Síntomas del cáncer que no debes ignorar

tvicente@holadoctor.net
·6  min de lectura



Síntomas del cáncer que no debes ignorar
Síntomas del cáncer que no debes ignorar

En los últimos meses se registró una reducción significativa en los diagnósticos de cáncer en muchas partes del mundo. Sin embargo, los investigadores advierten que esto no se debe a una menor tasa de cáncer, sino a la renuencia, fomentada por la pandemia de COVID-19, de las personas a realizarse pruebas de detección o controles médicos.

Si bien es un fenómeno comprensible, los expertos señalan que la detección temprana es una de las mejores opciones para combatir el cáncer. Por ello, es necesario conocer sus síntomas y no pasarlos por alto.

Síntomas del cáncer

Un síntoma es una señal que uno mismo experimenta, siente o nota, como dolor, debilidad o problemas para moverse o respirar. Al contrario, un signo es una señal que otra persona, normalmente un profesional de atención médica, puede percibir en uno, como sonidos anormales de los pulmones.

Nuestro cuerpo renueva constantemente sus células para reemplazar a las que envejecen o mueren. En algunos casos, este proceso se ve afectado y produce células "inmortales" que se acumulan en los tejidos dando lugar a la aparición de tumores.

Estos pueden ser benignos (no son cáncer) o malignos. En este último caso las células dañadas pueden extenderse por el cuerpo e invadir otros tejidos, fenómeno que se conoce como metástasis. Por ello, el cáncer no es una sola enfermedad, sino muchas.


Dependiendo su localización, el cáncer puede no causar síntomas. Por ejemplo, si se encuentra en un área crítica, como en el cerebro, aun el tumor más pequeño puede mostrar señales, ya que ejerce presión contra los nervios y vasos sanguíneos.

Pero en ocasiones el cáncer surge en lugares donde no causará ningún signo o síntoma hasta que ha crecido en gran tamaño, como en el páncreas.

Algunos de los síntomas que el cáncer puede causar son:

1. Cansancio o fatiga

Es normal sentir fatiga o cansancio con regularidad, se la suele asociar a rutinas exigentes, mala alimentación o problemas para dormir. Sin embargo, cuando es extrema y constante puede ser síntoma de cáncer, específicamente leucemia o linfoma. Otros síntomas de alerta pueden ser el insomnio y la depresión crónica.

2. Ronquera o tos crónica

La tos es una manifestación de las irritaciones en la garganta y puede presentarse durante climas fríos, especialmente en otoño o invierno, mientras que el ronquido puede deberse a malas posiciones al momento de dormir o a comer en exceso.

Si se vuelven crónicos, deberás consultar cuanto antes a un médico, ya que estos son síntomas conocidos del cáncer: la tos puede indicar cáncer de pulmón y la ronquera ser un signo de cáncer de laringe o tiroides.

3. Pérdida de peso involuntaria

Nuestro peso fluctúa, no es anormal que lo haga. El problema ocurre cuando se pierde de forma inexplicable, es decir, sin seguir una dieta con ese objetivo o someterse a un tratamiento para conseguirlo. Si pierdes 10 libras (o 4.5 kilos) o más de forma involuntaria, deberás consultar a tu médico.

La pérdida de peso involuntaria puede indicar un caso de cáncer de esófago, estómago, páncreas o pulmón.

4. Problemas en la vejiga

Una mala alimentación o el consumo de drogas y alcohol en exceso puede provocar cambios en la función de la vejiga: aumentando la frecuencia o cantidad de la micción, su consistencia y color, e incluso provocando dolor.

También puede causar modificaciones en el tamaño de las heces, estreñimiento o diarrea. Estos son padecimiento comunes, pero si se vuelven crónicos y perduran por semanas pueden ser síntomas de cáncer de colon, vejiga o próstata. Consulta a un profesional para identificar el origen de estos problemas.


5. Bultos anormales

La aparición de cualquier bulto o protuberancia nueva o anormal que no desaparece, siempre se debe evaluar cuanto antes. Es un signo muy común de cáncer, aunque también puede tratarse de un efecto de una enfermedad común, como la inflamación de los ganglios linfáticos cuando nos resfriamos.

6. Problemas para respirar o tragar

Muchas veces los problemas para respirar correctamente, en especial cuando hacemos ejercicio o algunas actividad física, son recordatorios de que necesitamos hacer más ejercicio. Sin embargo, no es normal que te quedas sin aliento cuando realizas actividades normales.

Otra señal de alerta es la disfagia o dificultad para tragar. Si nunca tuviste problemas al momento de comer y comienzas a sentir que la comida se queda atascada en la garganta o tiene problemas para tragar durante más de dos semanas, deberás consultar a un profesional.

Ambas condiciones pueden ser signos de cáncer de garganta, pulmón o estómago.

7. Cambios en la piel

Los cambios que sufre la piel no significan necesariamente la presencia de cáncer de piel u otros tipos. Los profesionales de la salud aconsejan prestar especial atención a:

  • Asimetrías: la mitad de una marca o lunar no se parece a la otra.

  • Bordes: son irregulares o borrosos.

  • Colores: pueden variar o ser inconsistentes (negro y marrón).

  • Crecimiento excesivo de vello.

  • Eritema: enrojecimiento de la piel.

  • Evolución: es decir, cualquier lunar que crece, sangra o cambia con el tiempo.

  • Hiperpigmentación: oscurecimiento de la piel.

  • Ictericia: coloración amarillenta de piel y ojos.

  • Prurito: picazón.

8. Mala cicatrización

Los lunares que crecen, duelen o sangran suelen ser síntomas de cáncer de piel. Pero también es importante prestar atención a las llagas que no se curan en la boca (cáncer oral), pene o vagina, y a las pequeñas heridas que no cicatrizan (es anormal si pasan más de cuatro semanas).

9. Sangrado

Muchas afecciones pueden provocar sangrado, incluido el cáncer, pero sin importar el origen de la afección, deberás consultar a un médico si tienes:

  • Heces con sangre.

  • Orina con sangre.

  • Sangrado vaginal anormal.

  • Secreción con sangre del pezón.

  • Tos con sangre.

Dependiendo la zona del sangrado se puede tratar de cáncer de colon, pulmón, recto, riñón, seno, útero, o vejiga.


10. Cambios en la lengua y la boca

Al igual que ocurre con la piel, la lengua o el interior de la boca puede sufrir cambios, como la aparición de manchas blancas. Esto puede ser leucoplaquia, un área precancerosa que es causada por una irritación frecuente, y, si no se trata, puede convertirse en cáncer de boca.

Cualquier cambio en la boca que dure mucho tiempo se debe examinar inmediatamente por un dentista.

¿Qué debes hacer?

Todos estos síntomas y signos no significan necesariamente la presencia de un tipo de cáncer. Pero si es importante controlarlos y consultar a un médico para despejar dudas sobre sus orígenes.

Si nota cualquier cambio en la forma o respuesta de tu cuerpo deberás informarlo cuanto antes. Recuerda, el tratamiento es más eficaz durante la forma temprana del cáncer.

Resumen

El tratamiento contra el cáncer es más eficaz durante su forma temprana. Para detectarlo en esta instancia, es necesario reconocer sus síntomas: cansancio, sangrados, problemas de cicatrización, cambios en la piel y boca, problemas de vejiga, o pérdida de peso involuntaria, entre otros.

Realizar visitas regulares al médico e informarle sobre cualquier cambio en la forma o respuesta de tu cuerpo es fundamental para prevenir el cáncer.

Fuentes consultadas: Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Clínica Mayo, Johns Hopkins Medicine, Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer.