De Sor Juana a Pérez Prado, en el Festival CulturaUNAM

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 13 (EL UNIVERSAL).- Más de 100 funciones en la que participarán más de 500 artistas internacionales, pero sobre todo nacionales, colaborarán con actividades de ópera, danza, música, teatro, artes plásticas y académicas, en la primera edición del Festival CulturaUNAM, que se llevará a cabo del 30 de septiembre al 16 de octubre de 2022 en 28 sedes de la universidad, con el espíritu de ser una celebración escénica en la pospandemia.

La coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, Rosa Beltrán, asegura que el espíritu del Festival tiene su origen en aquella encuesta que hicieron denominada "Para salir de terapia intensiva, estrategias del sector cultural hacia el futuro" y “tiene por objeto hacer honor a ese esfuerzo que las creadoras y creadores hicieron para seguir, para no abandonar la escena, para continuar produciendo, pese a la precarización natural que trajo consigo la pandemia”, señala Beltrán en entrevista.

Con ese objetivo, el encuentro congregará a artistas y colectivos como Calllithumpian Consort, Lukas Avendaño, Iván López Reynoso y la OFUNAM, DakhaBrakha y Snow Tha Product, pero también la propuesta escénica del canadiense Wajdi Mouawad, los mambos de Pérez Prado, la música de John Zorn, la danza del Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM) y de la Compañía Juvenil de Danza Contemporánea de la UNAM.

"Lo primero que pensamos es que el 90%, por lo menos, de las actividades tenían que estar destinadas a apoyar a la escena mexicana, y eso es lo que hicimos, también pensamos que tenía que ser una oferta vasta, plural, diversa, incluyente, que trataría de abarcar todas las artes, danza, literatura, pero también un tipo de literatura que no es la que siempre se piensa porque esta tiene que ver más con su relación con las partes escénicas y lo perfomativo; desde luego cine, teatro lo mismo que rap y actividades multimedia".

Es así que entre otras propuestas artísticas y musicales destacadas se encuentra el estreno mundial de la ópera "La sed de los cometas", de Mónica Lavín, con música de Antonio Juan-Marcos; con la dirección escénica de Belén Aguilar y con dirección orquestal de José Areán, que dirigirá a la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata (OJUEM). Con esa obra arranca el festival el viernes 30 de septiembre, en la sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (CCU).

La ópera en tres actos --asegura la UNAM en su avance-- que será semiescenificada, relata una serie de sucesos naturales que Sor Juana Inés de la Cruz quiso entender: la erupción del Popocatépetl en su infancia; el eclipse total de sol, ya durante su estancia en el convento de San Jerónimo, así como la inundación de la Ciudad de México en 1629, y el incendio del Palacio de los Virreyes en 1692, poco antes de su muerte en 1695.

A partir de esa noche se sucederán cerca de un centenar de actividades que incluyen un recital de la agrupación estadounidense de música contemporánea The Callithumpian Consort; así como tres programas del Taller Coreográfico de la UNAM siglo XXI, con trabajos de jóvenes coreógrafos.

Otras actividades importantes son el homenaje a Dámaso Pérez Prado, el Rey del Mambo, con la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM) bajo la batuta de Iván López Reynoso; y la presencia de la rapera estadounidense Snow Tha Product, así como de la legendaria Lidya Lunch, que forman parte del programa "Música contra el olvido".

También se escenificará el montaje "Un obús en el corazón", monólogo del dramaturgo canadiense de origen libanés Wajdi Mouawad, considerado un clásico contemporáneo por su manera de revitalizar la tragedia; así como se presentará "La cuarta pared", un proyecto teatral integrado por cuatro monólogos, encargados por CulturaUNAM a Mariana Hartasánchez, Verónica Musalem y David Gaitán.

"El festival lo hemos pensado para el gran público", apunta Rosa Beltrán, quien desde su llegada a la Coordinación anunció la realización de este gran festival para otoño en línea con el tema de la pospandemia, que es uno de los ejes que marcan su gestión, el otro es pospatriarcado; que tienen como base el trabajo con los jóvenes.