Sé cómo se siente Meghan Markle. Me casé con alguien cuya familia era casi exactamente igual

Anri Wheeler
·5  min de lectura
 (AFP via Getty Images)
(AFP via Getty Images)

El duque y la duquesa de Sussex lanzaron muchas bombas en su entrevista, pero no puedo dejar de pensar en los momentos en que Meghan no estaba hablando. Cuando Oprah hizo una pregunta, la cámara se acercó mientras Meghan rompía el contacto visual y exhalaba lentamente. La vi haciendo los cálculos mentales que he hecho innumerables veces: qué compartir, a quién proteger, cuánta gracia extender, un intento inútil de equilibrar una ecuación siempre desequilibrada.

Mi teléfono se iluminó con mensajes de amigos mientras se transmitía la entrevista: Cada vez que Meghan los llama la Firma, pienso en tus suegros.

Tengo 25 años, estoy en una sala de conferencias en Amsterdam, recientemente comprometida. Mi pareja no es un príncipe, pero fue, en nuestros primeros años, empleado de una empresa familiar patriarcal y secreta que posee un imperio de tiendas minorista. Cuando entramos en la sede de la oficina de la familia, las versiones en arte pop de los hermanos fundadores de la empresa nos miraban fijamente, como la Marilyn de Warhol pero sin sombra de ojos. Íbamos a reunirnos con el abogado de la familia y el "tío" de mayor rango (como se llama a los hombres mayores en su versión de la Firma) en RR.HH. - CEO de microgestión de las vidas de primos lejanos, árbitro de dónde crías a tus hijos y por cuánto tiempo entre reubicaciones.

"Todos los que se casan saben que realmente se están casando con la familia también, pero no solo se estaban casando con una familia: se estaban casando con una institución de 1.200 años". Las palabras de Oprah golpearon con fuerza. Para mí, hija única de un padre blanco estadounidense y madre inmigrante japonesa, la familia siempre ha significado los tres. Casarme con una familia con una página de Wikipedia - una que no encontré hasta que un amigo me sugirió que buscara en Google, Dave y yo ya intercambiábamos te amos - es algo en lo que yo también "entré ingenuamente".

Mucho de lo que compartió Meghan me resultó familiar, menos el escrutinio de los medios. "Es un negocio familiar ... está la familia y luego está la gente que dirige la Institución, esas son dos cosas separadas". Llamo a la Institución de Dave “el Culto”, un apodo irónico que uso solo porque nos salimos. Los hermanos de Dave, que nos aceptan, están aparte del Culto. Los amo como a los hermanos que nunca tuve.

"¿Algún arrepentimiento?" Harry: "No." Meghan: "Creerles cuando dijeron que estaría protegida". El Culto me proporcionó dos guardaespaldas, pero lo que necesitaba era apoyo emocional para hacer la transición a una vida separada de mi realidad anterior. Lloré mucho, sola en el apartamento más grande en el que había vivido, viendo reposiciones de Law & Order solo para ver la ciudad de Nueva York, mi hogar. Era una jaula dorada. Como dijo Meghan, “cuando la percepción y la realidad son dos cosas muy diferentes, y te están juzgando por la percepción pero estás viviendo la realidad, hay una desalineación total y no hay forma de explicárselo a la gente".

Meghan Markle y el príncipe Harry (AP)
Meghan Markle y el príncipe Harry (AP)

Tenía mis propios arrepentimientos: convertirme al catolicismo; tomar el apellido. Hemos dejado de asistir a la iglesia, nuestras hijas no están bautizadas. En un movimiento poco común, volví a cambiar mi nombre. Sigo confundiendo a los recepcionistas del consultorio del médico con mi razón: ¡mantengo el esposo, no su nombre! - no tiene una casilla correspondiente.

Meghan, que se dirigía a su primer encuentro con la reina, no se dio cuenta de que tendría que hacer una reverencia, practicando con Harry fuera de Royal Lodge. Si tan solo Dave hubiera sabido lo que se avecinaba.

“Si Dave se convierte en socio, debe adherirse a ciertos acuerdos. Como renunciar a su ciudadanía estadounidense, por efectos fiscales ”, dijo el abogado en esa reunión antes de casarnos. El centavo cayó para mí también.

"Nunca", respondí.

"Puedo explicar por qué esto tiene sentido para el negocio, cómo otras esposas ..."

"Mi respuesta es no."

La ironía de esta pregunta, contrastada con la feroz protección de su propia identidad familiar, no pasó desapercibida para mí.

Continué desafiando versiones de esos hombres hasta que Dave renunció. Mi consecuencia: caras a caras con tíos de alto rango. Comidas en las que pregunté por qué los tíos divorciados o abiertamente homosexuales no estaban en el culto. Su respuesta bien pulida: “El decidió que ya no encajaba.” Sólo recientemente se permitió la entrada a las mujeres. Los valores católicos de la familia lo impregnaban todo. Cuanto más empujaba, más me silenciaban.

La ahora famosa frase de Oprah: "¿Estuviste en silencio o te silenciaron ?"

Estoy entre un puñado de estadounidenses que se casaron con la familia, la única asiática que conozco. Como Meghan, mi privilegio de piel clara es innegable. Y ser la única persona de color en una mesa tras otra significaba que a menudo era la única persona que veía el racismo y la misoginia por lo que era. Ojalá hubiera hablado más, otro lamento.

El príncipe Harry y Meghan Markle en entrevista con Oprah Winfrey (Getty Images)
El príncipe Harry y Meghan Markle en entrevista con Oprah Winfrey (Getty Images)

Meghan, en su gallinero, mencionó a la Sirenita de Disney: "Ella recupera su voz". Puedo rastrear mi infancia desde Ariel, tenía ocho años, hasta una década de princesas. ¿Puede Meghan, seis meses menor que yo, hacer lo mismo?

Cuando se supo la noticia de Megxit, los amigos enviaron mensajes de texto: "¡Meghan está siguiendo tus pasos!" Ahora, la profundidad de su angustia es clara, lo poco que la Firma estaba dispuesta a ayudar. Estoy agradecida de que haya salido. Yo también salí y continúo modelando para mis chicas que nunca es demasiado tarde para reclamar las partes de ti mismo que los sistemas más grandes pueden silenciar. Veo las formas en que Meghan está haciendo lo mismo.

"¿Crees que de alguna manera te salvó?" Preguntó Oprah. "Sin duda", respondió Harry. Meghan no estuvo de acuerdo: "Creo que nos salvó a todos ... pero ya sabes, debes querer ser salvado".

Anri Wheeler es escritora y consultora de capital de Nueva York.

(Getty Images)
(Getty Images)

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Meghan con Oprah | Pensamientos suicidas y racismo, sus momentos más incómodos con la Corona

Meghan Markle “entristecida” después de que un asesor del Palacio de Kensington la acusara de “bullying”

El príncipe Harry, sobre su relación con su padre: 'Me siento realmente decepcionado'

EN VIDEO: El príncipe Carlos está en un 'estado de desesperación' por la entrevista de Oprah