Anuncios

Silvana Estrada y Vivir Quintana en Tlatelolco por el respeto

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 11 (EL UNIVERSAL).- Desde que salió Vivir Quintana acompañada de su guitarra, ataviada de una blusa blanca y un chaleco estilo mariachi, así como un pañuelo morado en la muñeca, cientos de mujeres comenzaron a cantar algunas de las estrofas de sus canciones. Algunas otras no pudieron evitar llorar, en la primera edición de "Jornadas de Amor y Libertad" que se celebró en la Plaza de Las Tres Culturas en Tlatelolco.

Quintana contó la historia de cada una de sus canciones, la mayoría inspirada en historias de violencia hacia las mujeres. Una chica le grito "Te quiero" y la coahuilense le respondió: "La querencia es de aquí pa' allá y de allá pacá'"… "Gracias por reunirnos en nombre del amor", agradeció la cantante.

En esta primera edición de "Jornadas de Amor y Libertad", que tiene como objetivo reunir a diversos artistas nacionales y una oferta cultural a favor del respeto, se presentaron Vivir Quintana y Silvana Estrada. La apertura del evento estuvo a cargo de "El David" Aguilar; además, participaron "Las reinas chulas" parodiando a "Sandra Huevas" y "la alcaldesa Limón".

"Adquiramos memoria, libertad de pensamiento", dijo Paco Ignacio Taibo durante su intervención y mientras hablaba sobre la Plaza de las Tres Culturas se le auguraron los ojos y se le cortó la voz.

Finalmente, la veracruzana Silvana Estrada cerró de manera emotiva el concierto en el que también hubo venta de libros y otras actividades culturales: "Estoy muy nerviosa y feliz por estar aquí", dijo Estrada, quien se sorprendió al sentir las gotas de agua por la lluvia que cayó en la Ciudad de México.

Miles de personas corearon sus canciones, la más emotiva en el marco del 8M fue "Si me matan", en la que varias mujeres no pudieron evitar llorar; la cantautora explicó que esa canción fue una forma intentar sanar la herida del miedo antes los feminicidios en México: "Si ustedes se quedan yo me quedó", dijo la cantante cuando arreció la lluvia. Acompañada con una orquesta de cuerdas cerró el evento y los asistentes poco a poco abandonaron la plaza para cubrirse del agua.