Anuncios

Sora, la nueva inteligencia artificial que crea videos hiperrealistas

Sora, la nueva inteligencia artificial que crea videos hiperrealistas
Sora, la nueva inteligencia artificial que crea videos hiperrealistas

Cada vez es más impactante e indistinguible de la realidad el trabajo que la inteligencia artificial está realizando con sus nuevas actualizaciones, las cuales facilitan la labor de las personas, automatizando resultados, disponibles de forma inmediata con base en descripciones concretas, pero también generando incertidumbre sobre el futuro de aquellos que laboran en el rubro del entretenimiento.

Una de estas recientes herramientas es Sora, creada por la empresa Open AI, la misma que nos trajo ChatGPT y que ahora convierte textos en videos detallados con personajes y escenas vívidas.

Disponible de momento para algunos desarrolladores y artistas, Sora puede crear videos de hasta 1 minuto con entornos hiperrealistas y escenas ficticias de situaciones, personas, animales, y paisajes que no existen y que podrían engañar a cualquiera.

Aunque Sora tiene muchos errores, pues le falta detalle para crear manos, naturalidad en el caminar de las personas, y a veces entremezcla objetos cuya reacción, forma o dirección física es imposible, sí se las apaña decentemente para impactar al espectador pasando al filtro de lo creíble, todo esto en una era donde la información inmediata y las fake news fluyen gracias al alto consumo de contenido en las redes sociales, factor que podría ser peligroso al no distinguir lo falso de la realidad ya que muchos dan por sentado hechos sin cuestionar.

Una ficticia declaración de guerra de un lider político, un atentado terrorista que nunca sucedió y un noticiero informando muertes masivas por una nueva pandemia son algunos de los riesgos verosímiles de Sora que podrían generar caos y ansiedad.

Por otro lado, Sora es el futuro de la cinematografía, ahora cualquiera que pague la suscripción (cuyo costo sigue siendo desconocido) podrá crear con poco esfuerzo su propia película; solo basta con darle al programa instrucciones específicas sobre lo que uno desea ver en la escena.

Un ejemplo es el siguiente:

Una mujer oriental en sus 20’s camina por el centro de Tokio con luces de neón de fondo. Los colores y el contraste son nítidos. La chica es muy segura y confiada de sí misma, lleva un vestido rojo, una gabardina de cuero, lentes oscuros, unas botas negras y una bolsa en su mano derecha. La calle tiene charcos pues acaba de llover.

Te puede interesar: Estas son las 10 tecnologías IA más populares del mundo

Otras escenas involucran a unos perritos jugando en la nieve, un vistazo a California durante la época de la fiebre de oro y un perrito asomándose por una ventana en una aldea italiana.

Sumándose a los populares generadores de imágenes por computadora como Midjourney y Dall-E, entre otros, Sora y su arquitectura sofisticada ha subido el escalón en desafíos con sus videos, poniendo a temblar a expertos en efectos especiales, programadores, artistas gráficos y desarrolladores de videojuegos, abriendo la ventana al temor de que un día su trabajo sea suplantado por dicha inteligencia artificial. Eventualmente ya no sería necesario pagarle a alguien para hacer un comercial o una cinta, solo bastaría con pagar la suscripción a Sora.

Esta y otras herramientas colocan sobre un delgado hilo y orillan a la extinción el trabajo de locutores, diseñadores, cantantes, actores, directores de cine, modelos, productores, analistas y escritores, envasando la creatividad y menospreciando el esfuerzo de la espontaneidad, la inspiración y el trabajo duro.

El desempeño de Sora es ampliamente efectivo y se estima que los desafíos que la limitan caigan conforme avance su comprensión del entorno y vaya actualizándose con más datos.


Video Relacionado: Así opera la primer cafetería operada completamente por un robot

Ver Video