Anuncios

Sitio industrial de la Florida vertió millones de litros de agua tóxica en la bahía. ¿Cuál es la solución?

Se logró otro hito importante en Piney Point, donde se cerró definitivamente el primero de cuatro estanques tras un desastre medioambiental en el Condado Manatee.

Los operadores del sitio están cada vez más confiados sobre la antigua planta de procesamiento de fosfatos. En abril de 2021, una fuga en el lugar desencadenó una respuesta de emergencia y obligó a verter 215 millones de galones de agua contaminada en la Bahía de Tampa.

Pero las condiciones no dejan de mejorar gracias al compromiso del estado de cerrar de una vez por todas el centro. Este verano, los trabajadores del sitio accionaron el interruptor de un nuevo pozo de control de inyección subterránea que envía el agua tratada al subsuelo, allanando el camino para que los enormes estanques sean llenados de tierra, tapados con césped y equipados con un complejo sistema de drenaje.

“Estoy extasiado”, declaró Herb Donica, el administrador judicial encargado de las operaciones cotidianas de Piney Point. “Por fin tenemos algo que mostrar al público. Esto es casi como la casa modelo de una subdivisión.

“Tenemos una gran zona que solía contener agua tóxica”, dijo. “Ahora está seca y, cuando llueva, se drenará... por lo que el público estará a salvo. No tenemos la posibilidad de que se produzca una rotura o un desbordamiento”.

A pesar de las sugerencias anteriores de que Piney Point pudiera reactivarse como sitio industrial o convertirse en parque, Donica afirmó que las instalaciones permanecerán cerradas mientras se monitorean durante los próximos 50 años.

Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. La plataforma blanca a la izquierda de Herb Donica es un dique, una rampa que impide que el agua permanezca en el estanque. En caso de fuertes lluvias, el estanque está diseñado para desbordarse más allá de la presa y llegar a una zona de recolección de aguas pluviales.

El pasado de Piney Point

Tras su apertura en 1966, Piney Point funcionó durante casi 40 años. El sitio, situado en el lado este de la Bahía de Tampa, cerca de la frontera norte del Condado Manatee, recogía roca fosfórica para procesarla en busca de fósforo, un ingrediente clave de los fertilizantes.

A lo largo de los años, Piney Point acumuló grandes estanques de agua de proceso, un subproducto químico de la descomposición de la roca fosfórica. Esas aguas, con un alto contenido en nutrientes como nitrógeno, fósforo y amoniaco, pueden afectar negativamente a la calidad del agua.

En abril de 2021, una fuga en uno de los estanques desencadenó una alarma ambiental que obligó al Departamento de Protección Ambiental de la Florida a autorizar el vertido de 215 millones de galones de agua en la Bahía de Tampa. Científicos medioambientales locales afirmaron posteriormente que el suceso probablemente contribuyó a un brote prolongado de marea roja en la zona.

Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. Un camión cisterna rocía el camino de tierra que rodea a la pila.
Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. Un camión cisterna rocía el camino de tierra que rodea a la pila.

Pero Piney Point inició sus operaciones antes de crearse la Agencia de Protección Medioambiental (FDEP) para regular las instalaciones industriales que pueden representar una amenaza pública, dijo Donica.

“Esto se remonta a los años 60”, dijo “cuando las empresas y la tecnología corrían por delante de la seguridad pública y crearon toda una vida de problemas”.

Persiste preocupación en la Bahía de Tampa

Los recientes avances en Piney Point se han debido en gran parte al pozo de inyección subterráneo del gobierno del Condado Manatee que se puso en marcha en abril. El sistema bombea agua procesada que ha sido tratada para eliminar nutrientes nocivos a unos 2,000 pies bajo tierra.

Según los operadores del sitio, el pozo ya ha eliminado 110 millones de galones de agua. Con menos agua en la propiedad, los operadores pueden dedicar “toda su atención” al cierre del vertedero.

“Cambió toda la dinámica”, dijo Jeff Barath, director de las instalaciones.

En una reciente declaración elogiando el primer estanque cerrado, el líder de la principal dependencia medioambiental de la Florida dijo que confía en que los planes vayan en la dirección correcta.

