Rusia y Turquía acuerdan fiscalizar el alto el fuego entre armenios y azeríes

LA NACION
·2  min de lectura

MOSCÚ.- Rusia y Turquía, las potencias regionales más involucradas en la resolución del conflicto entre armenios y azeríes, acordaron constituir un centro de supervisión del alto el fuego en la disputada región de Nagorno-Karabaj, sin presencia de tropas turcas.

Los gobiernos de Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan firmaron un memorándum sobre la creación del centro conjunto ruso-turco para monitorear el cese del fuego en esa región separatista, que dio lugar a una nueva ronda de combates entre Azerbaiyán y Armenia.

Llamada desde el Vaticano: de qué hablaron el papa Francisco y Joe Biden

El centro estará situado en Azerbaiyán y tendrá la tarea de recoger y verificar las informaciones sobre el respeto al cese del fuego de las partes y otras acciones que violen los acuerdos recientemente alcanzados.

El centro utilizará además equipamiento de observación visual, vehículos aéreos sin tripulación y análisis de datos procedentes de otras fuentes para registrar las violaciones, según el anuncio.

El Kremlin definió como "imposible" la participación en la misión de paz de militares turcos, aliados de Azerbaiyán, porque requeriría la autorización de Armenia.

"Ninguna unidad de paz de la República Turca será enviada a Nagorno-Karabaj. Hay una clara disposición al respecto en la declaración conjunta de los dirigentes de Azerbaiyán, Armenia y Rusia y sobre el completo cese de las hostilidades en Nagorno-Karabaj", dijo el canciller ruso, Sergey Lavrov, en una entrevista.

El ministro de Defensa turco, el general Hulusi Akar, insistió sin embargo en que "los militares turcos actuarán dentro de la misión de paz conjunta". Lo mismo había dicho el presidente Erdogan el día anterior.

Crece el malestar contra el nuevo gobierno peruano por la expulsión de Martín Vizcarra

El lunes, el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y el presidente ruso firmaron un acuerdo de alto el fuego que marca la devolución de varios territorios azeríes controlados por Armenia desde el final de la última guerra.

La firma del acuerdo provocó protestas en Armenia contra el primer ministro promovidas por 17 partidos opositores en repudio del acuerdo que consagra la victoria de Azerbaiyán. Diez figuras de la oposición fueron detenidas por su implicación en esas marchas.

Agencias AFP, DPA y ANSA