Sara Ramírez, actriz que rompe tabús y fronteras

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 31 (EL UNIVERSAL).- De origen mexicano, Sara Elena Ramírez Vargas, es una actriz que está marcando un parteaguas en la industria estadounidense, no solo por honrar sus orígenes latinos sino también por darle voz a la comunidad LGBT a través de sus personajes y de su vida misma.

Nació en Mazatlán, Sinaloa el 31 de agosto de 1975 y es mundialmente conocida por su papel de "Callie Torres" en la serie estadounidense "Grey's Anatomy", donde dio vida a una cirujana ortopédica durante diez temporadas.

Recientemente cobró revuelo por su participación en "And just like that", la secuela de "Sex and the city" donde interpreta a "Che Díaz", una persona no binaria que es jefa de "Carrie Bradshaw" (interpretado por Sarah Jessica Parker); no solo el papel ha dado de qué hablar, también Sara, porque desde el 2020 se declaró persona no binaria.

La relación con la actuación y la comunidad LGBT no es nueva para esta actriz mexicoamericana, pues desde su papel en "Grey's Anatomy", ya interpretaba a una doctora que se declaró abiertamente bisexual. Al respecto, declaró que "Callie, que forma parte de la comunidad LGTBI, me ha enseñado mucho sobre la valentía", misma que retomaría posteriormente en su vida privada y pública.

Ramírez se define como "una mujer multirracial, bisexual, mexicana-irlandesa-americana e inmigrante", todo ello la hacen una persona completa, sin complejos y muy segura de lo que quiere, aunque también con miedos, en especial a la discriminación que podría sufrir y que en algún momento podría limitar su carrera.

Su imagen ha cambiado, ya no es más la actriz con una larga y ondulada melena negra que vimos en "Grey's", ahora luce un cabello corto, casi a rapa, como el que mostró para la temporada uno de "And just like that"; sin embargo, lo importante no es eso, sino que está dando visibilidad a la comunidad LGBT.

Si bien su paso por la historia ha sido polémico y no muy bien recibido por la crítica, el trabajo de Ramírez es bueno, y se esperaría que continúe en la temporada dos, donde por cierto, se espera el regreso de Kim Catrall en el papel de Samantha Jones.

Sara está en el mejor momento de su carrera, abriendo caminos y tirando barreras en el cerrado mundo de la actuación estadounidense.