“Estoy agradecido por los progresos realizados en Piney Point hasta la fecha —incluidos los trabajos para asegurar y proteger el sitio durante dos huracanes— y me siento alentado por el hecho de que el administrador judicial haya completado esta primera fase de los trabajos de cierre”, declaró Shawn Hamilton, secretario del FDEP. La dependencia “espera con interés el trabajo continuo del administrador para acelerar la siguiente fase de cierre y, finalmente, el cierre completo de la instalación”.

Trabajadores tiran de un revestimiento sobre la tierra de Old Gypsum-Stack North, donde en el futuro se instalarán grandes geotubos para drenar el agua de los sólidos dragados de New Gypsum-Stack South. Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos.

Dave Tomasko, director ejecutivo del Programa del Estuario de la Bahía de Sarasota, también describió el hito como un logro significativo para toda la región de la bahía de Tampa.

“Fue literalmente lo peor que le ha ocurrido a la bahía de Tampa y a la bahía de Sarasota en 50 años”, dijo Tomasko, recordando el vertido de agua contaminada de 2021. “Fue un suceso muy dañino que nos hizo retroceder mucho tiempo. No tener que preocuparnos por eso es algo realmente importante”.

Otros pidieron a los líderes estatales que emprendan acciones con políticas más firmes. En una declaración facilitada al Bradenton Herald, Glenn Compton, presidente de la organización de protección medioambiental ManaSota-88, dijo que Piney Point sigue siendo una “grave amenaza para la salud humana y el medio ambiente”.

“Hay demasiadas incógnitas para inyectar con seguridad líquidos tratados o parcialmente tratados. El funcionamiento de un pozo profundo depende en gran medida de los pronósticos y la buena fe”, declaró Compton.

El pozo de inyección subterráneo cuenta con un sistema de monitoreo que puede detectar la contaminación, pero Compton argumentó que eso no basta para proteger al medio ambiente.

“Si se produce una falla, muy poco se puede hacer para corregirla”, dijo. “Si un acuífero está contaminado, ya es demasiado tarde”.

Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. La plataforma blanca a la izquierda de Jeffrey Barath y Herb Donica es un dique, una rampa que impide que el agua permanezca en el estanque. En caso de fuertes lluvias, el estanque está diseñado para desbordarse más allá de la presa y llegar a una zona de recolección de aguas pluviales.

Suncoast Waterkeeper es uno de los varios grupos que demandaron a Piney Point y al estado de la Florida tras el desastre medioambiental de 2021. Abbey Tyrna, director ejecutivo de la organización, calificó de “gran progreso” el cierre del primer estanque, pero criticó el permiso en borrador que permite a los operadores verter agua rica en nutrientes en la bahía de Tampa.

“Por fin le dedican la atención y los recursos que merece, pero queremos un permiso mejor y transparencia en los registros”, dijo Tyrna.

¿Y ahora qué?

Se seguirá trabajando en el vaciado de los estanques para rellenarlos con revestimientos adicionales, arena, tierra y césped para evitar que retengan grandes volúmenes de agua. Según el FDEP, el estanque New Gypsum Stack South —el mayor depósito del lugar y el que provocó la crisis de 2021— será el siguiente en vaciarse.

Según Donica, el lugar está en vías de cerrar los cuatro estanques de Piney Point a principios de 2025.

Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. La zona blanca del centro es un desagüe para recoger el agua de lluvia, mientras que un complejo sistema de recolección de filtraciones está enterrado bajo tierra para recolectar y tratar el agua atrapada en el interior de la pila.
Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. La plataforma blanca a la izquierda de Herb Donica es un dique, una rampa que impide que el agua permanezca en el estanque. En caso de fuertes lluvias, el estanque está diseñado para desbordarse más allá de la presa y llegar a una zona de recolección de aguas pluviales.
Operadores de Piney Point anunciaron recientemente un hito con el cierre del compartimento Old Gypsum Stack-South, uno de los cuatro estanques que deben cerrarse en la antigua planta de procesamiento de fosfatos. La plataforma blanca a la izquierda de Herb Donica es un dique, una rampa que impide que el agua permanezca en el estanque. En caso de fuertes lluvias, el estanque está diseñado para desbordarse más allá de la presa y llegar a una zona de recolección de aguas pluviales.