Anuncios

"No se puede ser neutral ante un genocidio", dice Greta Thunberg

Copenhague, 5 dic (EFE).- La activista medioambiental sueca Greta Thunberg rechazó este martes que ella y el movimiento climático Fridays for Future (FFF) se hayan radicalizado y aseguró que seguirá apoyando la causa palestina porque se esta cometiendo un "genocidio".

"Cuando expertos de la ONU instan al mundo a actuar para impedir un genocidio, como seres humanos tenemos una responsabilidad. Exigir el fin de esta violencia es una cuestión de humanidad básica, invitamos a todos los que puedan a hacerlo. El silencio es ser cómplice. No se puede ser neutral ante un genocidio", escriben Thunberg y otros activistas de la sección sueca del movimiento.

En un artículo publicado en el diario Aftonbladet, titulado "Seguiremos apoyando a Palestina", acusa a Israel de bombardear infraestructuras básicas como hospitales, escuelas y campamentos de refugiados y de usar el hambre "como un arma de guerra", citando a la ONG Oxfam.

"Fridays for Future no se ha radicalizado o se ha vuelto político. Siempre hemos sido políticos, porque siempre hemos sido un movimiento por la justicia", escribe Thunberg, recordando que todos los grupos de FFF son autónomos y que el artículo sólo representa a la sección sueca.

Reclamar la justicia climática se basa en una preocupación por las personas y sus derechos, por lo que solidarizarse con los palestinos y todos los civiles afectados es una "obviedad", argumenta el artículo.

"Que Hamás en un ataque terrible asesinara a civiles israelíes no puede de ninguna manera legitimar los crímenes de guerra de Israel. Cometer un genocidio no es autodefensa ni proporcional", apunta FFF-Suecia.

Thunberg recuerda además que, como movimiento sueco, FFF tiene una responsabilidad por la colaboración del Gobierno con empresas armamentísticas israelíes, lo que convierte a Suecia en apoyo financiero de "la ocupación y la muerte".

La activista sueca ha pedido públicamente el fin de la guerra y ha apoyado la causa palestina en las últimas semanas, luciendo en manifestaciones el tradicional pañuelo palestino blanco y negro, lo que le ha valido algunas críticas.

(c) Agencia EFE