Anuncios

San Francisco se repuso del fiasco de Lance con un sólido plantel que respalda a Purdy

Christian McCaffrey (23), running back de los 49ers de San Francisco, celebra después de anotar en contra de los Lions de Detroit durante la primera mitad del Juego de Campeonato de la NFC, en Santa Clara, California, el domingo 29 de enero de 2024. (AP Foto/Godofredo A. Vasquez)

SANTA CLARA, California, EE.UU. (AP) — Los 49ers de San Francisco tomaron una decisión que bien pudo haber causado un retroceso de años en la franquicia, cuando intercambiaron tres selecciones de primera ronda para elegir a Trey Lance en la tercera posición global del draft de 2021.

La gran inversión en un potencial quarterback franquicia resultó un fracaso. Lance solamente inició cuatro partidos en sus primeras dos temporadas y el verano anterior fue canjeado por una selección de cuarta ronda cuando ni siquiera pudo ser suplente con los 49ers.

El impacto en el campo de uno de los peores reclutamientos en la historia reciente ha sido mínimo. San Francisco ha llegado al juego de campeonato de la Conferencia Nacional los primeros dos años después de ello y se enfila al Super Bowl para enfrentar a los Chiefs de Kansas City el 11 de febrero.

¿La razón?

Un par de grandes éxitos en los drafts previos, dos trueques por jugadores All-Pro ayudaron. También lo que podría considerarse el pase gratuito más importante en la historia del draft para salir del atolladero.

Tras un yerro terrible en la elección de un quarterback en 2021, los Niners dieron en el blanco con la última selección de todo el reclutamiento, un año después cuando tomaron a Brock Purdy.

Asumió la titularidad debido a las lesiones hacia el final de la temporada pasada y encabezó la NFL en rating y yardas por intento en su camino a ser finalista a Jugador Más Valioso de la liga en su primera temporada completa como titular. Y ha conseguido todo ello mientras percibe un salario de 870.000 dólares este año, permitiéndole a San Francisco gastar a lo grande en otras posiciones.

“Es como ganarse la lotería al conseguir a un jugador como él con la última selección del draft”, dijo Trent Williams, el tackle izquierdo All-Pro.

El entrenador en jefe Kyle Shanahan y el gerente general John Lynch han hecho un trabajo sobresaliente desde que se hicieron cargo de un equipo que ganó dos partidos en 2017.

Así no fue como inició, recordó el director ejecutivo Jed York, la evaluación que Shanahan hizo del plantel cuando se entrevistó para conseguir el puesto.

“Kyle fue bastante claro. Pensó que era uno de los peores planteles que había visto en la NFL”, dijo York esta semana.

Ello cambió rápidamente.

Los Niners seleccionaron a cinco jugadores: el tight end, George Kittle; el linebacker, Fred Warner; el defensive end, Nick Bosa; el receiver Deebo Samuel; y al safety lesionado Talanoa Hufanga, que pasaron a ser primer equipo All-Pro. Cuatro de esas selecciones llegaron después de la primera ronda.

Pero las dos incorporaciones más importantes más allá de Purdy pudieron haber llegado por la vía de los intercambios. Los Niners obtuvieron al mejor left tackle de la NFL cuando adquirieron al descontento Williams proveniente de Washington en un cambio en el día del draft en 2020 por una selección de tercera y una de quinta ronda.

La ofensiva alcanzó otro nivel cuando se mandaron selecciones de segunda, tercera, cuarta y quinta ronda por Christian McCaffrey previo a la fecha límite para canjes de la temporada pasada. Shanahan dudó en pagar ese precio por un running back, pero fue persuadido para hacerlo posible.

“A final de cuentas pudimos conseguirlo”, dijo Lynch. “Creo que ha pagado grandes dividendos. Buenos recuerdos”.

OFENSIVA

Los Niners dieron valiosas extensiones de contrato a Williams y Samuel, y se alistan para otorgar otra al receiver de segundo equipo All-Pro, Brandon Aiyuk.

San Francisco también invirtió pesado en McCaffrey y cuenta con el fullback mejor pagado de la liga en el All-Pro, Kyle Juszczyk.

Además del ahorro en la posición de quarterback con Purdy, los Niners han tenido que escatimar en otras posiciones, principalmente la línea ofensiva.

Los otros cuatro titulares al lado de Williams descuentan unos 9 millones contra el tope salarial de esta temporada.

DEFENSIVA

El punto central para la construcción de los 49ers bajo el mando de Shanahan y Lynch ha sido la línea defensiva, utilizando tres primeras rondas en sus primeros cuatro drafts en la posición.

El mayor éxito de ese grupo fue Bosa, Defensivo del Año 2022 y quien tiene un récord para la franquicia con 10 capturas en postemporada.

También le dieron una extensión lucrativa a Arik Armstead, una primera ronda en 2015 del antiguo régimen y firmaron al defensive tackle Javon Hargrave por cuatro años y 81 millones antes de la campaña

San Francisco sumó a la posición al negociar una selección de tercera ronda en la fecha límite para hacer intercambios y obtener a quien fuera segundo pick global en Washington, Chase Young.

La clave en la defensiva son dos linebackers elegidos en rondas medias. Warner ha sido el mejor en la liga en los años recientes y Dre Greenlaw, quinta ronda de 2019, marca la pauta con su estilo de juego agresivo.

Los 49ers no invirtieron fuerte en la secundaria, pero si gastaron hace un año para arrebatarle al cornerback Charvarius Ward a los Chiefs con un acuerdo por tres años y 40,5 millones. El movimiento redituó

Ward fue elegido segundo equipo All-Pro esta temporada.