Binoche recibe el Premio Donostia de San Sebastián

·5  min de lectura

SAN SEBASTIÁN, España (AP) — La actriz francesa Juliette Binoche recibió el domingo por la noche el Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián en reconocimiento a su trayectoria, un galardón por el que agradeció a “un compañero de viaje fiel” llamado “silencio”.

Binoche comenzó muy serena su discurso de aceptación, pero rompió en lágrimas a los pocos instantes entre los aplausos del público presente.

La actriz dijo que el silencio es su aliado para la observación y el estudio de los personajes compuestos a lo largo de una carrera de más de tres décadas en la que ha sido galardonada con el Oscar, el BAFTA de la Academia Británica de Cine y el Oso de Plata de la Berlinale por “The English Patient” (“El paciente inglés”); el premio a mejor actriz del Festival de Cine de Cannes por “Copie conforme” (“Copia certificada”); así como la Copa Volpi de Venecia y el Premio César francés por “Trois couleurs: Bleu” (“Tres colores: Azul”), entre otros reconocimientos.

La cineasta española Isabel Coixet, que dirigió a Binoche en “Nadie quiere la noche”, elogió la “extraña y extraordinaria luz” que desprende la intérprete francesa en sus trabajos, un halo que “impregna a todos los que trabajan con ella”. “Es la mujer más salvajemente libre que conozco”, la definió.

Horas antes de recibir el galardón, Binoche recordó su experiencia rodando con el fallecido Jean-Luc Godard y defendió el valor de su propia independencia artística.

“No hay que trabajar dentro de los códigos machistas”, dijo Binoche.

La actriz, cuyo rostro adorna el cartel oficial de la 70a edición del festival español, ha sido protagonista de títulos aclamados y muy distintos entre sí como “Clouds of Sils Maria” (“Las nubes de María”), “Code inconnu: Récit incomplet de divers voyages” (“Código desconocido”) y “Caché”. Binoche ha procurado mantener un equilibrio en su actividad, pese a que esto la ha llevado a rechazar por momentos a la industria estadounidense.

“A veces me han llamado desde Hollywood para interpretar papeles de ‘esposa de...’. No me interesan, porque no quiero ser parte de un sistema en el que a las actrices se nos ve de determinada manera”, dijo Binoche, nacida en París en 1964. “Me gusta la independencia, es así como me educaron”.

En su trayectoria ha colaborado con realizadores como Michael Haneke, Lasse Hallström, Abbas Kiarostami y Godard, fallecido la semana pasada a los 91 años. Con Godard actuó en la controversial “Je vous salue, Marie” (“Yo te saludo, María”) de 1985, una interpretación libre de la Natividad que fue denunciada por el papa Juan Pablo II por su contenido erótico.

“No fue nada fácil”, dijo Binoche sobre su trabajo con el director. “No estaba allí para ayudarme”.

La artista recordó que, al hacer su primera audición para el filme, cuando trabajaba como cajera en un supermercado para salir adelante, tuvo que recitar un poema desnuda ante la cámara.

“No era precisamente el recreo del colegio”, añadió, aunque subrayó que se sentía “feliz y emocionada” de colaborar con uno de los directores estrella de la Nouvelle Vague (Nueva Ola) del cine francés.

En San Sebastián, Binoche también estrenará la más reciente película de la directora francesa Claire Denis, “Avec amour et acharnement” (“Fuego”), junto a la cineasta y su compañero de reparto Vincent Lindon.

Denis no escatimó elogios para la actriz, a la que ya ha dirigido en otros filmes como “Un beau soleil intérieur” (“Un sol interior”) y “High Life”.

“Ya sea actuando, cuidando de sus hijos, cocinando para su madre o pintando, Juliette lo hace todo en profundidad, siempre con una forma de vivir la vida en plenitud”, dijo Denis.

“Avec amour et acharnement” es la historia de un triángulo amoroso en la que también participa Hana, la hija de Binoche, y su marido, el actor Benoit Magimel. La cinta obtuvo el Oso de Plata a la mejor dirección en la pasada Berlinale.

“Cuando una actriz rueda una película con alguien a quien admira, siempre se produce una sinergia. Si no hay riesgo, no hay arte. La escucha y la mirada son lo esencial para mí a la hora de componer un personaje”, dijo Binoche sobre su enfoque para abordar sus papeles.

“Cuando interpreto un personaje, no trato de juzgarlo. Lo que me interesa en un guion es el recorrido interior del personaje, sus luces y contradicciones. Todos en este mundo estamos sujetos a una evolución y mi deseo como actriz es poder reflejarla”, agregó.

Al preguntarle sobre el cine latinoamericano, Binoche reconoció no ser una experta, “veo películas de forma aleatoria”, dijo, pero recordó su estancia en Colombia junto a su padre cuando apenas tenía 22 años.

“Me encantó estar en ese país. Visité el arte precolombino, monté a caballo, leí mucho... Fue un gran viaje, tanto en lo exterior como en lo interior, ya que fue una experiencia que me enriqueció mucho a nivel personal”, indicó.

Entre los realizadores españoles, Binoche ha trabajado únicamente con Coixet en “Nadie quiere la noche”, pero mostró su deseo de que el cine hecho en España siga contribuyendo a la riqueza cultural europea.

“Hay muchos y buenos directores españoles, esperamos sus películas”, agregó.

Entre los próximos proyectos de la actriz, destaca una película junto al director estadounidense Lance Hammer y otra a las órdenes del italiano Uberto Pasolini, con quien hará un filme inspirado en el héroe mitológico griego Ulises en el que dará vida a su esposa Penélope.

Además de Binoche, este año el Donostia será entregado al director canadiense David Cronenberg con el que la actriz colaboró en “Cosmópolis”.

El Festival de Cine de San Sebastián continuará hasta el próximo sábado.