rancagua, Chile.
En un mundo sin minería, los viejos desechos y los estanques de relaves podrían presentar una oportunidad para acceder a los metales.

Para el cobre, un excelente conductor que es esencial para casi todos los productos electrónicos, las reservas se reducirían a nada en unas seis a diez semanas, estima Thompson.

Esto llevaría a que el precio de los metales se dispare, y con ello su robo.

La escasez revelaría hasta qué punto los metales se han convertido en el alma de la sociedad.

En al menos 18 países, los minerales metálicos y el carbón representan más de la mitad de todas las exportaciones; para algunos es más del 80%.

En un escenario sin minería de metales, todas las economías de países como Surinam con su minería de oro industrial, la República Democrática del Congo, donde el cobalto es el rey, y Mongolia, un exportador líder de cobre, estarían en riesgo.

Vista aérea de la mina de hierro Alto Bandeira en Brasil.
Vista aérea de la mina de hierro Alto Bandeira en Brasil. Cobre, hierro, aluminio, zinc, plomo y níquel juntos representan el 98% de todos los metales extraídos en el mundo.

"Sería el fin de la sociedad tal como la conocemos hoy", dice Simon Jowitt, geólogo económico de la Universidad de Nevada, Las Vegas, señalando que extraemos más ahora que nunca antes.

Un buen ejemplo de nuestra creciente dependencia de los metales es el teléfono celular promedio, señala Jowitt a Laura Cole.

En la década de 1980, un celular necesitaba unos 20 elementos diferentes. Un teléfono inteligente nuevo necesita más del doble.

Alrededor de tres meses después del final de la minería se terminarían las reservas de metales de tierras raras y otros metales útiles para la tecnología, lo que generaría preocupación para las industrias farmacéutica, automotriz, electrónica y de la construcción.

Esto conduciría a un desempleo masivo en "una escala nunca antes vista", dice Thompson.

Hidrocarburos y alimentos

En el momento del colapso de las cadenas de suministro, las reservas de petróleo finalmente se agotarían.

La producción de gasolina, diésel, plásticos y asfalto para carreteras llegaría a su fin. Y con ellos, la era de los combustibles fósiles.

Después de unos meses, los suministros mundiales de alimentos estarían en crisis.

Monumento dedicado a los trabajadores del petróleo en Caracas, Venezuela.
Venezuela es un importante productor de petróleo y su economía depende de su extracción.

Se estima que el 50% de la producción de alimentos depende de los fertilizantes sintéticos, que se componen de diversas fórmulas de fósforo, potasio y gas natural.

Las energías renovables, sin embargo, serían los reyes definitivos.

Las naciones con la mayor generación de energía renovable por persona tendrían una gran ventaja.

Islandia y Noruega en Europa, o Costa Rica y Uruguay en Latinoamérica, que obtienen casi toda su energía de fuentes hidroeléctricas y geotérmicas, estarían entre las naciones mejor equipadas para capear la tormenta socioeconómica.

Una granja eólica en Uruguay, donde casi la totalidad de la electricidad proviene de fuentes renovables.
Una granja eólica en Uruguay, donde casi la totalidad de la electricidad proviene de fuentes renovables.

La paradoja de las energías renovables es que, en su forma actual, necesitan volúmenes sin precedentes de materiales extraídos no renovables.

Los paneles solares demandan grandes cantidades de silicio para los semiconductores de sus células.

Las turbinas eólicas necesitan metales de tierras raras como el neodimio para los potentes imanes que generan electricidad con el giro de las aspas.

Según el Banco Mundial, en un mundo en vías de mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C, la producción anual de grafito, cobalto y litio será cinco veces mayor para 2050 que la producción actual.

La investigadora de minería y biodiversidad Laura Sonter y sus colegas advirtieron recientemente que extraer los materiales necesarios para la energía renovable aumentará las amenazas a la biodiversidad.

Un cambio radical en la industria

Una carrera sin precedentes por la investigación podría conducir a avances en la tecnología de reciclaje y el diseño circular.

"Los productos se diseñarían para que duren más o para que se puedan desarmar más fácilmente y los componentes se devuelvan al sistema", dice Thompson.

Esto sería un cambio radical para la industria tecnológica, que hoy en día produce baterías que son notoriamente difíciles de reciclar.

Trabajadores en una minería de Bolivia.
Trabajadores en una minería de Bolivia.

La investigación podría canalizarse hacia métodos para extraer metales sin minería, como la electrólisis del agua de mar y las salmueras.

"También puede haber el desarrollo de nuevos biomateriales que podrían imitar o reemplazar el papel de los metales", dice Thompson.

"Afortunadamente, estos probablemente serían más reciclables".

Si se detuviera toda la minería, todavía habría un área del tamaño de Guatemala con niveles degradantes y, en algunos casos, peligrosos, de metales pesados.

"Una mina abandonada puede tener una contaminación crónica durante cientos, si no miles de años", dice Lèbre.

Evitar una catástrofe ambiental y limpiar todas las minas del mundo a la vez costaría cientos de miles de millones o incluso billones.

Sin una planificación cuidadosa, estas nuevas amenazas podrían superar las evitadas por la mitigación del cambio climático.

Quizás con el tiempo, el concepto de huellas materiales, como una adición a las huellas de carbono, se imponga a los gobiernos, a medida que se den cuenta cada vez más de cuánto cuidado debemos tener con todos nuestros recursos no renovables.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.