Anuncios

Senadores de EEUU presentan ley para mantener vigentes sanciones al régimen de Maduro

Cuatro senadores de Estados Unidos presentaron un proyecto de ley para garantizar que sigan vigentes las sanciones impuestas al régimen del gobernante Nicolás Maduro y a 150 de sus miembros acusados de abusos a los derechos humanos.

El senador republicano de la Florida, Marco Rubio, hizo el anuncio este jueves cuando se vence la fecha límite establecida por la administración del presidente Joe Biden para que Maduro libere a los rehenes estadounidenses y comience un proceso de reformas democráticas.

Las sanciones expirarán el próximo 21 de diciembre y con la Ley de Reautorización de la Sociedad Civil y Defensa de los DDHH de Venezuela de 2023 Rubio y los senadores Rick Scott (R-FL), Ted Cruz (R-TX) y Bill Hagerty (R-TN) buscan que se mantengan vigentes.

El proyecto de ley reautorizaría por dos años las sanciones de visas estadounidenses a funcionarios venezolanos que aprueban los viajes de oficiales militares rusos a Venezuela y la prohibición de exportar armas de asalto y otras herramientas de control de multitudes al ejército venezolano.

También las sanciones de bloqueo de visas y propiedades a funcionarios venezolanos declarados responsables de violar los derechos humanos internacionalmente reconocidos de miembros de la sociedad civil venezolana y activistas de derechos humanos, según la Ley de Defensa de los Derechos Humanos y de la Sociedad Civil de Venezuela de 2014.

“Las sanciones de DDHH siguen siendo una herramienta crucial para ayudar a los venezolanos que siguen sufriendo bajo el régimen criminal de Maduro. Tenemos el deber moral de garantizar que este narcorégimen rinda cuentas por sus innumerables crímenes y que las sanciones sigan vigentes”, dijo Rubio.

Un funcionario de la Casa Blanca recientemente dijo a McClatchy que la administración de Biden impondría de nuevo las sanciones que levantó parcialmente si Maduro no cumple con lo acordado en varias negociaciones y que selló con un acordado con la oposición venezolana en Barbados.

El acuerdo incluye realizar las elecciones presidenciales en 2024, reformar el sistema electoral, permitir observadores internacionales, liberar a todos los presos políticos, entre otros asuntos.

Tras la firma del convenio, Biden otorgó una licencia general de seis meses que autorizaba temporalmente transacciones estadounidenses relacionadas con el sector de petróleo y de gas en Venezuela, y una segunda licencia general que autorizaba las operaciones de la estatal Minerven, una empresa minera de oro previamente sancionada que había estado comercializando en el mercado negro.

Pero luego de las elecciones primarias de la oposición venezolana del 22 de octubre, el Tribunal Supremo de Justicia chavista anuló el proceso y los resultados y acusó a los integrantes de la Comisión Nacional de Primarias de usurpación de funciones, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

‘Ausencia de concesiones importantes’

Rubio dijo durante una audiencia en el Senado con el el secretario de Estado Antony Blinken que a los chavistas “les tomó solo dos semanas violar” el acuerdo.

“Cancelaron las elecciones primarias de la oposición y continúan prohibiendo al ganador de las primarias. Básicamente borraron las elecciones. Han roto el trato. ¿Vamos a volver a imponer sanciones?”, preguntó a Blinken quien dijo que esa opción estaba sobre la mesa.

El senador Rick Scott dijo este jueves que “una y otra vez hemos visto al presidente Joe Biden apaciguar a dictadores asesinos como Maduro levantando las sanciones, permitiendo que millones de dólares alimentaran su peligroso régimen y desestabilizaran aún más la región”.

Consideró que el pueblo de Venezuela tomó su decisión respaldando a María Corina Machado como líder legítima de la oposición en las elecciones primarias, y ahora Estados Unidos debe aprovechar “todas las oportunidades que tiene para brindar todo su apoyo a la voz por la libertad, utilizando todas las sanciones al alcance de nuestra nación para hacer que Maduro rinda cuentas”.

Su colega Bill Hagerty coincidió en decir que Biden “continúa apaciguando a la dictadura de Maduro y ofreciendo un amplio alivio de las sanciones por simples promesas de tener elecciones libres y justas, incluso cuando el régimen continúa su brutal represión contra la sociedad civil”.

“Me complace unirme a mis colegas para presentar esta legislación que busca garantizar que se mantengan las sanciones a este régimen narcoterrorista en ausencia de concesiones importantes y creíbles para restaurar la gobernabilidad democrática en Venezuela”, expresó.

Las sanciones es un tema que divide a los venezolanos en la Florida, estado donde se concentra el 47% de la población de ciudadanos de Venezuela en EEUU.

Una encuesta de realizada por Latino Public Opinion Forum del Jack D. Gordon Institute for Public Policy de la Universidad Internacional de Florida (FIU) determinó que el 54% dice que las sanciones no han propiciado un camino hacia la democracia, casi el 40% cree que tienen un impacto negativo en el ciudadano promedio y alrededor del 43% considera que fortalecieron al régimen chavista.

El 56% dice que las sanciones económicas fortalecieron los vínculos del régimen con países no democráticos y alrededor del 30% de los encuestados cree que las sanciones han sido efectivas.