Succession, recapitulación del episodio 4: Adrien Brody deja a los Roys en una situación desesperada

·7  min de lectura

El nombre del episodio de esta semana de Succession, “The Lion in the Meadow”, me sonaba familiar - resulta ser el título de un libro infantil de 1969, que “sigue a un niño sin nombre que observa a un ‘león grande, rugiente, amarillo, con bigotes’ en el prado fuera de su casa y trata de decírselo a su madre, [que] desestima sus afirmaciones como ‘tonterías’”.

El uso de la frase es literal: Logan, encargado de cortejar a un inversor, tiene que ir de excursión, lo que le sitúa fuera de las oficinas de Waystar Royco y de su lujosa casa, y en la naturaleza. La idea de un hijo que ve lo que nadie más puede ver es totalmente acertada, ya que Kendall -a quien se le pide que acompañe a Logan para demostrar que todo está bien a puerta cerrada- es el único Roy que se da cuenta de lo frágil que está su padre. Por mucho que Shiv haya puesto “ojos de p***” ante la idea de que el patriarca de los Roy se desangre metafóricamente, parece cada vez más probable que su orgullo sea lo que en verdad le mate, ya que la incapacidad de Logan para admitir su debilidad le hace jadear y tambalearse en el camino mientras Kendall le cubre. La visión de los dos hombres con sus gorras de béisbol idénticas, Kendall sosteniendo a su padre por las axilas e insistiendo en su fuerza, sería conmovedora si no se hubieran llamado cosas horribles un minuto antes. “Demasiado sol”, insiste Kendall un poco estridente, mientras Logan se desmaya y cae. Logan podría verlo como “demasiado hijo”, en cambio.

Grabado en un Rando

Los golpes -me refiero a las revelaciones que revuelven el estómago- siguen llegando, ya que justo después de la carta sociópata de Shiv en el episodio anterior, Roman revela que él y Kendall ofrecieron una vez un fajo de billetes a un vagabundo desesperado de Nueva Orleans, y a cambio le pidieron que se tatuara “KR” en la cara. “Kendall consiguió grabar sus iniciales en un rando... Woke-ahontas usando la frente de un pobre como post-it”, se regodea Roman, antes de llevar a la víctima a Waystar Royco y ofrecerle aún más dinero para que haga pública la historia. Desde el incidente, el hombre anónimo se ha borrado el tatuaje con láser; impertérrito, Roman dice despreocupadamente que pagará un millón de dólares por una foto.

El hecho de que la historia le implique a él también no parece molestarle, tal vez porque mientras Kendall juega a ser una persona decente y moral, Roman se conforma con ser un déspota diminuto y permeable, un Calígula de tamaño reducido que necesita desesperadamente un analista freudiano y una ducha fría. “¿No puedo masturbarme en el momento o lugar que yo elija?”, le pregunta a Gerri cuando ella plantea que deberían tener algunos límites en el lugar de trabajo. “¡Estás construyendo un estado policial, Gerri!” Al final -demostrando que mamá sabe más- Gerri le convence de que se quede con la foto del tatuaje como garantía. Cuando ella menciona que va a tener una cita, le vemos momentáneamente sacado de su habitual complacencia: “¿Con quién?”, exclama horrorizado, “¿Montgomery Clift? ¿El fantasma de las Navidades pasadas?”.

Eggwatch

No se me ocurre ninguna manera gentil o decentemente contextualizada de entrar en la escena más extraordinaria de esta semana con Greg, así que permítanme decir simplemente: En este episodio, Tom Wambsgans expresa su deseo de cortarle los testículos a Greg y luego casarse con él, y su entrega de esta inusual petición es tal que honestamente no tengo claro si es una amenaza genuina, una insinuación sexual o un angustioso cumplido. En una de las mejores bromas de la temporada, Tom -cuyo apodo en la oficina es ahora “Terminal Tom” debido a su aparente condición de condenado- ha comenzado a investigar obsesivamente las prisiones y su cultura, haciendo una ordenada carpeta con anillas de posibles candidatos y buscando cómo hacer “vino de escusado”. (“Sigo oyendo muchas cosas buenas sobre ella”, dice sobre una cárcel, como si quisiera solicitar el ingreso en una universidad de moda). Irrumpiendo repentinamente en el pequeño despacho de Greg después de una sesión de estudio especialmente intensa, le pregunta siniestramente: “Greg, ¿qué sabes de Nerón y Esporo?” “No estoy familiarizado con ese tema”, responde Greg, un auténtico millennial que vive la época de Marvel y DC. “Sporus era un joven esclavo, el favorito de Nerón”, continúa Tom. “¿Y sabes lo que le hizo Nerón? Nerón empujó a su mujer por las escaleras, e hizo castrar a Sporus, y en su lugar se casó con él. Y le dio un anillo, y le hizo vestirse como su esposa muerta. Te castraría y me casaría contigo en un santiamén”.

