Anuncios

Santiago Peña: Paraguay puede ser respuesta a la crisis de los partidos en América Latina

Asunción, 31 dic (EFE).- Paraguay puede ser una respuesta a una América Latina que vive la crisis de sus partidos políticos, dijo a EFE el candidato presidencial Santiago Peña, quien confió en el triunfo del gobernante Partido Colorado en los comicios generales de abril de 2023, en un entorno regional en el que han vuelto a emerger los liderazgos progresistas.

Peña, quien se impuso el pasado 18 de diciembre en los comicios internos del coloradismo, minimizó igualmente la división que esa elección pudo haber causado en el seno del oficialismo, frente a la imagen de una unidad de la oposición en su país.

ENTORNO PROGRESISTA

"En realidad, Paraguay puede ser una respuesta a una América Latina en crisis, y la crisis viene dada por la crisis de los partidos políticos", subrayó el economista, que en su juventud se sumó al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y ya como ministro de Hacienda (2015-2017) anunció su pasó al Partido Colorado.

Se refirió así a la posibilidad de su triunfo en una región que ha vuelto a inclinarse por dirigentes progresistas, fenómeno ante el cual defendió la tradición del Partido Colorado o Asociación Nacional Republicana (ANR) en Paraguay.

Este partido, fundado hace 135 años, ha estado en el poder desde 1948, con excepción del periodo gobernado por el izquierdista Fernando Lugo (2008-2012) y el liberal Federico Franco (2012-2013).

"No hay democracia sin partidos políticos; entonces, yo creo que hay una crisis de representación en América Latina, en gran medida porque los partidos políticos no han sabido interpretar y adaptarse a los cambios", argumentó Peña, para quien la democracia es de "lejos el mejor sistema político".

A su juicio, el Partido Colorado, que aseguró reúne al 55 % del electorado en el país, "ha sabido entender" los cambios.

"Un partido que sostuvo 35 años de dictadura, pero también fue el partido que sacó a la dictadura del poder y ha sido el gran protagonista a lo largo de la transición de estos años", sentenció.

"Y qué más renovación que una persona afiliada a otro partido político, sin trayectoria y militancia, hoy en puerta de ser el próximo presidente de la República", añadió en alusión a su candidatura.

DIVISIÓN COLORADA

Recahsó la imagen que se proyectó durante la campaña para las internas de una división "mucho mayor de la que realmente hay" al interior del partido de Gobierno, en contraste con la unidad de las carpas de la oposición.

"El Partido Colorado está mucho más unido y fuerte de lo que la gente percibía y la oposición está mucho más dividida de lo que la gente percibía", aclaró Peña, para quien, "ciertamente, se quiso magnificar" las diferencias entre los colorados.

En las internas oficialistas, Peña, del movimiento Honor Colorado, que encabeza el expresidente Horacio Cartes (2008-2013), se enfrentó por la candidatura presidencial a Arnoldo Wiens, de la facción Fuerza Republicana, respaldada por el actual mandatario, Mario Abdo Benítez.

"No hay ningún cuestionamiento del proceso electoral", destacó el ahora candidato, para quien el proceso de unidad del Partido Colorado "en la realidad, no en el discurso, se está dando de una manera muy, pero muy acelerada".

EEUU Y UN EVENTUAL GOBIERNO

De concretarse su triunfo electoral, Peña aseguró que como presidente planea "mantener un lazo económico, diplomático y político muy cercano" con EE.UU., principalmente en la lucha contra la corrupción, la que consideró uno de los "flagelos más grandes" que afronta su país.

"Paraguay valora la agenda que tiene EE.UU., la agenda del presidente Joe Biden de lucha frontal a la corrupción; entonces, para nosotros es fundamental que ellos nos puedan apoyar en eso", agregó.

Sobre inclusión de Cartes en la lista de corruptos del Gobierno estadounidense, señaló que lo afirmado por Washington no coincide con su experiencia como ministro del exmandatario, de quien dijo tiene no solo el "derecho" sino que "está obligado a defenderse en los lugares que sea".

En todo caso, reconoció que, de llegar al poder, será el único responsable del Ejecutivo."Yo sé que la responsabilidad de gobernar va a ser una responsabilidad mía, de hacer una buena gestión, va a ser única y exclusivamente mía y es algo que no voy a poder delegar ni a él ni a nadie", acotó .

También se mostró abierto a profundizar la relación con Brasil, que anticipó no se centrará únicamente en la hidroeléctrica binacional: "Itaipú es importante, pero nuestra historia y nuestro presente y futuro es mucho más que Itaipú", acotó.

En el mismo sentido, garantizó que, de llegar a la Presidencia, "Paraguay va a seguir siendo aliado de Taiwán", y buscará, al mismo tiempo, aumentar el flujo comercial con China continental, como un mercado del que su país se provee.

"Paraguay es la economía más abierta de América Latina, formamos parte del bloque Mercosur, pero aparte somos un país que mantiene lazos continentales muy fuertes con EE.UU., con Europa, con Asia", indicó.

Laura Barros

(c) Agencia EFE