Anuncios

Solían ir a la escuela y jugar en la playa del norte de Gaza. Ahora, estos niños se preguntan si algún día volverán a casa

(CNN) -- Antes de la guerra, Mohammed Hamouda y su esposa, Dina, paseaban por las playas del norte de Gaza, donde a sus tres hijos pequeños les encantaba nadar, comer helado y montar en camello por la costa.

Otros días, la familia de cinco miembros se sentaba con parientes en el balcón con vista a un jardín verde en su casa en Beit Lahia. “Mis hijos solían vivir una vida sencilla. Solíamos salir los fines de semana”, dijo a CNN el trabajador de salud desplazado. "Solían divertirse mucho".

Ahora, el sonido de las risas ha sido reemplazado por el de los ataques israelíes que caen sobre el enclave.

“Tienen mucho miedo. Tenemos que estar a su lado todo el día”, reflexionó Hamouda desde Rafah, en el sur de Gaza, de donde han huido. “Siguen preguntándome cuándo volveremos a casa”.

Pero la familia no tiene un hogar al que regresar. Recientemente se enteraron de que su casa en Beit Lahia fue destruida. El hijo menor de Hamouda, Kareem, de 2 años, es demasiado pequeño para entenderlo, pero sus hijas mayores, Ella, de 6 años, y Sila, de 4, quedaron devastadas por la pérdida y no dejaban de llorar. “No pude encontrar palabras para consolarlas”, dijo.

Los hermanos Hamouda, Kareem, de 2 años (izquierda), Ella, de 6 años (centro) y Sila, de 4 años, en una celebración de graduación de preescolar el 15 de junio de 2023. (Crédito: Mohammed Hamoud)

De los 2,2 millones de personas que viven en Gaza, aproximadamente la mitad tienen menos de 18 años. Como resultado del bloqueo parcial de Israel, la esperanza de vida de los palestinos en Gaza ya era una década más corta que en Israel, con tasas de mortalidad neonatal, infantil y materna. La mortalidad es tres veces mayor, según el Banco Mundial. Desde que comenzó la guerra, la vida de los jóvenes en el enclave se ha vuelto aún más frágil.

Casi cinco meses después de la ofensiva de Israel, los niños palestinos en Gaza viven en medio de la violencia, la falta de vivienda, el hambre y la interrupción de la educación. Algunos han quedado huérfanos, mientras que otros viven con el temor de que los ataques israelíes maten a sus padres. Los días pasados ​​jugando con amigos o yendo a la escuela han sido reemplazados por desplazamientos forzados de un refugio a otro, sin ninguna promesa de seguridad. Varios padres y cuidadores dijeron a CNN que les cuesta explicar la guerra a los niños, quienes, según dicen, están psicológicamente aterrorizados por los implacables bombardeos.

Israel lanzó su ofensiva militar en Gaza después de que el grupo militante Hamas atacara a Israel el 7 de octubre, matando al menos a 1.200 personas, incluidos 36 niños, y secuestrando a más de 250 personas más.

CNN se basa en cifras publicadas por el Ministerio de Salud de Gaza y agencias de la ONU para obtener datos sobre muertes y lesiones. CNN no puede confirmar las cifras de forma independiente debido a la falta de acceso de los medios internacionales a Gaza.

Los ataques israelíes en Gaza han alcanzado un nuevo y sombrío hito: más de 30.000 palestinos han muerto, según el Ministerio de Salud. Al menos 8.000 de ellos son mujeres y alrededor de 12.550 son niños, añadió el Ministerio. En promedio, los ataques israelíes en Gaza han matado a casi 90 niños por día desde que comenzó la guerra, según cálculos de CNN basados ​​en cifras del Ministerio de Salud.

"Extraño mi habitación y mis juguetes", dijo Ella a CNN en un mensaje de voz. “Me gustaría poder ver la escuela, ver a mis amigos y a mis profesores.

No hay ayuda para los niños heridos

La campaña militar de Israel en Gaza ha demolido viviendas familiares, arrasado barrios enteros y convertido franjas del territorio en terrenos baldíos llenos de escombros. En las últimas semanas, el ejército israelí intensificó los ataques aéreos en el centro y norte de Gaza, antes de una ofensiva terrestre prevista en Rafah. Familias como los Hamouda temen no tener a dónde huir.

Se estima que casi el 30% de los habitantes de Gaza no tienen un hogar al que regresar, y más del 60% de las unidades de vivienda en toda la franja están totalmente destruidas o parcialmente dañadas, informó en febrero la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas.