Otras cosas menores suceden con el primo Greg esta semana. Se reúne con Logan, a pesar de que teme que haya “matones y chiflados y rudos jinetes allí para administrar una paliza”, e intenta demostrar que es un “pajarito robusto” aceptando beber un ron con coca cola a algo así como las 11 de la mañana. Es, en general, desgarradoramente dulce como siempre, la misma extraña mezcla entre boyscout de mediados de siglo y un payaso. Aun así, ¿qué podría superar la declaración loca y pervertida de Tom? ¿Cómo puede haber espacio en el cerebro de cualquier espectador para albergar otro pensamiento? Es totalmente posible que, dentro de 10 años, cuando el nivel del mar haya avanzado hasta el punto de que todos nos estemos ahogando, pensando en nuestros últimos momentos en cómo hemos pasado nuestras salvajes y preciosas vidas, simplemente recuerde a Tom Wambsgans expresando su deseo de castrar y casarse con el primo Greg. Un meteorito podría dirigirse inexorablemente hacia nuestro planeta, y con la desconcertante calma de Kirsten Dunst en Melancholia, estaría esperando el inevitable y dulce abrazo de la muerte mientras le doy vueltas en mi mente a la forma en que Tom dice “te castraría y me casaría contigo en un santiamén” como un koan zen.

Brian Cox, Adrien Brody y Jeremy Strong en ‘Succession’ (HBO)
Brian Cox, Adrien Brody y Jeremy Strong en ‘Succession’ (HBO)

Un león en el invierno de su vida

Una de las grandes estrellas invitadas de Succession hace su primera aparición esta semana, ya que el cliente hippie y con gorro que Kendall y Logan visitan en el campo es interpretado por el oscarizado actor Adrien Brody. Es un papel sencillo, diseñado principalmente para facilitar el conflicto entre el alienado equipo de padre e hijo, Kendall y Logan discutiendo ferozmente y luchando por camuflar adecuadamente su odio mutuo. “¿Crees que tu padre debería ir a la cárcel?” pregunta el personaje de Brody, cuyo apoyo a Waystar Royco parece depender de la unidad de la familia. Kendall, a pesar de los millones que penden de un hilo, no se atreve a decir “no” a la pregunta. Es inteligente por parte de Logan elegir este momento específico para pronunciar un discurso acerca de que su hijo es un “buen chico” fundamentalmente - incluso si su afirmación suena tan falsa como cualquier otro cumplido o pedazo de ternura fabricada que ha extendido a sus hijos a lo largo de las tres temporadas de la serie.

Cuando Logan finalmente tropieza y se derrumba en el camino, al negársele un trago de Evian a su “buen chico”, es culpa de su propia necesidad inflexible de ser el más fuerte, el menos falible, el mejor. Los otros Roys, por supuesto, culpan a “Woke-ahontas”. “¿Tienes un fetiche por casi matar a nuestro padre?” se burla Roman. “¿Como “sólo la punta”, pero por asesinar a papá?” El hecho de que Roman parezca creer que cada acción o reacción debe estar motivada por algún deseo sexual secreto es tan poco sorprendente como la eventual revelación de que el genial y rico inversor, asustado por la debilidad de Logan, ha decidido retirar su apoyo financiero a Waystar Royco, dejando tanto a la familia como a la empresa en una situación desesperada e incierta. “No es mi culpa”, se queja Kendall, sombríamente, “que sea un viejo que no puede subir ni una p*** colina”.

Relacionados

‘Succession’: Courtney Love dice que Kurt Cobain habría estado “orgulloso” por uso de la canción de Nirvana

Fanáticos de Succession predicen que Jeremy Strong ganará un Emmy por una escena de dos minutos

HBO renueva Succession y va por la cuarta temporada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.