Senderistas hallan misteriosa sustancia cristalina en un bosque de Nueva York. ¿Qué enigma encierra?

Usuaria de Reddit Goat-scream11.

Recientemente un grupo de senderistas que recorrían los bosques de las Montañas Catskill, en el estado de Nueva York, encontraron algo extraño en el suelo.

Se trataba de un par de ramas rotas con una vegetación de color verde brillante en ambos extremos, algo que parecía cristales, según puede verse en una fotografía que se tomó en las montañas.

El intenso color sobresalía en la naturaleza, y era más parecido a una gema rara o a algo químico que a una simple vegetación de otoño. Sin embargo, ese brillo podía ser una advertencia, una forma de decir mira, pero no te atrevas a tocar lo desconocido.

Una senderista lo tocó.

“Me cautivó su color”, escribió la usuaria de la red Reddit, goat-scream11 en su cuenta, al tiempo que colgaba una foto del “bello” y extraño hallazgo.

Muchos visitantes criticaron a goat-scream11 por recoger un objeto extraño en un bosque sin protegerse las manos, sobre todo uno que parecía algo que había caído a la tierra desde el espacio exterior, o que había llegado al lugar desde alguna misteriosa dimensión.

“No fue una decisión sabia”, reconoció la usuaria.

Afortunadamente solo sostuvo las ramas unos breves segundos, y enseguida se lavó las manos con el jabón desinfectante Purrell , como medida de precaución.

Algunos usuarios de las redes sociales sugirieron que las formaciones cristalinas verdeazulosas podrían abarcar toda la gama, y uno ofreció una explicación perfectamente terrestre: un hongo.

Específicamente, un tipo de hongo conocido como champiñón verde o taza de elfo, llamado así por la “característica forma de tacita” que tiene, de acuerdo con la página web iNaturalist.

Este hongo crece en la madera podrida y adquiere su color a través de la propagación de micelios, señalan los expertos.

El ejemplo que se halló en las Catskills parece ser particularmente vibrante si se compara con otros hallazgos.

Goat-scream11 no es la primera persona que se fascina con el extraordinario color del hongo. Hay varios ejemplos, que se remontan a siglos pasados, de carpinteros que buscaban “robles de color verde” para agregarle estilo y elegancia a un trabajo dado, y en la actualidad, la madera manchada de micelios se sigue usando.

Traducción de Jorge Posada