Anuncios

Sale a la luz el horror del ataque de Hamas contra los kibutz y las comunidades fronterizas

(CNN) — Los cadáveres de residentes israelíes y atacantes palestinos yacían este martes frente a las casas incendiadas del kibutz israelí de Kfar Aza, días después de que Hamas lanzara un ataque sorpresa a gran escala contra Israel. Hamas envió oleadas de combatientes fuertemente armados que cruzaron la frontera desde Gaza y arrasaron comunidades rurales. Israel declaró haber encontrado 1.500 cadáveres de militantes tras el asalto.

Las casas de Kfar Aza fueron saqueadas e incendiadas. Colchones volcados, muebles destrozados, baratijas rotas y granadas sin detonar yacían esparcidos por el terreno, junto con cadáveres: una ventana a la magnitud de la devastación causada por Hamas en esta zona.

"Nunca había visto algo así en mi carrera, nunca en 40 años de servicio había imaginado algo así", declaró el general de división Itai Veruv a la CNN este martes, pocas horas después de que las tropas israelíes protegieran el kibutz de los asaltantes de Hamas.

En Kfar Aza, las Fuerzas de Defensa Israelí (FDI) iban casa por casa, recogiendo a los muertos en bolsas para cadáveres y cargándolos en un camión. Las FDI dijeron a CNN que mujeres, niños, bebés y ancianos fueron "brutalmente masacrados en una forma de actuar de ISIS".

Kfar Aza es uno de los varios kibbutzim, pequeños enclaves agrícolas, que se llevaron la peor parte del asalto terrestre de Hamas el 7 de octubre. Varios kibutzim y ciudades fueron atacados, entre ellos Kfar Aza, Be'eri, Ofakim, Sderot, Yad Mordechai, Yated, Kissufim y Urim. Los asistentes a un festival de música celebrado en el desierto, a las afueras de Be'eri, también fueron tiroteados y tomados como rehenes.

Al menos 1.200 personas han muerto en Israel desde que estalló el conflicto, según la cadena pública Kan.

En represalia, Israel ha bombardeado Gaza con una incesante campaña aérea que ha arrasado viviendas, escuelas, instituciones médicas y edificios gubernamentales de ese lugar.

El número de muertos en Gaza ha aumentado a 900, entre ellos 260 niños y 230 mujeres, según el Ministerio de Sanidad palestino, y hay otros 4.500 heridos.

"Masacre" en Kfar Aza

Los kibutzim se remontan a la época de la fundación de Israel, cuando pequeños grupos de personas crearon comunidades basadas en la idea de la vida en común. Alrededor de 125.000 personas viven en unos 250 kibbutzim en Israel, según la Agencia Judía para Israel. Para muchos, eran símbolos de buena vida y seguridad.

Lo ocurrido el fin de semana destruyó ese idilio. Las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron a CNN que los asesinatos en Kfar Aza equivalían a una "masacre". Las FDI dijeron que no podían confirmar el número de personas asesinadas allí y no entrarían en detalles sobre cómo murieron.

El general de división Veruv dijo que sus soldados habían pasado "unas 48 horas" luchando contra "oleadas y oleadas de terroristas" en las carreteras y en las comunidades vecinas. Dijo que había empezado a luchar contra militantes en el moshav (comunidad) de Yakhini el sábado, pasando luego "de batalla en batalla", en la carretera de Sderot, antes de llegar al kibutz de Be'eri este lunes por la tarde.

"Vi a cientos de terroristas con armadura completa, con todo el equipo y toda la capacidad para hacer una masacre, ir de apartamento en apartamento, de habitación en habitación y matar a bebés, madres, padres en sus dormitorios", dijo Veruv.

Un cadáver cubierto yace en el suelo en Kfar Aza. (Crédito: Muhammad Darwish/CNN)
Un cadáver cubierto yace en el suelo en Kfar Aza. (Crédito: Muhammad Darwish/CNN)

Veruv dijo que había estado retirado de las FDI durante ocho años antes de apresurarse a unirse a los esfuerzos de contraofensiva en la mañana de este sábado, pero nada podría haberlo preparado para lo que vio.

"Durante mi infancia oí hablar de los pogromos en Europa, del Holocausto, por supuesto. Toda mi familia vino de Europa, son supervivientes. Pero nunca pensé que vería... cosas así", dijo sobre la escena en Kfar Aza.

Be'eri

Este lunes, se encontraron más de 100 cadáveres en Be'eri. Los civiles fueron asesinados y tomados como rehenes en el kibutz, que alberga a unos 1.000 residentes, según las autoridades israelíes y los vídeos obtenidos y autentificados por CNN.

Los militantes, fuertemente armados, llegaron a Be'eri en motocicletas hacia las 7 de la mañana, apenas media hora después de haber traspasado el muro fronterizo entre Gaza e Israel, típicamente de alta tecnología y fuertemente custodiado, según muestran los vídeos.

Una captura de pantalla de un vídeo, geolocalizado por CNN, muestra a seis militantes de Hamas llegando a Be'eri el sábado por la mañana hora local. (Crédito: Obtenido por CNN)
Una captura de pantalla de un vídeo, geolocalizado por CNN, muestra a seis militantes de Hamas llegando a Be'eri el sábado por la mañana hora local. (Crédito: Obtenido por CNN)

A continuación se produjo un baño de sangre.

Las imágenes muestran a los militantes sacando tres cadáveres de un coche, antes de robar el vehículo y conducir hacia el norte. El video, que apareció por primera vez en Telegram, fue grabado por una cámara de vigilancia en Be'eri. CNN geolocalizó el vídeo en una intersección en la parte noreste del kibutz.

Otro video muestra a militantes armados capturando a cinco civiles israelíes, y los cadáveres de cuatro de ellos yacen en el suelo en las inmediaciones, según otro video verificado por CNN.

Los residentes, aterrorizados, declararon al Canal 12 de la televisión israelí que los asaltantes fueron puerta por puerta intentando entrar en sus casas.

De los al menos 107 cadáveres descubiertos tras el siniestro, la mayoría eran de residentes locales del kibutz, aunque algunos pertenecían a las fuerzas de seguridad israelíes, según declaró a CNN un portavoz de búsqueda y rescate.

Las FDI reconocieron este lunes que Be'eri fue "muy golpeado".

"Pensábamos que necesitaríamos más habitaciones (para alojar a los evacuados). No necesitábamos todas las habitaciones", dijo el portavoz de las FDI, el teniente coronel Richard Hecht.

El ataque a Be'eri se produjo casi al mismo tiempo que militantes de Hamas descendían sobre un festival de música, conocido como Nova, a solo cinco kilómetros al sur, disparando a quemarropa a los juerguistas y saqueando sus pertenencias.

Posteriormente se encontraron más de 260 cadáveres en el lugar del festival, y se cree que muchos de los asistentes fueron capturados y trasladados a Gaza, lo que desencadenó una búsqueda desesperada por parte de familiares y gobiernos extranjeros.

Urim

En Urim, un kibutz a 16 kilómetros al sur de Be'eri, los residentes se despertaron el sábado a las 6:30 de la mañana con el sonido de las sirenas y corrieron a los refugios antiaéreos. La reacción rutinaria ante la llegada de cohetes pronto se volvió más preocupante, ya que las sirenas siguieron sonando durante toda la mañana y entraron y salieron de los escondites.

Los miembros de la comunidad, que no está lejos de donde los militantes arrasaron el festival de música Nova, empezaron a ver informes de ataques de Hamas contra kibutzim y pueblos cercanos a la frontera.

Wayne Lucas, un nativo de Virginia, EE.UU., que sirve como "soldado solitario" en las FDI y vive en Urim, dijo que habló con varios amigos "que se escondían en sus casas de los terroristas" y, a medida que avanzaba el día, se enteró de ataques más cerca de casa.

"Nos enteramos de que alguien de nuestro kibutz a quien conozco muy bien, cuya familia también acoge a soldados solitarios, fue tiroteado en el cruce fuera de nuestro kibutz, cerca de la gasolinera. Por suerte, solo le dispararon en la mano", dijo a CNN.

Según el Centro del Soldado Solitario, en la actualidad hay más de 7.000 soldados solitarios sirviendo en las FDI, muchos de ellos nuevos inmigrantes o voluntarios de comunidades judías en el extranjero.

Este domingo, tras una noche agitada, los residentes en Urim oyeron disparos cerca de allí.

"Poco después de la 1:30 de la tarde, oímos disparos procedentes del interior del kibbutz. Todos lo dejamos todo. Corrimos lo más rápido que pudimos a los refugios. Cerramos las puertas y nos atrincheramos dentro. La gente tenía cuchillos y cosas para usar como armas", dijo Lucas.

Todos los edificios israelíes construidos después de 1993 están obligados a tener refugios antiaéreos: habitaciones reforzadas con paredes de hormigón y pesadas puertas de acero. Pero estos refugios están diseñados para resistir un ataque con cohetes, no una incursión armada. Las puertas son pesadas, pero no tienen cerraduras; se supone que no se pueden cerrar con llave, por razones de seguridad.

Otro soldado que vive en Urim dijo que oyó disparos pero no pudo llegar al refugio a tiempo. "Oí una ráfaga de seis balas justo delante de mi habitación. No puedo expresar lo asustado que estaba. No sabía qué tenía que hacer primero: esconderme, cerrar la puerta, buscar un arma, correr al refugio más cercano...", dijo a CNN el soldado, que pidió no ser identificado. "No había ningún sitio bueno donde esconderse, y acabé escondiéndome en mi armario".

El soldado y Lucas dijeron que cuando les dieron el visto bueno, una unidad del ejército israelí estaba fuera y había detenido a varios militantes que habían intentado asaltar el kibutz.

Muhammad Darwish y Nic Robertson de CNN informaron desde Kfar Aza, Israel. Amir Tal informó desde Jerusalén, Artemis Moshtaghian desde Nueva York e Ivana Kottasová desde Tel Aviv. Sana Noor Haq escribió desde Londres.

Martin Goillandeau, Paul P. Murphy, Gianluca Mezzofiore, Kathleen Magramo y Ruba Alhenawi, de CNN, contribuyeron a la información.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Israel | Supervivientes de un kibutz relatan las primeras horas del asalto de Hamás