La sororidad de las doulas de aborto ante la pandemia de COVID-19

Redacción Animal Político
·5  min de lectura

Cubrebocas. Gel antibacterial. Careta. Hay que trasladarse al aeropuerto cumpliendo todas las medidas sanitarias. Vannessa tiene miedo de viajar a la ciudad con más contagios por COVID-19. No lo demuestra. Ella no es la mujer que abortará. Solo la acompaña. Así que se muestra fuerte.

Vannesa Jiménez es una doula de aborto. El símil con las doulas tradicionales o acompañantes de madres primerizas se utiliza en varios países para promover el entrenamiento de las mujeres que auxiliarán a otras para interrumpir una gestación.

Lee: El aborto seguro cae 44%; las redes ciudadanas dan acompañamiento a las mujeres

En México, el término es utilizado por Fondo María, una organización especializada en derechos reproductivos que organiza cursos en educación sexual, atención psicológica y legal para las integrantes de colectivos feministas interesadas en guiar a otras mujeres en el ejercicio de ese derecho.

“Ir a la Ciudad de México es como ir a otro país. Me sorprende que siendo mexicana, nuestros derechos estén limitados a una situación geográfica”, cuenta Vannesa, quien también es integrante de la Red Necesito Abortar México.

Durante la pandemia, esta red neoleonesa ha atendido cientos de mensajes de Facebook, whatsapp y correo electrónico buscando información sobre aborto seguro.

Uno de los acompañamientos que Vannesa hizo a la Ciudad de México fue por violación. “El aborto es legal e ilegal al mismo tiempo en todo México, por más absurdo que suene”, cuenta en referencia a que los códigos penales locales solo permiten la interrupción de un embarazo bajo ciertas circunstancias.

En la Ciudad de México, el aborto es legal desde hace 13 años. Entrar a una clínica capitalina ILE (por Interrupción Legal del Embarazo) es como acudir a un consultorio dental. Los procedimientos para realizar un aborto voluntario son ambulatorios, no requieren quirófano ni estancia hospitalaria, por lo que la paciente podrá salir caminando.

Tanto en los servicios públicos como privados, se solicita ir con un familiar o amigo. En caso de que la mujer no tenga ese apoyo en casa es cuando puede acudir a una organización o colectivo feminista para no ir sola.

Garantizar un derecho

Itzel Cruz Palma prepara su despacho de terapia con muñecas y otros elementos de juego para recibir a su paciente. Como psicóloga de la clínica en salud reproductiva Acompáñame, debe platicar con una niña de 11 años que llega de Tabasco a la Ciudad de México con una gestación de 5 meses, resultado de una violación en los primeros meses de la pandemia.

“En los servicios de interrupción (del embarazo), la violencia es una constante”, comparte Cruz Palma en entrevista.

Llamemos María a esta niña de 11 años. Ha pasado una semana, desde que un ginecólogo en Tabasco le rompió la fuente para inducirle un aborto. Luego de haber sido sometida a una práctica ginecobstrétrica inadecuada, es necesario que viaje a la Ciudad de México para que le realicen una Aspiración Manual Endouterina (AMEU).

El procedimiento es ambulatorio y sin dolor, no pone en riesgo la vida de la niña y toma menos de una hora. El resto serán las sesiones de terapia psicológica en su ciudad de origen.

Las redes de apoyo otorgan subsidios cuando la vida podría estar en riesgo, el embarazo es resultado de un ataque sexual o la víctima no cuenta con los recursos económicos para trasladarse a la capital.

En caso de que el procedimiento no pueda realizarse en un hospital público capitalino —donde solo hay atención de lunes a viernes—, tienen convenios con clínicas privadas especializadas en salud reproductiva como Acompáñame o los centros que opera la Fundación Marie Stopes México.

Los lineamientos sanitarios por COVID-19 redujeron el número de citas tanto en unidades públicas como privadas con servicio ILE, restringieron la entrada de los acompañantes y exigen que a las pacientes se les tome la temperatura antes de ingresar a los centros. Ante sospecha de síntomas de coronavirus, las mujeres deberán realizarse una prueba de COVID-19 y solo en caso de resultar negativa podrán regresar a ejecutar la interrupción.

La clínica Acompáñame participa en un programa piloto para documentar los beneficios de la medicina a distancia con servicio TeleILE para dar información sobre aborto seguro a las mujeres que no quieren viajar a la Ciudad de México por miedo a un contagio.

“Hay causales que permiten el servicio TeleILE. La violación es una de ellas. El embarazo adolescente también es un embarazo de alto riesgo y podemos hacer accesible el servicio por esa condición”, explica Ana María Camarillo Zavala, directora de la clínica.

Actualmente, de las 13 unidades ILE públicas capitalinas, 8 centros se mantienen dando el servicio, pero su servicio de “medicina a distancia” aún no está disponible. De hecho, para acudir a una centro de salud reproductiva operando en la emergencia sanitaria es necesario comunicarse a Locatel para tener la información precisa sobre requisitos y horarios de atención.

Dada la baja afluencia a los centros de salud, la alcaldía Azcapotzalco activó un programa de interrupción del embarazo para acudir de manera gratuita a las clínicas de la Fundación Marie Stopes para aquellas mujeres de la demarcación que necesiten ejercer este derecho, pero sin correr riesgo a un contagio por acudir a un hospital público.

Aunque los servicios de Marie Stopes son de bajo costo, las mujeres que no puedan cubrir esos montos y acrediten su residencia en esa alcaldía pueden solicitar el subsidio delegacional enviando un correo electrónico a derechos.humanos@azcapotzalco.cdmx.gob.mx

Las organizaciones y colectivos feministas también han sido muy activas en difundir información sobre aborto seguro en casa. Ipas México, organización internacional especializada en derechos reproductivos, publicó un video sobre el uso adecuado de misoprostol para interrumpir el embarazo. A la fecha, lleva casi un millón de visualizaciones en YouTube.

Las recomendaciones se basan en los criterios avalados por la Organización Mundial de la Salud y para solicitar más información o la valoración de un profesional médico tienen disponible correo electrónico y abierta la comunicación en redes sociales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo La sororidad de las doulas de aborto ante la pandemia de COVID-19 apareció primero en Animal Político.