Para Steve-O, cada acto siempre es el último

·5  min de lectura
JACKASS FOREVER-STEVE O (AP)
JACKASS FOREVER-STEVE O (AP)

Steve-O abandonó la universidad en 1993 y le dijo a todos que su plan era llegar a ser un doble de acción famoso con la ayuda de su cámara de video casera. Recuerda que la gente sintió lástima por él. Para ser justos, no estaba seguro de que su plan funcionaría en lo más mínimo; sólo quería acumular suficientes imágenes locas para dejar una especie de legado.

Steve-O, cuyo verdadero nombre es Stephen Glover, ha pasado su vida tratando cada acto como si fuera su último. Sus papeles en la pantalla han sido impactantes y sus travesuras fuera de la misma tristemente célebres: culminaron con una intervención de Johnny Knoxville y su familia de “Jackass” en 2008 y varias temporadas en rehabilitación.

Así que es una sorpresa tanto para él como para cualquiera que casi 30 años después de hacer esa proclamación salvaje no solo esté vivo y “todavía se salga con la suya”, sino que esté realmente prosperando y ascendiendo en el mundo.

A los 47 años, Steve-O, el hombre que caminó sobre la cuerda floja sobre un foso de caimanes con carne cruda en su ropa interior, inhaló líneas de wasabi y se clavó un anzuelo en la mejilla ante la cámara, lleva 12 años sobrio con una exitosa carrera como comediante de stand-up, un podcast, un perro, una prometida, un libro en camino sobre las enseñanzas de la vida (“A Hard Kick in the Nuts: What I Learned from a Lifetime of Terrible Decisions”) y otra película de “Jackass” en los cines.

“Estoy loco de gratitud”, dijo en una llamada por Zoom desde su autobús de gira. En realidad es una RV (casa rodante), aclara, pero una “RV divertida de clase A”, envuelta con el arte “desagradable” de Steve-O que causa algo de revuelo entre transeúntes que intentan tomarle fotos.

Pero si algo le gusta es llamar la atención.

“Es verdad”, dijo. “En esencia, soy un exhibicionista y la idea de entretener a la gente, de comunicarme de manera auténtica, es realmente de lo que se trata”.

Durante la última década, Steve-O ha estado recorriendo clubes de comedia, construyendo su acto y su audiencia revelando todo sobre su vida salvaje. La pandemia le proporcionó un descanso necesario del agotador estilo de vida de las giras y pudo concentrarse en crear su podcast y mercancía. Cuando comenzó de nuevo, había cruzado un umbral importante para cualquier comediante: pasar de actuar en pequeños clubes a llenar teatros. Su primera función en un teatro con entradas agotadas fue en el Paramount en Austin, Texas con capacidad para 12.000 personas.

“Estaba al borde de las lágrimas”, dijo. “Estaba muy emocionado”.

Pero fue “Jackass”, por supuesto, lo que lo hizo famoso. El estridente programa de MTV comenzó en el 2000 y dio origen a una franquicia de series y películas en las que el elenco combinaba comedia con acrobacias peligrosas y a veces escandalosas. Incluso dentro de ese grupo, Steve-O logró destacarse como uno de los más locos.

Estaba seguro de que la tercera película, “Jackass 3D” de 2010, filmada cuando estaba recién sobrio, sería la última. De hecho, con cada película estuvo seguro de que sería la última. Así que no esperaba que “el capitán”, como llama a Knoxville, propusiera una cuarta. Habían pasado 10 años y ahora todos tenían entre 40 y 50 años. Le preocupaba un poco que pudiera ser “extraño” para la audiencia verlos lastimarse como solían.

Pero Knoxville estaba convencido de que a medida que envejecían, más chistoso era.

“La fórmula es que todos nos juntamos y tratamos de hacernos reír unos a otros. Una vez que nos reunimos, la química evidentemente estaba allí. Era como si nunca hubiéramos dejado de filmar”, dijo. “Estábamos tan locos como siempre. Lo que aprendimos es que nos pueden noquear más fácil y nuestros huesos también se rompen mucho más fácilmente”.

Knoxville ha dicho que esta es la última película por la que arriesgará su vida (una acrobacia con un toro lo dejó con una hemorragia cerebral, una conmoción cerebral, una muñeca rota y una costilla rota). Sin embargo, Steve-O señaló que esta es en realidad la primera vez que no dice que la franquicia ha terminado.

“Dejó la puerta abierta a que hubiera otra película de Jackass. Quién sabe, tal vez ese fue el plan todo el tiempo al reclutar estas caras más jóvenes y frescas como nuevos miembros del elenco”, dijo riendo. “Por lo que sé, esto es solo un ejercicio para reclutar a nuestros reemplazos”.

Cuando terminó la primera temporada de Jackass, Steve-O y los muchachos estaban en la fiesta de despedida en un bar y decidieron que no querían que acabara. Inventaron un juego llamado “No me voy” en el que nadie podía salir del bar sobre sus propios pies. No se permitían golpes, pero iban a hacer todo lo posible para resistirse: hacerse un peso muerto, aferrarse a los muebles... Se volvió una tradición y una especie de símbolo de toda su carrera improbable.

“Cada acto en mi carrera ha sido el último”, dijo. “Si no lo es oficialmente, creo que lo he abordado como tal”.

Pronto anunciará otra etapa de su gira “Bucket List”, en la que viajará en el autobús de Miami a Los Ángeles y hará presentaciones en el camino. Aunque pensó que había usado hasta el último detalle en este espectáculo, recientemente se le ocurrió una idea para otro.

“Será la gira ‘Steve-O’s Gone Too Far’ (Steve-O ha ido demasiado lejos)”, dijo con una sonrisa. “Y no puedo imaginar ninguna forma posible de seguir eso. Así que esa será la última”.

___

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr.