“Sharing Grandmothers”, un homenaje transatlántico y multidisciplinario a la mujer negra

·5  min de lectura

Hace más de 150,000 años nació en África la primera madre de nuestra especie, que más tarde tendría la dicha de convertirse en la primera abuela. Es ella la Abuela Cero, tatarabuelísima de todos los seres humanos, tanto mía como de usted y de nuestros primos más lejanos por todos los rincones del planeta. Si genéticamente somos todos miembros de una sola familia, nietos de una misma abuela, ¿por qué nos tratamos como extraños?

Por teléfono desde la casa de sus padres en Cuba, con el cantar de un gallo insistente como música de fondo, el actor y director de teatro Carlos Miguel Caballero explica la inspiración para su último proyecto, “Sharing Grandmothers”, una producción de Fundarte que tendrá su estreno norteamericano en Miami el 29 de enero.

“Quería contar la historia de la mujer africana a través de distintos recursos, la composición de canciones, la filmación de imágenes y la música”, explica Caballero.

A Caballero le han interesado desde hace tiempo los temas de la inmigración, del racismo, de la situación de la mujer. Y ya había trabajado con Inés Barlatier, una joven artista haitiana-miamense que lleva cantando en escenarios del sur de la Florida desde que tiene doce años. Barlatier, que aprendió su oficio a los pies de su papá, un gran percusionista haitiano, actuó en la producción de “Writing in Sands” creado por Caballero en el año 2019. Los públicos que vieron este show recordarán la gran fuerza comunicativa de la cantante que convence con la honestidad y fuerza con que comunica sus emociones en el escenario.

Caballero estaba en un congreso en las Islas Canarias cuando escuchó por primera vez a LORNOAR, una popular y polifacética artista camerunesa que ha llevado el arte de su país hasta la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Al conocerla, tuvo un flash: “En ese momento dije, ‘Caramba, si hiciera algo con estas dos mujeres, sería genial, y me quedé con eso dándome vueltas en la cabeza”.

Con esa meta a cuestas, empezó a investigar las vidas y contribuciones de las que él llama “las grandes damas” negras de la historia reciente -mujeres tan magníficas e impactantes como Nina Simone, Harriet Tubman, Miriam Makeba, para nombrar algunas. ¿Tendrán algo en común, estas damas, una superpotencia que les ayudó, no sólo a sobrevivir, sino a florecer, como plantitas que logran crecer en la rajadura de la acera y terminan rompiendo el cemento? “Tenía muy claro en mi cabeza qué música era la que quería que sonara, qué imagen es la que quería que saliera expuesta”, dice Caballero. Tan sólo le faltaban los artistas para que pudiera llevar su visión al escenario.

Póster de “Sharing Grandmothers”.
Póster de “Sharing Grandmothers”.

El apoyo de Knight Foundation hizo posible traer a luz este proyecto internacional y multidisciplinario, en el que confluyen música, teatro y danza. Caballero lo describe como un “viaje a la semilla”. Sigue los ciclos de la vida humana, pero empieza en su conclusión para llegar finalmente a su principio.

“Empiezo por un entierro, los cantos funerarios, la muerte”, explica Caballero. “Después pasamos a la pubertad, el matrimonio y las hormonas revueltas, para terminar con las canciones de cuna y el nacimiento”.

Al inicio, el desarrollo del trabajo se llevó a cabo, como tantos otros en este “período especial”, a través de Zoom. Al final, en agosto del 2021, viajaron todos los artistas de Miami hasta Camerún. Según Caballero, todo empezó a fluir cuando tocaron tierra africana: “Fue una comunión de todas las cosas… en tres días lo tenía todo”, dijo. “Hemos hecho un trabajo de creación de verdad, en el sitio, conociendo a la gente, arriesgándonos”.

 Inés Barlatier
Inés Barlatier

Las dos protagonistas no solamente actúan, sino que también compusieron muchas de las canciones que se escuchan en la obra. Por ejemplo, se escuchará a Barlatier cantar “Mama is a Rock”, un tema alegre y pegadizo que es un homenaje a su propia mamá, una mujer que crio a seis hijos en una tierra nueva que no era la suya, enseñándoles a amar su cultura y dándoles todo su cariño al estilo de toda buena madre caribeña sin importar la isla de su procedencia.

LORNOAR
LORNOAR

Será interesante escuchar a LORNOAR, por su parte, cantar “Strange Fruit”, de Billie Holiday. ¿Cómo interpretará una mujer africana una canción que describe con extraña poesía la cruda brutalidad de los linchamientos que ocurrían en los estados sureños de los Estados Unidos -y con frecuencia en la Florida, aunque da vergüenza decirlo- y no terminaron hasta finales de los años sesenta?

Las voces de LORNOAR y Barlatier son cristalinas, apasionadas como la del sinsonte en el poste de teléfono, cantando su primera canción a la mañana. Tienen, como dice Caballero, unos sonidos “autóctonos”, particulares a sus diferentes lugares de origen, pero las dos dominan una amplia gama de estilos diferentes -de folk a funk, canciones de cuna y de cabaret. Al juntar estos elementos, sus voces combinan en una deliciosa armonía; parece que se conocieran desde hace años, y no desde hace unos pocos meses.

De izquierda a derecha: Michael Mbarga, LORNOAR, Inez Barlatier y Bobby Badjang.
De izquierda a derecha: Michael Mbarga, LORNOAR, Inez Barlatier y Bobby Badjang.

Estarán acompañadas en el escenario de grandes músicos de ambos lados del Atlántico. Dos de ellos son de Camerún: el percusionista Bobby Badjang, que toca cajón, batería y bongó y el guitarrista Michel Mbarga, que también toca balafón, una especie de xilófono de madera que originó en Mali. El bajista, Jefferson Joseph, es de Miami. Caballero contó adicionalmente con la colaboración del destacado compositor cubano Pavel Urquiza como director musical y Randy Valdés como cinematógrafo.

La obra no sólo intenta conectar a artistas, sino a todas las personas que forman parte de la diáspora africana, bien sean haitianos o cubanos, brasileños o estadounidenses. Por la acogida en el auditorio de Tenerife en donde tuvo su estreno mundial, “Sharing Grandmothers” conecta con el público también. La reacción, según Caballero, fue algo “impresionante”. “Y al final, los artistas hacemos esto por eso -para que llegue, porque es una gotita más para tratar de cambiar este mundo”.

“Sharing Grandmothers” , sábado 29 de enero, 8:00 p.m. y el domingo 30 de enero, 3:00 p.m., Mid-Stage del Miami-Dade County Auditorium, 2901 W Flagler St., Miami, FL 33135. Entradas: $40 adultos, $35 personas mayores, $25 estudiantes, grupos $20 y silla de ruedas también $20. Las personas mayores y estudiantes deberán presentar identificación. Boletos en Ticketmaster (800) 745-3000 y en la taquilla del Miami-Dade County Auditorium, de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. Más información: (305) 547-5414 o visite www.fundarte.us

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.