Ella sueña con el día en que pueda regresar a la playa con sus amigos, los hermanos Amira, de 8 años, Yehia, de 10 y Mohamed, de 6, dijo Hamouda.

No ha tenido el valor de decirle que Amira murió, junto con su padre, Waseem El Ostaz, y su esposa, Helal, en un ataque a su casa en Beit Lahia, en noviembre. Hamouda solo se sintió capaz de contarle a su hija la muerte de los padres de Amira, que eran amigos cercanos de la familia.

“Lloró mucho y estaba muy triste… Dejó de comer”, dijo Hamouda sobre Ella. “Me pidió que trajera a esos niños después de que terminara la guerra y los llevara a la playa... para compensarlos por haber perdido a sus padres, para que ella pudiera ayudarlos y consolarlos”.

Tanto Yehia como Mohamed resultaron quemados en el ataque, según Hamouda. Yehia también sufrió una fractura en una extremidad inferior. Los dos hermanos fueron desplazados a la casa de un familiar en Deir al-Balah, en el centro de Gaza.

Muchos niños han sufrido lesiones que les han cambiado la vida a causa de los ataques israelíes, según la agencia de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF). Alrededor de 1.000 niños perdieron una o ambas piernas desde el comienzo de la guerra hasta finales de noviembre, informó UNICEF.

Niños palestinos corren mientras huyen de los bombardeos israelíes en Rafah, en el sur de Gaza, el 6 de noviembre de 2023. (Mohammed Abed/AFP/Getty Images)

Los trabajadores de la salud han dicho anteriormente a CNN que no pueden ofrecer tratamiento que les salve la vida a los palestinos heridos en la guerra -incluidos niños y bebés- porque el bombardeo y el asedio de Israel a los hospitales de Gaza han aplastado el sistema médico. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) afirman que Hamáas utiliza hospitales para sus operaciones militares. Hamas niega haber utilizado hospitales como tapadera. CNN no puede verificar de forma independiente ninguna de las afirmaciones.

El desplazamiento forzado genera inseguridad y hambre

Ayas, de 8 años, discapacitado y que vivía en un orfanato en la ciudad de Gaza, se dirigía a un hospital en Rafah cuando murió, dijo Hazem Saeed Al-Naizi, director del orfanato.

Su condición empeoró después de que el orfanato se vio obligado a huir con los 40 jóvenes a su cargo (la mayoría de ellos niños y bebés con discapacidades) y llevarlos al sur. Debido a la escasez, Ayas no pudo conseguir los medicamentos que necesitaba. Sin él, sus músculos se endurecieron, sus convulsiones y su inflamación aumentaron, lo que le dificultaba comer o dormir, dijo Al-Naizi.

Esperamos que esta guerra termine y que termine el sufrimiento de los niños de Palestina. Ayas es sólo un niño entre miles de niños que sufren aquí en Gaza y cuyas vidas están expuestas al peligro todos los días. Mueren de hambre, de enfermedades, de miedo o de los bombardeos”, dijo Hazem Saeed Al-Naizi, director del orfanato.

La UNICEF advirtió en enero sobre una triple amenaza para los niños de Gaza: no solo el peligro de una guerra encarnizada, sino también la desnutrición y las enfermedades. Los bombardeos de Israel y las restricciones a la entrada de ayuda en el territorio han disminuido gravemente los suministros de alimentos y agua, exponiendo a toda la población al riesgo de hambruna.

En febrero, la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés), suspendió las entregas al norte de Gaza después de un ataque israelí a uno de sus convoyes, lo que limitó aún más la ayuda. Poco después, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU también detuvo las entregas, citando ataques.

Se estima que uno de cada seis niños menores de dos años en el norte de Gaza sufre desnutrición aguda, según una evaluación del Grupo Mundial de Nutrición, copresidido por el PMA y UNICEF.

Ayas fue desplazado al menos seis veces antes de su muerte, dijo Al-Naizi. Según la ONU, al menos 1,7 millones de habitantes de Gaza han sido desplazados por la fuerza. Muchos de ellos –incluidos unos 610.000 niños– han buscado refugio en refugios hacinados en Rafah, según Save the Children.

Hazem Saeed Al-Naizi (derecha) y Ayas (izquierda) celebran el Eid en el orfanato de la ciudad de Gaza, el 12 de mayo de 2022. (Hazem Saeed Al-Naizi)

Hamouda, el trabajador de salud, dijo a CNN que su familia había sido desplazada tres veces desde el 7 de octubre. Mientras permanecía en un refugio en Rafah, sus hijos enfermaron por la exposición al frío invierno y a las condiciones insalubres, dijo.

