Anuncios

#SeAcabó, el #MeToo de España que ha sacudido al mundo entero en apoyo a Jenni Hermoso

Jenni Hermoso durante el juego femenil el Atlético de Madrid y el AC Milan Femminile |  Foto: Oscar J. Barroso/Europa Press via Getty Images
Jenni Hermoso durante el juego femenil el Atlético de Madrid y el AC Milan Femminile | Foto: Oscar J. Barroso/Europa Press via Getty Images

“Esto es inaceptable. Se acabó. Contigo compañera @Jennihermoso, así de contundente se pronunció la dos veces Balón de Oro, premio UEFA a la Mejor Jugadora en Europa 2022 y futbolista del Barcelona, Alexia Putellas. A esta exigencia se han unido las campeonas del mundo, jugadoras del resto del mundo así como jugadores… convirtiéndose en el #MeToo español, según diversos expertas (os).

Lo anterior luego que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, el viernes 25 de agosto anunciara -ante la asamblea de la RFEF- que no dimitiría a su cargo, rechazara que habría besado sin consentimiento a Jenni Hermoso y la responsabilizara, lo cual la jugadora negó.

Recordemos que el movimiento #MeToo tomó relevancia en el 2017 tras los señalamientos de acoso y abusos sexuales contra el magnate de Hollywood, Harvey Weinstein en Estados Unidos. Las mujeres del mundo rompieron su silencio y se atrevieron a tuitear los abusos sexuales que habrían sufrido en su vida con el uso del hashtag #MeToo.

Sin duda este movimiento marcará un antes y un después en el futbol femenil del mundo y en otras ámbitos de la vida cultural, social y política de España y el mundo. No podía no escribir al respecto, porque esta es nuestra memoria colectiva de una lucha que tiene precedentes y sí es necesario y justo decir: #SeAcabó.

Protesta en contra de Luis Rubiales, presidente suspendido de la  Real Federación Española de Fútbol. | REUTERS/Isabel Infantes
Protesta en contra de Luis Rubiales, presidente suspendido de la Real Federación Española de Fútbol. | REUTERS/Isabel Infantes

El #MeToo de España para el mundo

Luego del tuit de Putellas, las jugadoras de la Selección de España, campeonas de la Copa del Mundo 2023, y otras jugadoras se pronunciaron en diversas redes sociales en rechazo a las declaraciones de Rubiales. Asimismo, en un comunicado en conjunto en el cual Hermoso desmiente “rotundamente que consintiera el beso que le propinó D. Luis Manuel Rubiales Béja en la Final de la Copa del Mundo”... las jugadoras remarcaron que “ninguna mujer debería de verse en la necesidad de contestar ante las contundentes imágenes que todo el mundo ha visto” y exigieron respuestas contundentes de los poderes públicos, así como “cambios estructurales reales que ayuden a la Selección Absoluta a seguir creciendo” y manifestaron que 23 seleccionadas españolas que firman el documento. entre ellas Jennifer Hermoso, Alexia Putellas, Misa Rodríguez, Irene Paredes, entre otras, “no volverán a una convocatoria de la Selección si continúan los actuales dirigentes”.

La portera de la selección, Catalina Coll, indicó: “Qué pena me da que 23 futbolistas no seamos las protagonistas… ¡Se acabó! Contigo a muerte Jenni Hermoso”. Mientras que Irene Paredes dijo: “Todo el mundo vio lo que pasó. La víctima eres tú. Estoy contigo amiga” y Aitana Bonmatí: “Hay límites que no se pueden cruzar y esto no lo podemos tolerar. Estamos contigo compañera”.

A este llamado se sumaron algunas jugadoras españolas que en el 2022 se rebelaron y exigieron cambios en la Federación, como no volverles a convocar “hasta que no se reviertan situaciones que afectan” su estado emocional, persona y rendimiento.

Sinead Farrelly, del equipo  NJ/NY Gotham FC, muestra un mensaje de apoyo a Jenni Hermoso antes del partido contra Racing Louisville FC en la National Women's Soccer League de EEUU.  Foto: Ira L. Black - Corbis/Getty Images
Sinead Farrelly, del equipo NJ/NY Gotham FC, muestra un mensaje de apoyo a Jenni Hermoso antes del partido contra Racing Louisville FC en la National Women's Soccer League de EEUU. Foto: Ira L. Black - Corbis/Getty Images

Es el caso de Patri Guijarro que no se presentó al Mundial 23: "Se acabó. Contigo, Jenni Hermoso. Lamentable llegar a este punto para creer que las quejas de hace meses eran reales". También, Mapi León: "No ha hecho falta pasar mucho tiempo para ver que lo que se exigía hace unos meses no era una simple pataleta. Las imágenes hablaron por sí solas, y creo que no hay mucho que añadir. Es inaceptable. Por todas las mujeres. Contigo Jenni Hermoso".

Asimismo, jugadores españoles y comunidad deportiva así como del espectáculo han condenado el acto de Rubiales y exigen su salida. La propia FIFA suspendió provisionalmente a Luis Rubiales Béjar, “mientras se tramita el expediente disciplinario”.

Finalmente, hasta el secretario de Estado para el Deporte y presidente del Consejo Superior de Deportes, Víctor Francos, reconoció que “esto debe ser el #MeToo del deporte español”.

Para la periodista de El País, Máriam Martínez-Bascuñán, indicó que “el Mundial femenino ha sido doblemente histórico: en lo deportivo y en lo social”. Asimismo, señaló que la posible dimisión del presidente de la federación “es nuestro Me Too, el aterrizaje en suelo español de la cuarta ola feminista que trajo ese movimiento transformador. Esa impresionante movilización de 2017 fue la confirmación de que los estándares para evaluar lo que se consideraba aceptable habían cambiado. A partir de ahí empezaron a moverse las estructuras de poder. Eso acaba de llegar al fin a España: ese beso robado a la futbolista fue un abuso de poder”. Aclara que su colega Raquel Peláez fue la que se dio cuenta que el MeToo español había nacido al indicar a través de un tuit: “Quién nos iba a decir que nuestro #MeToo

vendría por el fútbol. Y sin embargo, cuánto sentido tiene”.

Jugadoras del Atlético de Madrid portaron leyendas de apoyo a Jenni Hermoso | Foto: Diego Souto/Quality Sport Images/Getty Images
Jugadoras del Atlético de Madrid portaron leyendas de apoyo a Jenni Hermoso | Foto: Diego Souto/Quality Sport Images/Getty Images

Mientras que la periodista Tamara Montero para La Voz de Galicia escribió: “#SeAcabó, esa frase de repudio con la que las jugadoras se han plantado ha trascendido las redes para convertirse, como aquel 'A mí también' americano, en el símbolo de un cambio. Se acabó la impunidad, se acabó la luz de gas, se acabó justificarse en un consentimiento que no existe o está viciado. Se acabó la revictimización, el juicio severo a las mujeres, el silencio y se acabó mirar para otro lado. Hasta aquí. Hasta aquí hemos llegado”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Horas decisivas para Rubiales tras el beso no deseado a Jennifer Hermoso