Anuncios

Una subasta en Ginebra muestra la lujosa vida de la Casa de Saboya durante su exilio suizo

Ginebra, 16 sep (EFE).- La próxima semana la casa de subastas suiza Genève Enchères pondrá a la venta más de 200 objetos de la casa ginebrina en la que vivió con su familia Víctor Manuel de Saboya, hijo del último rey de Italia, un evento que permite vislumbrar la vida que este personaje de la realeza y de la prensa del corazón llevó durante medio siglo de exilio.

Del 18 al 21 de septiembre se pondrán a la venta al mejor postor desde porcelanas del siglo XVIII a cristalerías, tabaqueras de plata o motocicletas del siglo XX, objetos que testimonian décadas de residencia de los príncipes saboyanos en las proximidades de la ciudad suiza.

"Su casa en Vesenaz, a las afueras de Ginebra y construida en los años 70, era muy famosa por su original forma, que asemejaba unas ruinas, y cuando este año la decidieron vender para mudarse a otra parte de Suiza nos propusieron subastar algunos de sus objetos", comentó a EFE el cofundador de Genève Enchères, Cyril Duval.

En la ciudad suiza "estuvieron siempre involucrados en sus responsabilidades como familia real italiana: organizaban muchos actos benéficos y también estaban relacionados con artistas como (el rockero francés) Johnny Halliday", recordó el responsable de la casa de subastas.

BUDAS, TABAQUERAS DE PLATA Y MOTOS

Los objetos, que incluyen muebles, cuadros, estatuas abstractas o figuras de Buda, se muestran estos días en el establecimiento que la casa de subastas tiene en el centro de Ginebra, dispuestos para que el visitante se sienta trasladado al cuarto de estar de una casa llena de arte pop de los 70, que es el estilo con el que Marina Doria, esposa de Víctor Manuel, decoró gran parte de la mansión.

"Es una mujer con un extremado buen gusto, que ornamentó la casa muy acorde con los tiempos, y la vivienda aparecía frecuentemente en las revistas de decoración", recordó Duval.

Doria, en su juventud campeona mundial de esquí acuático, conoció al príncipe de Saboya cuando ambos practicaban ese deporte en el lago Leman, que baña Ginebra: se casaron por lo civil en Las Vegas en 1970, y un año más tarde en una ceremonia religiosa en Teherán.

Un enlace no sin polémica, por la oposición durante años del padre de Víctor Manuel, Humberto II, último rey de Italia.

La pareja (ella tiene 88 años y él 86) vive actualmente en los Alpes suizos, suelen todavía dejarse caer en invierno por glamurosas estaciones de esquí como la de Gstaad, y fue el hijo de ambos, Manuel Filiberto de Saboya, quien vive entre Ginebra, Mónaco, EEUU e Italia, quien anunció recientemente la venta de los enseres familiares.

Entre los más destacados del lado más "pop" de la familia real italiana destacan, por ejemplo, un tapiz del famoso artista Alexander Calder, con un precio de salida de unos 2.000 francos suizos, o tres motos: una Rumi Scoiatollo, una Indian Sport Scout y una MV Augusta Brutale.

Esta última, con un precio de salida de unos 12.000 francos, fue diseñada personalmente para Manuel Filiberto, y en su depósito muestra un escudo con una cruz blanca sobre fondo rojo, el emblema de la dinastía que reinó Italia desde 1861 hasta 1946 e incluso colocó a uno de sus parientes, Amadeo I, como fugaz rey de España entre 1871 y 1873.

DE LO CLÁSICO A LO CONTEMPORÁNEO

Junto a las piezas más modernas, también se ponen a la venta objetos más clásicos que evocan las viejas realezas europeas, como objetos de cerámica de Sèvres, o platos con los escudos saboyano e inglés como recuerdo de cuando los reyes de Italia fueron invitados por la Reina Victoria de Inglaterra a Londres.

El responsable de la casa de subastas comentó, sobre el posible valor que puedan alcanzar los objetos, que ello en parte dependerá de la importancia sentimental que puedan darles los compradores por su significado histórico, aunque aseguró que "esperamos tener éxito y que se alcancen entre 100.000 y 200.000 francos".

El último monarca de la Casa de Saboya en Italia, Humberto II, apodado el "rey de mayo", reinó apenas un mes en 1946 tras la abdicación de su padre, Víctor Manuel III (1900-1946), quien había amparado el ascenso de Benito Mussolini al poder.

Tras la guerra, los italianos optaron en un referéndum celebrado en 1946 establecer una república, y los herederos varones de la dinastía acabaron en el exilio hasta que en 2002 el Parlamento italiano permitió su regreso al país.

El 15 de marzo de 2003 Víctor Manuel de Saboya aterrizaba en su Nápoles natal con su hijo Manuel Filiberto, quien ya había nacido en Ginebra, y con ello regresaba a Italia tras 57 años en el exilio.

por Antonio Broto

(c) Agencia EFE