El desplazamiento forzado, incluso a hogares de familiares o conocidos, expone a los niños a las indignidades de vivir en condiciones de hacinamiento y poca privacidad, según Saeed Muhammad Al-Kahlot, un especialista en salud mental desplazado en Rafah con sus tres hijos: Siwar, 15 años, Muhammad, de 9, y Saba, de 7.

“Los niños no duermen en sus propias camas, y como la casa no es su hogar, se les priva incluso de jugar y comer, para no molestar al dueño de la casa”, dijo a CNN. “Estos síntomas aparecen en las preguntas del niño: ‘¿Vamos a quedarnos aquí mucho tiempo? ¿Es este un lugar donde podemos jugar? ¿Cómo hago mis necesidades cuando el baño siempre está ocupado?'”

Hasta 17.000 niños en Gaza están solos o separados de sus padres, dijo UNICEF en febrero: aproximadamente el 1% de la población total desplazada. Los niños cuyos padres han muerto por los bombardeos israelíes –o que han sido separados de sus tutores– se ven obligados a asumir el papel de padres de sus hermanos menores.

“También vi a un niño de apenas siete años que estaba preparando la leche de su hermanita y cambiándole el pañal porque había perdido a su madre”, dijo Hamouda.

Casi 20.000 bebés nacieron en Gaza del 7 de octubre al 19 de enero, informó UNICEF, lo que significa que muchos recién nacidos están comenzando su vida en medio de estas terribles condiciones.

Robado de una educación

Vestida con un vestido azul a rayas y cuello con volantes, Ella solía llevar su mochila rosa y violeta al preescolar, donde jugaba con su amiga Aya.

"Quiero ser piloto", dijo Ella en un mensaje de voz a CNN. “Cuando regresaba a casa (del preescolar) mi madre me esperaba junto a la ventana y sonreía”.

Pero la guerra interrumpió su primer año de escuela: el edificio fue bombardeado en noviembre, dijo Hamouda a CNN. “Ella se pregunta si su amiga Aya todavía está viva o no. Se pregunta qué pasó con su escuela”, dijo.

“Está muy molesta porque no sabe leer ni escribir”.

Según la ONU, se espera que los niños de Gaza pierdan al menos un año de educación debido a la guerra. Una evaluación reciente de los daños realizada por UNICEF identificó más de 160 edificios escolares que fueron directamente afectados. Los informes de campo de la agencia también encontraron que casi cuatro quintas partes de los edificios escolares en todo el enclave han resultado dañados y al menos 26 destruidos.

No hay un lugar seguro para más de 625.000 estudiantes que necesitan escolarización, añadió UNICEF. Hasta el 30 de enero, uno de cada 100 profesores y uno de cada 130 estudiantes han muerto a causa de ataques israelíes.

Trauma psicológico, cambios de comportamiento

El número de niños que necesitan apoyo de salud mental se ha duplicado a más de 1 millón desde el comienzo de la guerra: casi todos niños del enclave, estimó UNICEF.

Niños palestinos esperan para recibir comida en una cocina benéfica en Rafah, Gaza, el 13 de febrero. (Ibraheem Abu Mustafa/Reuters)

Al-Kahlot, especialista en salud mental desplazado en Rafah, trata a pacientes en una clínica afiliada al Ministerio de Salud. Le dijo a CNN que los niños en Gaza muestran síntomas que incluyen “mojar la cama y tener pesadillas, ansiedad por separación, ansiedad por la muerte, evitación de situaciones sociales” y “miedo a salir de casa”.

"Esta situación que estamos atravesando nunca se había visto antes en guerras anteriores", añadió.

La pérdida es una experiencia humana dura y traumática. En la clínica psicológica, uno de los padres, que sufría un ataque de pánico, me dijo que abraza a sus hijos todas las noches antes de acostarse y cree firmemente que ese será su último abrazo”.

Saeed Muhammad Al-Kahlot, especialista en salud mental y padre de tres hijos, desplazado en el sur de Gaza

Los palestinos le han dicho a CNN que se sienten impotentes porque no pueden proteger a sus hijos de la realidad de la guerra. "Como padre, no puedo ayudar a mis hijos, sé lo que necesitan, pero los recursos son muy limitados", dijo Hamouda, añadiendo que espera desesperadamente evacuar Gaza con su familia.

“No hay ningún lugar seguro para que los llevemos a jugar”, reflexionó. “Tengo miedo de perder el alma y temo que puedan resultar heridos o sufrir una discapacidad de por vida.

"Quiero que mis hijos vivan como el resto de los niños del mundo".

Nourhan Mohammed y Eyad Kourdi de CNN contribuyeron con el reportaje de esta publicación.