Las seis claves que convirtieron a Mijail Gorbachov en uno de los hombres más influyentes del siglo XX

·2  min de lectura
bush/Gorbachov
Mikhail Gorbachov y el presidente estadounidense George H. W. Bush

Reformador, pacifista, decididamente audaz y renovador, Mijail Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética, a la que intentó salvar con una política sorprendente e innovadora en todos los frentes, será recordado en la historia por una serie decisiva de hitos que marcaron el final del siglo XX y cambiaron para siempre el mapa y la política mundiales.

Los siguientes son los puntos decisivos de aquellos años de transformación que encabezó:

  • Luego de un rápido ascenso en las filas del Partido Comunista de la URSS, en 1985, el joven dirigente que era entonces Gorbachov quedó al frente de una superpotencia que llevaba años de decadencia. Sus aires renovadores le permitieron echarse al hombro la responsabilidad de revertir una tendencia que parecía inexorable.

  • Su estrategia tenía tanto un frente externo como interno. Puertas adentro, impulsó las políticas de glasnost (transparencia) y perestroika (restructuración), con las que buscó reformar la política y la economía de un imperio excesivamente burocrático y centralizado, desafiando una estructura y una jerarquía conservadoras.

  • Puertas afuera, Gorbachov practicó una política exterior pacifista, llevando de hecho a la URSS a renunciar a su papel de gran potencia mundial. Pactó sobre todo históricos acuerdos de reducción de armas nucleares con el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, quien por su parte se había propuesto derrotar “al imperio del mal”.

Mijail Gorbachov consultando su reloj antes del discurso televisado en el que anunció su renuncia el 25 de diciembre de 1991
Mijail Gorbachov consultando su reloj antes del discurso televisado en el que anunció su renuncia el 25 de diciembre de 1991 - Créditos: @Getty Images
  • Poco después decidió la retirada de Afganistán en 1989, tras diez años de ocupación de ese país, y también decidió sacar la bota de encima de los países de Europa de Este, lo que condujo a la caída del Muro de Berlín en 1989 y la rápida sucesión de derrumbes de los regímenes comunistas que regían desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

  • Tras sobrevivir a un golpe de Estado interno que pretendía retrotraer las cosas al punto donde estaban cuando asumió el poder, Gorbachov firmó en diciembre de 1991 un decreto donde declaraba la extinción de la Unión Soviética, que tras más de siete décadas salía del mapa del mundo.

  • El líder que quiso reformar la URSS y acabó impulsando su final cuenta con legiones de defensores y detractores. Por su apertura dentro y fuera del país, por su talante demócrata, reformista y pacifista, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1990. Había hecho, como muy pocos en la historia, un mundo mejor.