Sitios turísticos de EEUU, entre el miedo y la supervivencia

GILLIAN FLACCUS
En esta foto del 28 de mayo de 2020, Gwen Parlow y sus hijos Cameron, de 5 años, y Casey, de 2, remontan una cometa durante la pandemia de coronavirus en Cannon Beach, Oregon, EEUU. (AP Foto/Gillian Flaccus)

CANNON BEACH, Oregon, EE.UU. (AP) — Mientras el coronavirus se extendía por todo Estados Unidos, la pequeña población de Cannon Beach, en la costa de Oregon, hizo algo insólito para un destino turístico: asustada por un torrente de visitantes, echó a la gente de sus playas amplias y cerró cientos de hoteles y hospedajes. Se publicaron anuncios de que esta localidad estaba cerrada a los turistas, sin excepciones.

Cannon Beach está a 129 kilómetros de Portland y es conocida por sus enormes formaciones rocosas frente a la costa. “Era algo sin precedentes”, dijo Patrick Nofield, cuya empresa hotelera Escape Lodging posee cuatro hoteles en Cannon Beach y despidió bruscamente a 400 empleados en marzo. “Entramos en fase de supervivencia”.

Ahora ante la inminencia del verano boreal y con la mitigación de la cuarentena, Cannon Beach se encuentra ante las mismas alternativas que miles de poblaciones de todo Estados Unidos que dependen del turismo: cómo equilibrar el miedo al contagio de sus habitantes con la supervivencia económica. Se avecina una temporada de vacaciones que determinará su futuro —o falta de él— y las perspectivas son aterradoramente inciertas.

“¿Cómo se regula la inundación diaria de la ciudad por la gente?”, se preguntó Nofield. “Una de las cosas hermosas de Oregon es que nuestras playas son de acceso libre para todos. “No queremos despojar a la gente de sus derechos, pero ¿cómo lo manejamos y mantenemos la seguridad? Esa es la cuestión”.

La respuesta a esa pregunta es crucial para pequeñas poblaciones rurales como Cannon Beach, demasiado alejadas de las grandes ciudades para beneficiarse con sus economías y tan remotas que temen no contar con atención médica en caso de un nuevo pico de contagios. Las pequeñas localidades que sirven de entrada a los parques nacionales o a sitios de pesca deportiva o excursionismo tienen problemas similares, dijo Carl Winston, director de la Facultad de Hotelería y Turismo Payne de la Universidad Estatal de San Diego.

“¿Cómo se diversifican Cannon Beach y las demás? No hay muchas posibilidades”, dijo Winston, que vio cómo desaparecían las pasantías de verano para sus estudiantes en los resorts. “¿Cómo harán para sobrevivir?”

El condado de Clatsop, donde se encuentran Cannon Beach y otras localidades costeras, tiene hasta ahora 45 casos confirmados del coronavirus, pero Portland, la ciudad más grande de Oregon, que está a menos de dos horas, vio sus hospitales abrumados por los enfermos de COVID-19 durante el pico de la pandemia. Cannon Beach también es un destino para cientos de habitantes de Seattle, donde comenzó la epidemia en Estados Unidos.

El país ha reportado más de 106.000 muertes de COVID-19, casi un tercio del total mundial de 378.000, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.