Seguridad insegura: cientos de guardias nacionales en Washington positivos por covid-19 o en cuarentena

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

A la ciudad de Washington, capital de Estados Unidos, arribaron decenas de miles de militares de la Guardia Nacional, para vigilar y ofrecer protección luego de que simpatizantes de Donald Trump asaltaron el Capitolio el 6 de enero pasado. La Guardia Nacional ha custodiado los principales edificios gubernamentales desde entonces, durante los actos de la inauguración de la presidencia de Joe Biden y permanecerán allí al parecer por un tiempo indeterminado.

La amenaza de los extremistas persiste pero para esos miles de militares, la seguridad que proveen se ha vuelto una fuente de inseguridad para sí mismos: desde que fueron desplegados en Washington DC, cientos de ellos han dado positivo por covid-19 o han debido de ponerse en cuarentena, de acuerdo a fuentes consultadas por Politico.

Guardias Nacionales patrullan los alrededores del Capitolio en Washington DC. (AP Photo/Rebecca Blackwell)
Guardias Nacionales patrullan los alrededores del Capitolio en Washington DC. (AP Photo/Rebecca Blackwell)

Y se afirma que la Guardia Nacional ha tenido dificultades para establecer un plan para encarar el contagio de covid-19 en sus filas, que a muchos de esos soldados solo se les tomó la temperatura a su arribo a la capital y que muchos de sus miembros desplegados en Washington tuvieron que conseguir sus propios exámenes de diagnóstico o se les habría presionado para abandonar su cuarentena de modo anticipado para volver a sus tareas de vigilancia.

Hasta el momento más de 100 militares ya han dado positivo y centenares han tenido que ponerse en cuarentena por haber sido expuestos a personas a las que se les detectó el coronavirus, de acuerdo a reportes.

Por añadidura, a muchos de esos militares se les ha ordenado dejar el edificio del Capitolio y tomar sus descansos en garajes o en exteriores, en algunos casos en lugares donde hay solo un baño disponible para 5,000 guardias nacionales.

En general, desde su despliegue en Washington, y como se ha visto en numerosas fotos, los guardias nacionales con frecuencia están reunidos en grandes grupos, con reducida o nula distancia social, y aunque por lo general llevan mascarillas su riesgo de contagio ha sido considerable.

La seguridad que han brindado a la capital estadounidense habría, así, tenido como una consecuencia colateral un contagio a gran escala de covid-19.

“Creo que tenemos que identificar que ha salido mal porque creo que va a haber presencia de la Guardia Nacional [en los edificios del Congreso] por el futuro previsible”, indicó a Politico el senador demócrata Chris Murphy.

Se afirma que la decisión de que los guardias tomen sus descansos fuera del Capitolio incrementó las aglomeraciones y el riesgo de contagio, y de acuerdo al senador republicano Jim Inhofe eso se habría establecido sin consultar apropiadamente la cadena de mando.

Sin distanciamiento social y en grandes números, guardias nacionales toman un descanso durante sus labores de vigilancia del Capitolio en Washingon DC. (Reuters)
Sin distanciamiento social y en grandes números, guardias nacionales toman un descanso durante sus labores de vigilancia del Capitolio en Washingon DC. (Reuters)

Ello, con todo, solo sería una parte del asunto, y los cientos de contagios y cuarentenas que han tenido lugar a causa del covid-19 entre los guardias nacionales desplegados en Washington DC revelan un problema de escala mayor.

Algunos lo consideran una “ingratitud” hacia los militares que han ofrecido seguridad al Capitolio, símbolo por excelencia de la democracia estadounidense.

De acuerdo a Politico, la Guardia Nacional ha tratado de establecer un esquema para que sus soldados se sometan a una prueba de diagnóstico de covid-19 a su arribo a Washington y también antes de que regresen a sus lugares de origen (la Guardia Nacional es una fuerza de cada estado). Pero al parecer ello ha sido hasta el momento difícil o insuficiente, y dado que la mayoría de los casos que se han registrado, de acuerdo a fuentes consultadas por el citado portal, son asintomáticos y fueron contagiados en sus comunidades de origen, la expansión del covid-19 entre sus filas se dio de modo importante.

Por ello, se ha clamado para que a todos los 25,000 efectivos de la Guardia Nacional en Washington se les aplique la prueba de detección del virus, tanto para protección de ellos mismos como de las personas con las que interactúan, en la capital y luego en sus localidades. El plan es realizar esas pruebas a la brevedad posible en los próximos días. Y también se ha comenzado la vacunación contra el covid-19 en sus filas, aunque aún no habría un plan común para vacunar a todos los 25,000, indicó Politico.

Entre tanto, la seguridad que esos guardias nacionales han provisto en Washington DC les ha resultado muy insegura en relación con la pandemia de coronavirus.