Anuncios
Elecciones México 2024:

Cobertura Especial | LO ÚLTIMO

Un siglo después de su muerte, Lenin parece un recuerdo marginal en la Rusia moderna

El cuerpo embalsamado de Vladimir Lenin en su mausoleo en la Plaza Roja de Moscú, el 16 de abril de 1997. (Foto AP/Sergei Karpukhin)

No mucho después de la muerte del fundador de la Unión Soviética en 1924, un popular poeta tranquilizó y conmovió al afligido país con estas palabras: “Lenin vivió, Lenin vive, Lenin vivirá”.

Un siglo después, la alguna vez omnipresente imagen de Vladímir Lenin es en gran medida un recuerdo marginal en la Rusia moderna, a pesar de esas famosas líneas del escritor revolucionario Vladímir Mayakovsky. El mausoleo de la Plaza Roja, donde yace su cadáver embalsamado en un sarcófago abierto, ya no es un lugar de peregrinación casi obligatorio sino un lugar kitsch macabro, abierto sólo 15 horas a la semana. Atrae a muchos menos visitantes que el Zoológico de Moscú.

El rostro con barba de chivo e intenso resplandor que alguna vez pareció inevitable todavía mira fijamente desde las estatuas, pero muchas de ellas han sido el objetivo de bromistas y vándalos. El de la estación Finlandia de San Petersburgo que conmemoraba su regreso del exilio fue alcanzado por una bomba que le dejó un enorme agujero en el trasero. Muchas calles y localidades que llevaban su nombre han sido rebautizadas.

La ideología que Lenin defendió y difundió a lo largo de un vasto territorio es una especie de distracción secundaria en la Rusia moderna. El Partido Comunista —aunque es el grupo de oposición más grande en el parlamento— tiene sólo el 16% de los escaños, sobrepasado por Rusia Unida, la base del poder político del presidente Vladímir Putin.

Lenin “resultó ser completamente superfluo e innecesario en la Rusia moderna”, dijo a The Associated Press el historiador Konstantin Morozov, de la Academia Rusa de Ciencias.

El dirigente del Partido Comunista, Gennady Zyuganov, habla como si Lenin todavía estuviera a cargo: “100 años después del día en que su corazón grande y bondadoso se detuvo, comienza el segundo siglo de la inmortalidad de Lenin”, declaró.

El propio Putin parece inclinado a mantener a Lenin a distancia, incluso dirigiéndole algunos golpes.

En un discurso tres días antes de la invasión de Ucrania en 2022, Putin descartó su estatus soberano como un vestigio ilegítimo de la era de Lenin, cuando era una república separada dentro de la Unión Soviética.

“Como resultado de la política bolchevique surgió la Ucrania soviética, que aún hoy puede llamarse con buena razón ‘la Ucrania de Vladímir Ilich Lenin’. Él es el autor y el arquitecto”, dijo Putin.

En un discurso pronunciado un año antes, Putin dijo que permitir a Ucrania y a otras repúblicas el derecho nominal de secesión había puesto “la bomba de tiempo más peligrosa”.

Cualesquiera que sean las objeciones a esas políticas, Putin también es claramente consciente del vínculo emocional que Lenin mantiene con muchos rusos, y no apoya las iniciativas que surgen periódicamente para retirar su cuerpo del mausoleo.

“Creo que deberíamos dejarlo como está, al menos mientras vivan aquellos —y hay bastantes personas— que vinculan sus vidas, sus destinos y ciertos logros... de la era soviética con eso”, expresó en 2019.

Dichos vínculos pueden persistir durante décadas. Una encuesta de opinión realizada en 2022 por la agencia estatal de encuestas VTsIOM encontró que el 29% de los rusos creía que la influencia de Lenin se desvanecería tanto en 50 años que sólo sería recordado por los historiadores. Pero esa respuesta fue sólo 10 puntos porcentuales menor que la respuesta a la misma pregunta una década antes, lo que sugiere que Lenin aún es importante.

El control de Lenin sobre el corazón de Rusia es todavía tan fuerte que hace tres años la Unión de Arquitectos Rusos sucumbió a una protesta pública y canceló un concurso en el que se solicitaban sugerencias sobre cómo podría utilizarse de otra manera su mausoleo en la Plaza Roja. Esa competencia ni siquiera pedía específicamente la remoción del cuerpo de Lenin.

Lenin murió el 21 de enero de 1924, a los 53 años, gravemente debilitado por tres derrames cerebrales. Su viuda, Nadezhda Krupskaya, quería que lo enterraran en una tumba convencional.

Los colaboradores más cercanos de Lenin habían temido su muerte durante meses. El artista Yuri Annenkov, llamado para realizar su retrato en la dacha donde convalecía, dijo que tenía “la sonrisa indefensa, retorcida e infantil de un hombre que había caído en la infancia”.

En medio de esas preocupaciones, Josef Stalin habló en una reunión del Politburó sobre la propuesta de “algunos camaradas” para preservar el cuerpo de Lenin durante siglos, según una historia de la agencia de noticias rusa Tass. La idea ofendió a León Trotsky, el lugarteniente más cercano de Lenin, quien la comparó con las sagradas reliquias exhibidas por la Iglesia Ortodoxa Rusa —una acérrima oponente de los bolcheviques— que “no tenía nada en común con la ciencia del marxismo”.

Pero Stalin, quien alguna vez fue estudiante de la escuela de teología, comprendía el valor del análogo secular de un santo.

Es posible que el clima haya inclinado la balanza. Se dice que las temperaturas eran de 30 grados Celsius bajo cero (22 grados Fahrenheit bajo cero) cuando el cuerpo de Lenin fue exhibido durante un velorio en Moscú, lo que detuvo su descomposición e inspiró a las autoridades a construir apresuradamente un pequeño mausoleo de madera en la Plaza Roja y realizar esfuerzos para preservar el cuerpo.

Una versión más modernista de las antiguas pirámides escalonadas, revestida por una sombría piedra de color rojo intenso, fue inaugurada en 1930. Para entonces, Trotsky se había visto obligado a exiliarse y Stalin tenía el control total, reforzado por la determinación de presentarse como absolutamente leal a los ideales de Lenin.

Al final, el culto a “Lenin después de Lenin” puede haber funcionado en contra de la Unión Soviética en lugar de fortalecerla al imponer una mentalidad rígida, en opinión de algunos historiadores.

“En muchos sentidos, la tragedia de la URSS residió en el hecho de que todas las generaciones posteriores de líderes intentaron depender de ciertos ‘testamentos de Lenin’”, escribió Vladímir Rudakov, editor de la revista Istorik, en la edición de este mes.

El poema de Mayakovsky que proclamó la inmortalidad de Lenin fue “una palabra de despedida, un hechizo o una maldición”, dijo Rudakov.

Alrededor de 450.000 personas desfilan ante el cadáver de Lenin cada año, según Tass, alrededor de un tercio del número de visitantes del Zoológico de Moscú y un marcado contraste con la era soviética, cuando filas que parecían interminables cruzaban la Plaza Roja.

Los guardias de honor cuyas rotaciones a pasos de oca fascinaban a los visitantes fueron retirados del exterior del mausoleo hace tres décadas. En el desfile militar anual que atraviesa la Plaza Roja, la estructura queda oculta a la vista por una tribuna desde donde los dignatarios observan las festividades.

Lenin sigue allí, sólo que ahora es más difícil de ver.

___

Jim Heintz, quien ahora reside en Estonia, ha cubierto Rusia para The Associated Press desde 1999.