Cómo saber si los escolares están en forma

·4  min de lectura
<a href="https://www.shutterstock.com/es/image-photo/cute-children-soccer-ball-sports-court-1902750058" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Shutterstock / New Africa" class="link ">Shutterstock / New Africa</a>

Nuestra condición física es la responsable de que podamos desarrollar actividades cotidianas tales como alcanzar un autobús que está a punto de partir, transportar las bolsas de la compra, subir escaleras o incluso dar un satisfactorio paseo en bicicleta por la naturaleza. Pero, ¿sabemos si nuestros escolares están en forma y qué implica no estarlo?

Un estudio reciente analizó la condición física de niños y adolescentes en el periodo comprendido entre 1975 y 2015. Sus resultados mostraron un descenso en la capacidad física cardiorrespiratoria, que es la que permite resistir mientras se realiza ejercicio a una intensidad media.

Ahora bien, ¿por qué es importante no perder capacidad física cardiorrespiratoria? Esta puede predecir la muerte por problemas relacionados con el corazón y el sistema cardiorrespiratorio, según se ha podido observar en un estudio publicado por la Sociedad Canadiense de Cardiología.

Además, un grupo de investigadores españoles, liderados por el investigador en Ciencias del Deporte Antonio García-Hermoso, publicó un estudio en la revista JAMA Pediatrics en el que observó que el nivel de condición física cardiorrespiratoria en jóvenes está vinculado al riesgo de desarrollar obesidad y enfermedades cardiometabólicas en la vida adulta.

Igualmente, investigadores de la Universidad de Granada y colaboradores internacionales han demostrado que tener un nivel medio-alto de capacidad cardiorespiratoria, y también un nivel medio-alto de fuerza muscular en la adolescencia, reduce el riesgo de morir de forma prematura, así como de tener enfermedades crónicas, severas e irreversibles que conllevan pensiones por incapacidad. Y viceversa: a menor nivel de condición física cardiorrespiratoria cuando se es joven, mayor riesgo de padecer estas enfermedades en la vida adulta.

Por todo ello, muchos docentes de Educación Física registran la condición física de sus estudiantes, e incluso algunos países cuentan con sistemas de vigilancia de la condición física, como es el caso de Eslovenia, Portugal, Hungría, Finlandia, Serbia, Francia, Lituania y, en España, Galicia.

Además, la iniciativa Global Matrix realiza una labor de vigilancia sobre la condición física en niños y adolescentes. Gracias a ella pudo informar sobre la situación en varios países en el reporte emitido en 2018. Aun así, todavía sigue siendo poco frecuente que la población general interprete de manera sencilla los percentiles de referencia que se utilizan para comparar el nivel de condición física de niños y adolescentes.

Una plataforma ‘online’ para ayudar a entender los datos

Esta situación ha provocado que expertos internacionales, liderados por la Universidad de Liubliana (Eslovenia), y en España representados por el grupo de investigación PROFITH de la Universidad de Granada, nos hayamos unido para tratar de facilitar la interpretación del nivel de condición física de niños y adolescentes.

Dentro del proyecto Fitback, financiado por la Unión Europea, hemos creado esta plataforma online en la que hay gran cantidad de recursos útiles para la evaluación e interpretación del nivel de condición física en los jóvenes.

La plataforma es gratuita y está disponible en varios idiomas, entre ellos el español.

Fitback ha generado valores de referencia basados en casi 8 millones de datos de condición física de jóvenes entre 6 y 19 años de Europa. Además, permite comparar la condición física con los niveles europeos de igual edad y sexo. También es posible generar informes, tanto a nivel individual como a nivel grupal, y aportar propuestas para mejorar la condición física de los jóvenes.

Otra de las características destacadas es que agrupa los resultados en tres zonas basadas en el modelo del semáforo:

  1. Rojo implica la necesidad de mejorar considerablemente la condición física.

  2. Amarillo se relaciona con la necesidad de mejorar.

  3. Verde se corresponde con la zona “en forma”.

Los profesores de Educación Física (u otros educadores físicodeportivos que la evalúen en sus grupos de jóvenes) pueden subir una plantilla de Excel disponible en la plataforma y que esta les devuelva un informe individualizado de cada estudiante. Esto resulta de mucha utilidad para visualizar de manera rápida en qué estado se encuentran sus estudiantes.

Para quienes deseen monitorizar la condición física a nivel más global, tienen una propuesta de cómo implementar un sistema de vigilancia de la condición física como el que ya se desarrolla en varios países europeos (Portugal, Eslovenia, Finlandia, Hungría, etc).

Actualmente, España no dispone de un sistema de monitorización y vigilancia de la condición física a nivel nacional, aunque sí se han iniciado algunos a nivel regional en Galicia y en breve estará implementado también en el País Vasco.

Mientras tanto, se puede usar la plataforma FitBack. Además, pueden acceder a un mapa interactivo en el que aparecen todos los países que han aportado información y un análisis de cada uno de los componentes de la condición física que han sido analizados. Este informe puede ser extraído dividido por sexo y basado en métricas distintas (centil medio, porcentaje de niños en forma y porcentaje de niños que no están en forma).

¿Quiere saber qué nivel de condición física tienen sus alumnos o sus hijos? Acceda a esta plataforma y compruébelo.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Javier Brazo-Sayavera es miembro de la Alianza Global por una Infancia Activa y Saludable. Actúa como representante de la Universidad Pablo de Olavide en la red de colaboradores del proyecto Erasmus+ "Fitback".

Francisco B. Ortega fue el responsable del proyecto FitBack en España, proyecto que fue financiado por la Unión Europea en el programa ERASMUS Plus (Ref: nº 613010-EP P-1-2019-1-SI-SPO-SCP). Francisco ha recibido otras financiaciones externa para la realización de proyectos que no suponen ningún conflicto de intereses potencial con este artículo. Francisco es Catedrático en la Universidad de Granada y profesor visitante en la Universidad de Jyväskylä, Finlandia.